Cómics

Reseña PANINI COMICS El Cabronazo Tomo 2: Flor de Luna. El regreso a los aposentos del superhéroe menos apropiado

Segunda entrega de la serie que nos presenta a Ernie Ray Clementine como el mayor héroe conocido del planeta Tierra. Panini Comics desciende a la absoluta decadencia de un hombre podrido por dentro, al que solo motiva su propio interés personal.

El punto de la verdad absoluta de un cabronazo

De un tiempo a esta parte hemos sido testigos, y hemos sufrido en nuestras sociedades, de un fenómeno que consiste en tener la razón por encima de todas las cosas, mi opinión es la única válida y si no piensas exactamente igual que yo significa que estás contra mí. La polarización ante cualquier síntoma de debate, con mayor o menor sintonía política, es un signo de nuestro tiempos extremos, aquellos en los que saltamos de una crisis a otra sin tener tiempo de recuperarnos de la anterior, sin apenas poder coger aire para volver a hundirnos en las profundidades una vez más.

Si primero llegó la burbuja inmobiliaria, después las primas de riesgo disparadas que hipotecaron el futuro de los países y para rematar pagamos los platos de las guerras comerciales, que terminan salpicándonos con una pandemia que ha llevado a una crisis inflacionista nunca antes vista y el encarecimiento brutal de todo tipo de combustible, generador de nuestras necesidades vitales y de transporte… es prácticamente normal reconocer que el personal está hasta los mismísimos. El problema es que hay ciertos elementos de baja estofa moral, sobre todo moral, que se están aprovechando de la sociedad, para bajo el paraguas de decirles lo que quieren oír unos y otros mantener enfrentados a todos mientras ellos hacen y deshacen a sus anchas.

Cuando el pasado en estado bruto no era mejor

Ernie Ray es un personaje desnortado, que cree que el amor libre y cruzar Estados Unidos a lomos de una chopper con los bolsillos repletos de drogas y una “chati” abrazada a su espalda es el prototipo de un mundo mejor para todos. Es la peor persona sobre la que podría recaer el destino de cualquier universo porque las pocas neuronas que le quedan no son capaces de diferenciar con que mano se la agarra cuando va al servicio. Su lealtad es simplemente consigo mismo, para su beneficio personal, aunque sus acciones puedan llegar a beneficiar al resto llegaran mediante decisiones involuntarias o erróneas, no porque quiere ese resultado. Necesitado de nuevo por la Autoridad Central, con la que no comulga en absoluto, tendrá que hacer frente a un nuevo enemigo que responde al nombre de Flor de Luna.

Hablamos poco menos de otra utopía surgida de la verdad absoluta, de nuevo equivocada, de un grupo que exige a sus devotos que impongan un nuevo orden mundial por entender que es lo mejor para todos. A estas alturas de la reseña creo que está muy claro por donde está yendo el guionista de la historia, si piensas como yo eres de los buenos pero si eres de los otros eres el peor de los demonios. Unos te llamarán “fascista”, otros, con la misma mentalidad pero una razón diferente te tacharán de “social-comunista”. Seguramente nadie sea ni lo uno ni lo otro pero en su discurso eso no importa, lo que hay que hacer es derribar al rival bajo cualquier pretexto, insultando sobre todo, básicamente porque no hay argumentos para responder ante cosas demasiado evidentes.

No se esconde, lo dice todo muy clarito

Rick Remender lleva a cabo una mordaz y brutal crítica a la sociedad actual que no está solo presente en la sociedad norteamericana, afecta de forma clara a lo que se conoce desde finales de la Segunda Guerra Mundial como el Bloque Occidental. No es que a los regímenes totalitarios de otras partes del mundo les vaya mucho mejor tampoco, pero el retrato de Remender es fidedigno a más no poder y coloca a Ernie Ray en medio de todo con unas ideas todavía peores, sin una solución clara, poco menos que diciéndonos que más vale malo conocido que bueno por conocer.

Se ha vuelto a rodear de cinco dibujantes diferentes para los números que van del 6 al 10 de la colección, como ya hizo con los cinco primeros, y ninguno repite. Para la ocasión ha contado con Bengal, Francesco Mobili, Alex Riegel, Jonathan Wayshak y Matías Bergara y tenemos que decir, que al igual que en el volumen anterior, no desluce para nada semejante variedad de autores, todos llevando a cabo un trabajo perfecto que cuenta como único denominador común la paleta de colores que lleva usando Moreno Dionisio desde el primer número de la serie. Una práctica que redondea un producto elevadamente crítico con lo que nos rodea pero que al mismo tiempo nos indica que la nuestra tampoco es la verdad absoluta. A disfrutar con el Sr. Clementine, su bajeza moral no decepciona, siempre obtendrá motivación en sus más bajos instintos.

Noticias relacionadas

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Supercó llega a Zaragoza de la mano de MilComics

Escenas de cómics en lugares emblemáticos de Italia

CMC

Reseña MARVEL LIMITED EDITION Capitán Marvel 1: ¡Desencadenado!