Cómics / Reseña PANINI COMICS Marjorie Finnegan: Criminal Temporal. Viajar por el tiempo puede tener sus beneficios.
Cómics

Reseña PANINI COMICS Marjorie Finnegan: Criminal Temporal. Viajar por el tiempo puede tener sus beneficios.

¿Qué harías si tuvieses acceso a una máquina del tiempo y pudieses moverte a tu antojo por la línea temporal? Ser un héroe, un villano, un ladrón, un historiador preciso… Panini Comics nos trae la alocada versión de Garth Ennis y Goran Sudzuka sobre una mujer que arriesga para ganar, dentro del sello AWA Studios, Marjorie Finnegan.

La paradoja incompleta

¿De qué va Marjorie Finnegan? ¿Viajes en el tiempo? ¿Robos de joyas y otros objetos de gran valor considerados verdaderos tesoros históricos? ¿De persecuciones policiales para detener a la mayor criminal temporal que se conoce y responde por Marj? No, rotundamente no. Nada de eso es la verdad de lo que aquí se cuenta. Es solo la carcasa que rodea a la crítica acida habitual de su guionista. Pero sobre todo Marjorie Finnegan: Criminal Temporal va de una premisa principal que nace en cierta medida de la necesidad de acudir al comic como medio para desconectar de la vida diaria, va de esas juergas con amigos, de esas citas románticas que acaban con un beso y todo lo que viene a continuación… va de pasárselo bien.

Porque Marjorie Finnegan y su cabeza parlante y máquina del tiempo, Tim, llevan una lista de correrías que ya quisiera apuntar en su currículum el mismísimo Indiana Jones o la sin par Lara Croft pero tenemos un importante inconveniente, si existe este tipo de criminal a través del tiempo es lógico pensar que también están los que persiguen semejantes atrocidades, una policía temporal que no va a permitir que todo cambie para beneficio de una persona alocada que se dedica a saltar al antiguo Egipto para saquear a los faraones recién fallecidos o simplemente al monte Calvario para predicar sobre si Jesús era realmente el Mesías, por no hablar de sus apariciones en la corte de Enrique VIII o junto a Donald Trump solo por diversión.

Se busca: Viva o Muerta

La lista de sus delitos es tan grande que han puesto a Harriet, la mejor agente del Departamento de Policía Temporal, para que consiga su captura y meterla de una vez tras las rejas de una cárcel de mujeres de máxima seguridad. Pero cuando se tiene semejante expediente no es de esperar que en una prisión, y en compañía de una velociraptor de armas tomar, Marj pase mucho tiempo sin poner su culito al aire libre de nuevo porque la ocasión lo merece, va a salvar al mundo de los dos oponentes más despiadados, Stan y el Señor del Mal.

Si a estas alturas no os habéis dado cuenta del tamaño de esta locura, de la absoluta irreverencia que se muestra por cualquier creencia y con un lenguaje soez marca de la casa, es que no conocéis buena parte de la obra de Garth Ennis, un señor irlandés que ya ha creado joyas como Predicador o The Boys y que apenas necesita presentación. Suya es la culpa de que tengamos a Marjorie y a Harriet enfrascadas en una aventura desquiciada, que por momentos parece carecer incluso de plan, que solo por impulso ya se dirige hacia ese lugar donde acaban las obras que han llegado para divertir, el fondo de nuestro recuerdo tras su lectura. Por que da igual si sobreviven o no, si consiguen imponerse a los villanos o se matan entre ellas y el pasado común que comparten, nosotros ya tenemos la sonrisa en los labios.

Esas armas no estaban en mi panoplia

Normalmente encontrar a un Doctor llamado Doce te inspira relativa confianza, lo que no esperas es que sea una escopeta de amartillado por corredera del calibre número 12 que puede dar algo más que un dolor de cabeza y no receta pastillas para la tos. Junto a la compañera inseparable de Marjorie contamos con el fusil ametrallador de Harriet, capaz de coser literalmente a balazos a cualquier blanco hasta dejarlo como un queso gruyere. Ennis no ha escatimado en disponer de lo necesario para que su dibujante pueda entretenerse.

Y lo hace exponiendo vísceras y sangre por doquier en un mundo que muchas veces parece estar del revés, donde cada era temporal es más caótica que la anterior. Un reto que Goran Sudzuka cumple con creces, plasmando a la perfección las dos caras de la moneda que son Marj y Harri, tan diferentes y al mismo tiempo tan compatibles. Un conjunto que nos deja una serie de ocho números Usa que se lee de un tirón, muy entretenida, subversiva y con un humor de todos los colores que destaca precisamente por ser insultante a la par que enternecedora, porque la locura a veces nos hace abrazar aquello que nunca hubiésemos imaginado apreciar.

Te recomendamos