Inicio Cómics ‘Riesgo Suicida. Tierra Quemada’, el pasado te alcanza, siempre

‘Riesgo Suicida. Tierra Quemada’, el pasado te alcanza, siempre

1630

Mike Carey eleva la apuesta y ‘Riesgo Suicida’ llega a su tramo final a toda velocidad. Una de las mejores series de superhéroes del panorama actual se prepara para el final, el último arco argumental llega, pero antes, hay que hacer “Tierra Quemada”.

Portada 'Riesgo Suicida. Tierra Quemada'

Requiem y Leo ya son una persona única, nueva, pero su pasado empuja más de lo que nadie supone. Pero tanto la lealtad del general como el sentido de la justicia del policía se encuentran intactos, y hay algo que hacer antes de todo, permitir a los prisioneros elegir. Entre su vieja vida y su actual existencia, entre una mezcla de ambas si así lo eligen. Aunque antes tendrán que reunirlos, y el consejo no se va a quedar quieto. Por si esto no fuera el único problema, esta la familia, las dos familias, que ahora aglutinan a dos personas con dos vidas, y que cuentan con una madre violenta y vengativa, al menos esa es la cara de la diosa que ahora manda. Y si no hay peor momento para tener líos de familia, es en medio de una guerra

Riesgo Suicida es probablemente la serie de superhéroes más atractiva actualmente, por su acción, por sus personajes y por sus tramas, porque Mike Carey ha sabido hilar fino con una historia que une problemas familiares, de identidad, con política, ley y justicia, y sobre todo, con el uso y abuso del poder, ya sea por una buena causa, por evitar situaciones peores, o por el bien común. Porque tan importante ha sido el reencuentro de cada miembro perdido de la familia de Requiem y su causa, como la de la familia de Leo y su amor por su esposa e hijos. Claro que si tienes una esposa anterior con poderes divinos y que sabe que otra mujer ha compartido su cama, ha criado a su hija, y hasta le ha dado otro descendiente, pues los problemas se multiplican. Y por eso es tan genial Riesgo suicida.

Como en anteriores tomos, Carey toma un capitulo unitario para contar una historia que  tiene mucho que ver con la trama principal, que da sentido a algunos detalles, que explica ciertos interrogantes secundarios que el lector podría tener. En este caso habla de dos personas que se quieren, y cuyos ideales los separan, la guerra de Requiem, la causa de Requiem, que es mayor que ellos dos juntos, que separa a los enamorados y crea traidores.

La historia principal ya esta totalmente instaurada, sólo queda cerrarla, y para eso hace falta un final de los complicados. Carey ha dejado todo preparado para un gran final que sin duda alguna será explosivo. De momento, tenemos cinco tomos en los que el inglés ha conseguido desarrollar una historia brillante de superhéroes e identidad, en los que muchas veces no sabíamos dónde estábamos, y a veces estábamos convencidos de que el final no podría ser bueno para nadie. Pero el escritor ha logrado conservar siempre una línea definida y construir una ficción fantástica donde cada paso es una sorpresa, y cada personaje es cada vez un poco mejor, un poco nuevo, y sobre todo es sólido, y accesible, es fácil empatizar con ellos aunque no pienses como ellos o descubrir que sus elecciones serian las tuyas, o querrías creer que serían.

Y apoyando todo este despliegue, una artista que ha sabido mostrar dos mundos, dos familias, dos luchas, y con pocos cambios en su estilo, pero que transformaban mucho. Como siempre, la  notable Elena Casagrande es capaz de narrar con soltura las andanzas de Requiem y T (unión de Tracey y Terza), de contar exactamente lo que quiere Carey, y sobre todo de mostrar en pequeños gestos y detalles mucho más allá de esos diálogos. Y como siempre, las batallas son espectaculares, y sucias, porque es una guerra, no son los Vengadores peleando con supervillanos, son soldados y guerreros, y la guerra no hace héroes, solo vencedores y vencidos.

Aleta publica el quinto tomo, penúltimo de la serie, y vuelve a cumplir con sus ediciones de calidad y precio asequible. Es una lástima que una serie de este calibre vaya a terminar, pero por otro lado, saber que tienen un final, hace que la obra sea mucho más poderosa y sincera, ya que no espera ser eterna ni involucrar tramas secundarias sin sentido.

Riesgo Suicida es una historia que tiene un principio, un desarrollo y un fin, algo que da gusto saber, y que esperas con ansia, y con algo de tristeza. Porque hay que lamentar que una ‘Riesgo Suicida’ vaya a terminarse.

a la venta en milcomics

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.