Cómics / Reseña MARVEL OMNIBUS Conan el Bárbaro La etapa Marvel original Volumen 5. Relevo en la sala de máquinas
Cómics

Reseña MARVEL OMNIBUS Conan el Bárbaro La etapa Marvel original Volumen 5. Relevo en la sala de máquinas

Conan The Barbarian 116

Tras ciento quince ejemplares de la colección Conan el bárbaro, Roy Thomas se despidió de los guiones de la serie principal de Conan dejando todo en manos de J.M. DeMatteis, al que posteriormente sustituyó Bruce Jones. Panini Comics continúa con la publicación de la emblemática cabecera del cimmerio.

Después de diez años era el momento de pasar el testigo

Roy Thomas dejaba Marvel. Todos con las manos en la cabeza por quedar huérfanos de su prosa y adaptaciones. Pero por mucho que pueda parecerlo la vida sigue y aquello que se hace imprescindible encuentra sustituto. Las aventuras de Conan lo hicieron a través del primer encargo de serie regular que cayó en manos de Jean Marc DeMatteis, posteriormente alabado por sus etapas al frente del Capitán América, Los Defensores o por ser el autor de La última cacería de Kraven en las colecciones de Spiderman. Su llegada a la colección del bárbaro cimmerio la hizo manteniendo a John Buscema como dibujante, una garantía añadida de lo que nos esperaba. Aunque también pudimos disfrutar de una breve aparición durante varios números de Gil Kane.

DeMatteis plantea unas historias de Conan que van a transcurrir a través de localizaciones que van de la boscosa Corinthia a la desértica Shem, dejando que el bárbaro vuelva a encontrar consuelo en los brazos de una mujer, Jenna, todavía con la alargada sombra de Belit sobre su cabeza. Hechiceros y monstruos van a poblar la lista de enemigos de Conan en estas páginas, enlazando unos con otros sin respiro, como si hubiese sido realizada la llamada a un congreso  en esas naciones del centro del mundo conocido de la Era Hyboria.

Un segundo salto

Una vez DeMatteis fue llamado a otras labores dentro de la editorial (tras catorce números USA al frente de la serie)  el sustituto fue Bruce Jones, cuya etapa apenas fue un poco más extensa (dieciséis episodios). La llegada de Jones devolverá a Conan a su tierra natal, la heladora Cimmeria, para dar un giro brusco en la narrativa, mostrándose más visceral, más próxima al terror. El tono se vuelve más oscuro y se aprecia incluso en los lápices de Buscema cuando regresa al título. Atrás quedaban las tintas poco favorecedoras de Bob McLeod, durante buena parte de la etapa DeMatteis, para volver con los acabados de Ernie Chan a sacar lo mejor de su talento.

Fuera del dibujo de John Buscema y Gil Kane encontramos colaboraciones esporádicas de otros autores que no terminan de funcionar con la misma fuerza, así como fill-ins realizados por otros guionistas de la talla de Len Wein, Larry Hama, Steven Grant, Alan Zelenetz o Mary Jo Duffy. Val Mayerik y Richard Howell son dos de los ejemplos más pobres que podemos encontrar en este tomo, con Marc Silvestri como excepción, pues su colaboración en Conan the Barbarian #135 USA le abrió las puertas a convertirse en dibujante regular de King Conan unos meses después.

El valor añadido

Además de las entregas de la serie regular de Conan el Bárbaro, que van desde finales de 1980 hasta el verano de 1983, este tomo también incluye dos Annuals, el 6 y el 7, ambos con guiones que ya había dejado escritos Roy Thomas antes de dejar la colección, el What If? # 39 USA que nos narra la historia de ¿Y si Thor de Asgard se hubiera encontrado con Conan el Bárbaro? y la más valiosa de todas las aventuras aquí contenidas, la Marvel Graphic Novel Conan de las Islas, publicada en 1988 con guión de un Roy Thomas que ya había regresado a Marvel y dibujo de John Buscema. Estamos ante un comic que no había gozado de reedición en España desde que lo publicó Comics Forum.

Conan de las Islas nos mete de lleno en la etapa más madura de la vida del cimmerio, cuando este ocupa el trono de Aquilonia. Se trata de una adaptación de la novela que habían publicado en los años sesenta L. Sprague de Camp y Lin Carter. Tenemos a un Conan que lejos de haberse oxidado entre las sedas de su palacio sigue siendo un guerrero muy a tener en cuenta, por no hablar de la fama que le precede de sus tiempos como pirata al servicio de la reina de la Costa Negra.

Enorme volumen el que nos ha traído Panini Comics, más de mil páginas de acción muy disfrutables que aun conservan el impulso de los clásicos comics del personaje. Un volumen imprescindible para el fan del personaje que lejos de estancarse prospera en buenas manos que le llevan por caminos nunca antes recorridos.