Cómics

Reseña MARVEL PREMIERE Doctor Extraño Tomo 3: Sangre en el Eter. Sudando hasta el último hechizo

La magia tal y como la conocía Stephen Extraño ya no existe, ya no es fácil invocar cualquier ayuda mística, gracias a lo que hizo el Empirikul. Panini Comics obliga al Hechicero Supremo a luchar por cada centímetro de magia que logra avanzar.

El esfuerzo tiene su recompensa

No es nada fácil ser el Hechicero Supremo de Doctor Extraño y no tener un acceso sencillo a las artes mágicas. Lo que antes se solucionaba agitando un poco los dedos e invocando a alguna deidad mística ahora precisa de complejos hechizos, que deben ser creados de nuevo para poder combatir contra las amenazas que ahora pretenden aprovechar la debilidad que la ausencia de magia ha provocado. Y cuando los tiburones huelen la sangre derramada acuden prestos a por la presa casi indefensa, como moscas a la miel, buscando el bocado final, el que mejor sabe, el que deja a su víctima quieta, en apenas un último estertor, sin vida.

Por eso no sorprende ver aparecer al Barón Mordo en escena, el primero de los enemigos del Doctor Extraño, el que estaba destinado a ser su hermano de armas y que dio un giro a su formación abrazando los cantos de sirena que desde la Dimensión Oscura le lanzaba el terrible Dormammu. Pero no será el único cazador al acecho pues Pesadilla, Satana, Pandemonium, Señor Agonía, el Orbe e incluso Suma-Gorath se pasarán por estas páginas pensando que el buen Doctor es ahora una sombra de lo que fue, para descubrir que no es solo lo que puedes hacer, sino como lo haces. Y Stephen no pretende rendirse ante las adversidades, va a intentar superarse.

En lo aberrante encontramos el chiste

Sí, alguno de los villanos que hemos nombrado sería pasto del Doctor Extraño en cuestión de segundos, apenas una molestia, una mota de polvo que sacudirse de su vestimenta. Pero sin magia cualquiera representa una letal amenaza que puede incluso hacernos morir de la risa, aunque solo sea por lo ridículo de algunas de sus pintas o formas de actuar. Si ni siquiera Mordo puede aquí considerarse un reto serio, dejó de serlo hace mucho por sí mismo, es más un remedo cómico de una situación que se ha vuelto incómoda, que ha visto como la magia se desbordaba como sangre que mana de una herida abierta que no detiene la hemorragia.

El verdadero enemigo es la némesis real de Stephen Extraño, el último en llegar pero en espíritu desde el primer momento. Dormammu. Y Chris Bachalo aprovecha el desconcierto para ofrecer una trabajo digno de muy pocos profesionales, haciendo desaparecer las viñetas en muchísimas ocasiones, jugando con la perspectiva, el arriba y el abajo, desorientándonos mientras nos abruma con su narración repleta de crudeza, de dolor físico y emocional. Un torrente de formas inverosímiles que se despliega ante nuestra vista para hacer todavía más mágico un mundo donde lo que no sobra es la magia y la que hay supone un coste enorme.

Lo bizarro por encima del resto

Hay que reconocer que la dupla Jason Aaron y Chris Bachalo funciona perfectamente navegando por aguas pantanosas, raras, irreales, llenas de demonios retorcidos, de bazofia que mana por las bocas o se sirve en platos de un restaurante. Parecen buscar entre ambos la máxima expresión de lo insólito y extrafalario, como si la oportunidad la pintaran calva para poder rebuscar entre los personajes más curiosos y peculiares que pueblan el Universo Marvel, muchos de ellos creados hace muchísimos años pero con pocas apariciones relevantes.

Y para remate tenemos la suerte de contar con unas páginas de Jorge Fornés con Wong y Zelma Stanton operando un viejo caza biplano de la Primera Guerra Mundial. O mostrándonos la falta de escrúpulos de Karl Mordo a la hora de lanzar un hechizo que revele donde se encuentra Extraño. Un Fornés que todavía no había terminado de dar el salto que le ha llevado a ser el dibujante de Rorschach junto al guionista Tom King, ni a los números que hizo dentro de la genial etapa de Chip Zdarsky en Daredevil. Un tomo que busca en el delirio casi cómico contar como a partir de ahora el Hechicero Supremo va a tener que dar el máximo cada vez que tenga frente a él una amenaza, sin olvidarnos que también se puede despertar una sonrisa de vez en cuando, aunque sea a base de verle sufrir.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Reseña MARVEL Alien Tomo 2: Reanimación. La adaptabilidad del depredador alfa

Frank Miller sorprende al mundo con su nuevo cómic

David Lorao

Reseña PANINI COMICS El Cabronazo Tomo 2: Flor de Luna. El regreso a los aposentos del superhéroe menos apropiado