fbpx Reseña MARVEL Imperio nº 2. El enemigo queda revelado
Cómics

Reseña MARVEL Imperio nº 2. El enemigo queda revelado

Reseña MARVEL Imperio nº 2. El enemigo queda revelado

Entrega doble para el segundo número español de Imperio. Panini Comics va a comprimir las seis grapas americanas en cuatro fascículos que nos harán completar la historia en apenas tres meses desde el inicio al fin de la publicación.

Los Cotati se han mostrado como el rival a batir en Imperio. Y no deja de ser ciertamente sorprendente ante el bagaje de su historia anterior como raza pacífica, que ha representado el orden natural, normalmente amenazados por prácticas de deforestación o de contaminación descontrolada, necesitados de ayuda para lograr la supervivencia. Ahora, liderados por Quoi, el mesías celestial e hijo de Mantis, Vengadora y Guardiana de la Galaxia, se presentan de forma activa como una amenaza que pretende imponer la vida vegetal en detrimento de la formada por carne y huesos. En un principio ha conseguido engañar a Los Vengadores para que colaboren con sus intereses, pero una vez caída la venda que cubría los ojos de Los Héroes más Poderosos de la Tierra, tienen claro en qué bando deben luchar.

Quoi tiene a su lado a su padre, El Espadachín, en su versión resucitada por El Gran Cotati. El primer bebé de Los Vengadores, cuya alineación hasta ahora no ofrecía dudas, recibe una fuerte influencia de su progenitor, uno de los motivos fundamentales de su actual postura, que ha pasado de la pasividad habitual a ser activa en extremo. Decidido a proteger a su especie a toda costa planteará una ofensiva total que visitará diferentes ubicaciones en el entorno del Planeta Tierra, desde la órbita terrestre a la Luna pasando por Wakanda o Nueva York, sin dejar de lado localizaciones en la Montaña de Los Vengadores o en la nave comandante de la alianza que forman los Kree y los Skrulls.

variante USA Empyre N2
Portada de Nick Bradshaw para la variante USA de Imperio Nº 2

La narración va agregando nuevos elementos, en forma de personajes, muy vinculados a la historia que nos ha hecho llegar hasta aquí. Ver a Mantis, la madonna celestial, no causa mucha impresión, como tampoco su alineación en el bando de los héroes. Pero hay apariciones que no vimos venir y que suponen un giro muy interesante que nos hace explorar nuevas alternativas, sobre todo porque implican más de treinta años de publicaciones. Una enorme revelación que llega justo al final del tercer número americano, en pleno ecuador de la saga, dejándonos con un palmo de narices en un brutal cliffhanger de cara a la siguiente entrega en nuestro país. Se va a hacer largo este mes.

Ya hablamos en la reseña del primer número de Imperio de la increíble labor de Valerio Schiti pero hay que seguir remarcando su inteligente empleo de viñetas irregulares divididas por ramas y raíces, así como una doble splash page protagonizada por La Cosa junto a La Avispa (Janet Van Dyne), el Piloto Fantasma y los ejércitos de Wakanda, con Shuri y la general Okoye, de las Dora Milaje, a la cabeza. Una genial representación de un momento “Hora de las tortas” donde vuelan las hojas del follaje de aquellos que osan atravesar la frontera del reino gobernado por el actual presidente de Los Vengadores, T’Challa, la Pantera Negra. Todo un guiño al momento en que las fuerzas de Thanos hacen su entrada a través del escudo de energía en la película Vengadores: Infinity War.

A veces pensamos que hemos visto todo, que no queda nada por inventar. La imaginación de los artistas nos saca de ese error para poder vislumbrar que todavía quedan buenas historias de superhéroes por contar, aunque tengan ese sabor ya paladeado, a clásico intemporal. Ewing y su colaborador Slott dejan tras de sí un reguero de diálogos motivacionales que despiertan la épica en los guerreros, sin dejar de lado ciertas chispas de humor que también se agradecen. Se respira un ambiente de tiempos pasados pero estamos presenciando interacciones que tampoco habíamos visto antes, quizás porque ningún guionista o editor se lo habían planteado antes o puede que no se atrevieran a llevarlas a cabo.

Aunque el peso de la narración en Imperio recae a partes iguales entre Vengadores y 4F, la sensación que queda es la de un mayor protagonismo de los segundos a la hora de chupar cámara en ciertos momentos importantes de la historia. No sé el resto de lectores pero un servidor agradece que la primera familia vuelva a brillar con luz propia y más ahora que en Disney vuelven a tener los derechos sobre los personajes y tarde o temprano les llegará la oportunidad de volver a saltar a la gran pantalla. Porque no podemos olvidar que Marvel es un negocio transversal que hace bastante dejó de fundamentarse solamente en los comics, para quedar más bien como inspiración, mientras los beneficios llegan desde otras divisiones de la empresa.