Cómics / Reseña MARVEL Los Cuatro Fantásticos nº 27. El Portal Eterno está abierto
Cómics

Reseña MARVEL Los Cuatro Fantásticos nº 27. El Portal Eterno está abierto

MARVEL Los Cuatro Fantásticos nº 27. El Portal Eterno está abierto

El nuevo arco argumental de la colección de Los cuatro fantásticos va cogiendo velocidad mientras las nuevas piezas en juego, y las no tan nuevas, se colocan sobre el tablero. Panini Comics nos deja en la parada del autobús para que acompañemos a la Primera Familia Marvel en este viaje.

Una puerta que permite viajar a cualquier lugar en cualquier momento del tiempo. Somos conscientes de las enormes posibilidades de algo así pero también de la gran cantidad de problemas y peligros que podrían cruzar ese portal en el sentido contrario. Las mentes científicas ven las aplicaciones prácticas y los avances que se podrían conseguir. Los más prudentes muestran preocupación por lo desconocido, por el riesgo que se corre por mantener abierta la opción de un aprovechamiento malintencionado.

Y si algo malo está por pasar, si eso forma parte del pasado de Los Cuatro Fantásticos… terminará por salpicar todo lo que les rodee. Pero antes siempre puede venir bien para recuperar cosas buenas para ellos, como a los miembros de la Fundación Futuro. Aunque eso suponga arrastrar de vuelta a la Tierra a cierta skrull que ahora viaja con ellos (desde el tomo Fundación Futuro, Problemas en el Multiverso) y que en el pasado tuvo sus más y sus menos con Johnny Storm, La Antorcha Humana.

Este episodio de Los cuatro fantásticos en concreto sirve para reposicionar alguno de los conceptos que habíamos asumido en los últimos tiempos en lo relativo a los más jóvenes de los Richards, la condición de mutante de Franklin o el interés romántico de Valeria por Arboro. Todo ello buscando dar una entidad a su participación como miembros del equipo, abriendo nuevas vías a su desarrollo personal. Siempre han estado protegidos por sus padres y el resto de los 4F pero ya llevan un tiempo pidiendo a gritos su parcela de responsabilidad y protagonismo.

Dan Slott parece haber querido dar un salto hacia la grandeza aprovechando el cambio de dibujante en la colección.

Si la historia de Los 4F está plagada de viajes y eventos de nivel cósmico, ahora lo que se halla más allá de los límites de nuestro Sistema Solar parece haber llegado a la Tierra. Slott recupera el control de las parcelas que se habían segregado de la familia, primero fue el Edificio Baxter (ahora un solar donde está el Portal Eterno) y ahora los miembros de su fundación que andaban perdidos por el espacio. Nadie pone en duda que el Baxter volverá a levantarse desde sus cimientos para albergar de nuevo mucha vida.

El arte de Los Cuatro Fantásticos 27

Todo ese planteamiento cobra importancia ante la espectacularidad que R.B. Silva da a sus lápices y tintas, sin desmerecer los brillantes colores que aporta Jesús Aburtov, uno de los coloristas más destacados de la actualidad junto a los muchas veces omnipresentes Matthew Wilson o Marte Gracia. El conjunto gráfico brilla con luz propia, en una sucesión de pequeñas viñetas ante lo mucho que hay que contar en tan breve espacio. No todos los días un dibujante tiene la oportunidad de plasmar a tantos personajes diferentes en un solo comic y todos del entorno de Los Cuatro Fantásticos, la mayoría muy secundarios incluso.

Algo está cambiando en esta colección y parece que para bien. De momento la grandeza y el misterio se están apoderando de estas páginas, para desembocar en un conflicto que tendrá como protagonista a un villano de la época en la que los 4F estuvieron perdidos por el universo, tratando de recrear mundos gracias a los poderes de Franklin Richards, esos que ahora han desaparecido paulatinamente hasta apagarse por completo.