Cómics / Reseña MARVEL Hombre Lobo de Taboo. La noche que cubre el desierto de Arizona
Cómics

Reseña MARVEL Hombre Lobo de Taboo. La noche que cubre el desierto de Arizona

Una nueva encarnación del Hombre Lobo se mueve en las noches del Universo Marvel, un nativo americano que tendrá que intentar controlar su maldición. Panini Comics se cubre de pelo para recibir la obra de Taboo, de los The Black Eyed Peas, mediante un tomo en tapa blanda que recoge los cuatro números de la serie limitada.

Los Gómez

Los comics en ocasiones se ven invadidos por cierto intrusismo a la hora de crear historias. Personajes conocidos por ejercer otras profesiones hacen sus pinitos de tanto en tanto y se hacen su hueco favorecidos por la publicidad de un nombre famoso en otra faceta artística. Hemos visto a novelistas de la talla de Harlan Ellison escribir guiones para Marvel, pero hay casos más significativos por tener ocupaciones que están muy alejadas de la escritura propiamente dicha, como el luchador profesional de la WWE, C.M. Punk, cuyo debut se produjo en un Annual de Thor para después colaborar en Drax o en Master of Kung Fu.

Sin obviar nombres como J.J. Abrams, Kevin Smith o Joss Whedon, cuya labor más reconocida llega desde la pequeña y gran pantalla, ahora tenemos la oportunidad de encontrarnos con un autor cuyo principal cometido se encuentra en el mundo de la música, Taboo, de The Black Eyed Peas. El rapero, DJ y guitarrista del grupo, se adentra en el mundo del comic de la mano del guionista B. (Benjamin) Earl, en la que también es su primera colaboración con Marvel. Y ambos nos presentan a un nuevo Hombre Lobo, Jake Gomez, que curiosamente comparte apellido con el propio Taboo, cuyo nombre real es Jaime Luis Gomez.

Curiosidades aparte

Los hombres lobo, como monstruos del imaginario de la humanidad, están en un segundo escalón, por detrás de los vampiros y su especial carisma. Mientras el chupasangres se suele rodear de un aura magnética que atrae no solo a sus víctimas, el hombre lobo es un personaje maldito, que pierde el control una vez asume su forma lupina. No puede hacerse pasar por un humano corriente en esas circunstancias y cuando llega la noche, cuando se transforma, cuando debería poder esconderse, es cuando el descontrol se apodera de él y no puede imitar lo que el vampiro hace por el día, que es protegerse en su sueño a cubierto.

El hombre lobo que protagoniza estas páginas hereda, de forma original, un componente de su autor, la música como forma de poder someter a la bestia y mantener las riendas de su ser, aunque a veces el humano desaparece de esa mente y solo queda el licántropo. Escuchar Chop Suey de System of a Dawn, como hace el propio Jake en pleno combate, es una elección perfecta para compaginar con la lectura de este comic, si eres de escuchar música mientras lees. Pero para poner esa banda sonora nuestro lobo necesita un DJ que le vaya regulando, una amiga de las que se tienen una entre un millón, Molly. Si a todo ello le sumamos a unos villanos surgidos de la experimentación de una empresa farmacéutica ya tenemos un conjunto apropiado para tejer una serie limitada interesante.

La labor de sustituir a John Jameson

El hijo de J, Jonah Jameson ha sido el hombre lobo por excelencia del Universo Marvel. El bueno de John ha sufrido mucho con su legado pero ahora está libre de su maldición y hemos podido verle en la miniserie de Ravencroft haciendo un buen papel. Por lo tanto hacer hueco a un nuevo hombre lobo dentro del Universo Marvel entraba dentro de lo lógico. Taboo y B. Earl plantean una aventura iniciática en la que contamos con el origen del personaje, su trasfondo familiar y un reto a la altura del que está destinado a ser un nuevo héroe.

En el apartado gráfico contamos con un veterano como Scot Eaton con las tintas de Scott Hanna, uno de sus embellecedores habituales. No se ha caracterizado Eaton por ser un dibujante de periodicidad continuada en ninguna cabecera pero le recordamos trabajos mucho mejores en varios episodios de Thor durante la etapa de Dan Jurgens como guionista o junto a Mike Carey en X-Men. Aquí simplemente cumple, sin destacar especialmente en el acabado del producto.

Hombre Lobo de Taboo es una historia lo suficientemente emocionante para darle una oportunidad. Va más allá de ser un trabajo entretenido y sin trasfondo, se nota la aportación personal del guionista que viene de otro medio tan diferente y lo hace dándole un empaque especial a Jake Gomez que le une a ese otro universo de las artes que no solo consiste en juntar notas y acordes, es música para nuestras retinas.

Te recomendamos