Cómics / Reseña MARVEL Los Estados Unidos del Capitán América nº 2. Las cartas quedan boca arriba desde muy temprano
Cómics

Reseña MARVEL Los Estados Unidos del Capitán América nº 2. Las cartas quedan boca arriba desde muy temprano

En Los Estados Unidos del Capitán América, seguimos conociendo a más miembros de la conocida como Red de Capitanes, tras Aaron Fisher ahora llega Nichelle Wright, una chica de color reivindicativa que sufre la persecución en su propia ciudad. Panini Comics presenta una nueva entrega de una aventura que va a enseñarnos incluso Historia.

Harrisburg, Pennsylvania

La ciudad de la que proviene la nueva Capitán América cuenta con una población que supera los cuarenta y siete mil habitantes y es tristemente conocida por un accidente nuclear que tuvo lugar en marzo de 1979 en la central de Three Mile Island, donde tuvo lugar una fusión parcial del núcleo de su segundo reactor. Se encuentra situada al norte de Gettysburg, donde tuvo lugar la decisiva batalla al que dio nombre la población en julio de 1863. El inicio del episodio sitúa a un joven Steve Rogers en una situación cuando menos cómica que casi le hace orinar sobre el campo de batalla, considerado terreno sagrado.

En este viaje a través de los Estados Unidos para tratar de recuperar el escudo robado, podemos hallar pequeñas perlas que si se desarrollan sirven para conocer alguno de los episodios más importantes de la Historia del país. Gettysburg fue la mayor batalla de la Guerra de Secesión Americana y tres breves notas sobre Joshua Chamberlain, Little Round Top y la Carga de Pickett dicen mucho sobre lo que sucedió en aquel terreno durante tres días, pues habla del valor, de una posición inexpugnable y del innecesario sacrificio de más de siete mil hombres del bando confederado.

Una activista de enormes cualidades físicas

Nunca llueve a gusto de todos, véase la polémica que ha envuelto a la elección de Chanel como representante española para el Festival de Eurovisión 2022 en detrimento de las propuestas de Tanxugueiras o Rigoberta Baldini. Lo que para unos se convierte en una lucha beneficiosa para su comunidad puede encontrar perfectamente su contrapartida en otros que piensan justo lo contrario, que les causa un perjuicio. Normalmente los intereses propios de cada uno marcan poderosamente lo que elegimos creer o nos da más rédito seguir.

Nichelle Wright tenía una prometedora carrera en el deporte, gimnasta nata, pero decidió que servía mejor a sus vecinos convirtiéndose en una activista que buscaba mejorar la calidad de ciertos servicios públicos, como las conducciones de agua, o directamente alejar a elementos extraños a su ciudad para evitar que perjudicaran a su tejido comercial. Una joven comprometida con mucho que mejorar pero que abraza la simbología del Capi en una pelea con bastantes sinsabores. No necesita superpoderes para su labor local, no va a detener villanos de altura ni enfrascarse contra una invasión de la raza alienígena Nido.

Se destapa la identidad de los ladrones

No será en esta reseña donde os digamos los nombres que se ocultan bajo las máscaras de ese Capitán América con supervelocidad ni la imitadora con la capucha de las barras y estrellas, eso queda para que lo descubráis al final de la historia principal que nos narran Christopher Cantwell y Dale Eaglesham, bastante flojito en cuanto a proporciones en ciertos pasajes de la narración. Pero si os diremos que muchos de nosotros habíamos pensado en Pietro Maximoff como el sospechoso número uno, sobre todo porque recordamos su etapa como villano, en la que llegó a enfrentarse a Los Vengadores en sendos Annuals de ambas Costas poniendo en su contra en primer lugar a la Fuerza de la Libertad (antigua Hermandad de Mutantes Diabólicos con Mística al frente) y a una encarnación del Zodiaco para la segunda parte.

En la parte que ahonda en los orígenes de la señorita Wright, tenemos a la escritora sudafricana Mohale Mashigo, en una de sus primeras incursiones en el mundo del comic junto a su participación en Marvel Voices. Le acompaña a los lápices nuestra patria Natacha Bustos para ofrecernos una ampliación necesaria del entorno de la protagonista, su familia, sus amigos y aquellos que opinan que su labor no solo está justificada sino que es por el bien de la comunidad. Una inmersión directa en visiones más reales de los héroes que cada día se entregan a sus causas para mejorar la vida de los que les rodean.

Te recomendamos