Cómics / Reseña MARVEL Los Estados Unidos del Capitán América nº 4. No toda la Historia transcurre por un pasado remoto
Cómics

Reseña MARVEL Los Estados Unidos del Capitán América nº 4. No toda la Historia transcurre por un pasado remoto

Llegada la cuarta y penúltima entrega de esta serie limitada que está siendo publicada en España dentro de la denominada numeración Legacy del Capitán América. Ya tenemos muy claro cuál es el objetivo de los enemigos de la red de Capitanes. Panini presenta a una nueva integrante del grupo que nos llega desde la necesidad de proteger a las mujeres en esos inmensos campus universitarios por donde algún acosador hace de las suyas.

Un problema mundial

Por mucho que campañas reiteradas parezcan poner a los hombres contra la pared con el patriarcado y otras consignas similares como arma. No todos los hombres son violadores ni maltratadores, ni siquiera son la excepción pero como de costumbre, aquel que comete el delito es el que más ruido hace y por tanto da más visibilidad al problema. El feminismo es necesario, la lucha por la igualdad de derechos es un asunto a nivel mundial. En algunos países desarrollados los avances conseguidos en las últimas décadas están alcanzando cotas nunca vistas, reconocido todo por ley. Pero ni ha sido una pelea fácil ni está el camino totalmente recorrido.

Son muchos los países donde la igualdad está muy lejos de conseguirse y donde el impulso de todos, hombres y mujeres, se vuelve necesario y una meta a alcanzar en el futuro. Por lo pronto no está de más que el mundo del comic haga visible ese problema hasta desde el punto de vista de los vigilantes enmascarados y que mejor representante para ello que Arielle Agbayani. La Capitana América del Campus. Alumna brillante y becada por la Universidad de Hargrove (invención del autor pues en el estado de Massachusetts no existe ningún centro con esa denominación, algo lógico para no señalar a ninguna institución con una lacra semejante).

Desviándonos del camino

Hasta ahora, Christopher Canwell nos había ido presentando a los miembros de la red de capitanes a medida que avanzábamos por el mapa de los Estados Unidos. Ahora nos ofrece un nuevo giro inesperado, y necesario, para recurrir a Aaron Fisher y que sea él quien incorpore a Arielle al grupo. Dentro de la diversidad por la que apuesta esta serie y que es representativa del país de las oportunidades que a tanta gente de todo el mundo ha atraído, la joven Agbayani es de descendencia filipina.

La que fuera colonia española hasta 1898, pasó a manos estadounidenses como compensación por el supuesto hundimiento del acorazado Maine en aguas cubanas. Un hecho histórico que muchas veces ha sido puesto en duda y que supuso la pérdida de las pocas colonias de ultramar que le quedaban a España, Cuba, Puerto Rico la isla de Guam y la mencionada Filipinas. Alguno igual pensaba que en esta reseña se libraba de la pequeña lección de Historia acostumbrada. Pero es que Cantwell da mucho juego en estas aventuras del Capitán América para hablar de ello.

¿Por qué Filipinas?

La respuesta es sencilla, la autora designada para la creación del personaje desciende de allí. Alyssa Wong nació en Surprise, un suburbio de la capital de Arizona, Phoenix, pero eso no le ha impedido ser una reconocida escritora de ciencia-ficción nominada a los premios más importantes del género como los Nebula, Locus o World Fantasy. En el mundillo del comic ya ha trabajado para ambas “majors” y en Marvel, aparte de la maxi serie Aero, está involucrada en la nueva etapa de Doctora Aphra, dentro de la franquicia Star Wars, además de otras colaboraciones puntuales relacionadas con Iron Fist o Shang-Chi.

Wong se une a Jodi Nishijima, otra estadounidense con raíces orientales, en el que supone su debut dentro de La Casa de las Ideas. Su estilo de líneas limpias se muestra ciertamente influenciado por el manga, de hecho los ojos de sus personajes son todo un ejemplo de ello, así como la expresión de las cejas. En la historia principal se agradece el cambio de Eaglesham por Ron Lim.

El veterano autor cumple mucho mejor que su antecesor en todos los sentidos, dejando un mejor sabor de boca para redondear el episodio de una serie que no pasará a los anales de la historia del Capitán América pero que es muy disfrutable mientras esperamos el reinicio de las aventuras del Capitán América en solitario. Recordad que a continuación de Los Estados Unidos del Capitán América todavía seguiremos con la miniserie que le une a Iron Man por lo que lo bueno todavía se hará esperar.

Te recomendamos