Cómics / Reseña PLANETA Star Wars: Caza TIE. Cuando tu principal objetivo es un Ala-X
Cómics Star Wars

Reseña PLANETA Star Wars: Caza TIE. Cuando tu principal objetivo es un Ala-X

portada Star Wars CAZA TIE

Las guerras las libran diferentes unidades con cometidos determinados. Infantería, Caballería, Armada o Aviación copan buena parte del protagonismo en cualquier representación audiovisual de un conflicto. Planeta Comic nos pone en el pellejo de una unidad de élite de Caza TIE Interceptors conocida como el Ala Sombra.

Las unidades de cazas siempre alerta

Desde mi tierna juventud mis preferencias estuvieron muy claras, fui más de TIE Fighter que de X-Wing. No estoy hablando de la Alianza Rebelde ni del Imperio, tampoco de la estética de unas naves u otras. Me refiero a los simuladores de ordenador lanzados por LucasArts en 1993 y 1994, el primero enfocado a las astronaves de la flota enfrentada al Emperador Palpatine y el segundo con el protagonismo de las naves de Doble Motor de Iones, Twin Ion Engine, TIE. El motivo de mi preferencia personal no era otro que la mejor apariencia gráfica y la jugabilidad más afinada de la segunda entrega, nada que ver con la pompa de la Marcha Imperial, el recto oficial que te encargaba las misiones de forma amenazante ni con las agresivas líneas de los TIE Interceptor, grandes máquinas a la hora de derribar cualquier aparato que se les pusiera a tiro, incluidos los ágiles Ala-A (A-Wing).

Hemos visto muchos TIE Fighters a lo largo de los años de comics que Marvel nos lleva ofreciendo desde que Disney compró la franquicia. No en vano se trata del caza estándar de la Flota Imperial, como si fuese el Hawker Hurricane británico en la Segunda Guerra Mundial, inferior al Supermarine Spitfire pero más numeroso. El resto de los múltiples modelos ha quedado relegado a un segundo plano que ahora ha llegado el momento de compensar. Y lo hacemos acompañando a un grupo de pilotos de élite, del Escuadrón 204, que forman un equipo bien engrasado, dirigidos por el comandante Teso Broosh. Lo que no quiere decir que un buen equipo no cuente con alguna oveja negra.

En la variedad también hay constancia

En un comic centrado en aeronaves son importantes los combates estelares pero los múltiples dibujantes, uno diferente por cada uno de los cinco episodios, no han descuidado las relaciones entre los protagonistas. A pesar de la variedad de manos que han pasado por los lápices, incluyendo la de sus coloristas, el apartado gráfico mantiene una asombrosa coherencia. Rogé Antonio, Joshua Cassara, Geraldo Borges, IG Guara y Juan Gedeon han puesto en común sus estilos para dotar de homogeneidad los rostros y desarbolar a los lectores con el dinamismo del vuelo cerrado, abriendo fuego, de los TIE Interceptor. Una delicia visual para una historia que guarda continuidad con anteriores narraciones de Star Wars, desde su llegada a Marvel.

La variedad de trazos no se corresponde con la cantidad de guionistas. Caza TIE queda bajo la batuta de Jody Houser, una autora a la que ya estamos habituados en Star Wars pues suya es la miniserie del almirante Thrawn así como la adaptación que se hizo de Rogue One, entre otras colaboraciones. Su relato nos muestra diferentes momentos en el tiempo que ayudan a entender los orígenes del Ala Sombra al tiempo que acudimos a las motivaciones e ideales de sus miembros, sus influyentes pasados y las conjuras en las que se ven envueltos. No todo en el universo es blanco o negro y menos cuando lo que buscas es la paz de todos los habitantes del Imperio, aunque las formas adopten las regulaciones de una dictadura.

Caza TIE es una miniserie muy entretenida que tiene acción, intriga y un correcto desarrollo de los personajes. No pasará a la historia pero aporta un punto de vista muy necesario sobre las inquietudes de los pilotos de una fuerza de élite imperial, sin necesidad de demonizarlos y sí de reivindicar los motivos que les hacen abrazar su causa.