Cómics / Reseña MARVEL Heroes Reborn nº 3. Una linterna multicolor y un hombre halcón de la noche
Cómics

Reseña MARVEL Heroes Reborn nº 3. Una linterna multicolor y un hombre halcón de la noche

La tercera entrega en grapa de la nueva encarnación de Heroes Reborn nos trae al Doctor Espectro y a Halcón Nocturno en sendas aventuras hipervitaminadas. Panini Comics logra con estos episodios mejorar un poco la impresión que hasta ahora teníamos de la serie.

Claros y sombras

Los dos personajes, que protagonizan las dos entregas agrupadas en este número tres de Heroes Reborn, personifican precisamente una fehaciente contraposición entre la luz y la oscuridad. Mientras el Doctor Espectro, el miembro del Escuadrón Supremo cuyos poderes manan de un prisma luminoso (como los de cierto personaje de DC Comics vienen de un anillo que se carga desde una linterna), despliega una gama amplia de poderes basados en la luz, en el espectro contrario tenemos a Halcón Nocturno, nuestro Batman en esta historia, un hombre de color que se oculta en las sombras, en la noche más oscura y amparado por el sigilo, con todos los ingredientes necesarios en la historia para emular al hombre murciélago (aunque no va a ser así). Una contraposición muy dada en todas las manifestaciones artísticas, en las religiones y en el día a día, la identificación del bien y el mal entre lo que nos reconforta y lo que nos produce temor.

Y continuando con las influencias obvias en Heroes Reborn vamos a encontrarnos con un Doctor Espectro ligado a labores superheróicas en el espacio al tiempo que Halcón Nocturno vive en Ravencroft un episodio muy propio de lo que podríamos presenciar en el Asilo Arkham de Gotham City. Todos estos paralelismos entroncan con situaciones muy familiares dentro del Universo Marvel. En el apartado cósmico tendremos a Mapache Cohete y a Groot como antagonistas, aprovechando para introducir a Marca Estelar, y en Washington D.C. viviremos como se entrelaza el universo de Spiderman (aquí es donde Halcón Nocturno se desmarca claramente de Batman) con la vida del congresista Kyle Richmond, con papeles destacados para la Gata Negra, Gwen Stacy o una gran cantidad de villanos de la franquicia del trepamuros, con el Duende Verde a la cabeza.

El recurso literario oculto

A veces los autores nos sorprenden con referencias que aparecen en segundo plano en forma de guiños, a modo de broma o una referencia directa y muy seria, como es el caso que nos ocupa. Estamos hablando de una frase escrita sobre una de las paredes de los pasillos interiores del Frenopático Ravencroft y que podemos atribuir al novelista y poeta estadounidense Jack Kerouac (1922-1969): “¡Las únicas personas para mí son las locas!”. Precisamente esta cita le viene a la perfección a la trama pues Kerouac fue el máximo exponente de la Generación Beat y su obra versó sobre narraciones basadas en hechos reales de su vida y la gente con la que interactuó. Halcón Nocturno es el responsable de haber conducido a Ravencroft a multitud de criminales dementes y le ha llegado el momento de afrontarlo.

Jason Aaron no solo nos ha brindado este curioso detalle sino que mejora con estas entregas a las que antes nos habían ofrecido retazos de las vidas de Hiperión y Borrón. El tono alcanzado consigue una mayor relevancia, permita que el Doctor Espectro y Halcón Nocturno gocen de dos aventuras que les dejan mejor parados que a sus predecesores, pero manteniendo esa soberbia que muestran los miembros del Escuadrón Supremo de América, una característica que puede tener mucho que ver con el responsable de haber producido este cambio en el mundo que conocíamos anteriormente. Se trata de un sospechoso habitual en las últimas producciones del Universo Cinematográfico de Marvel, aunque aun no le hayamos visto por ningún lado pero se le espere tras cada esquina.

Invitados especiales

Como hemos venido viendo en los números anteriores, el dibujo de cada episodio ha sido realizado por un artista diferente, a excepción de las páginas que al final de cada entrega son autoría de Ed McGuinness. Para Heroes Reborn #4 y #5 USA tenemos dos opciones de lo más interesante, ambos con un bagaje muy corto dentro de Marvel, apenas un par de apariciones por parte de James Stokoe y una portada de r.m. Guera. Pero ambos han triunfado con trabajos anteriores. Stokoe colaboró en comics de Godzilla y hace poco pudimos disfrutarlo en Aliens: Órbita Muerta. Guera, por su parte, vuelve a unir sus pasos con Jason Aaron tras sus afamadas colaboraciones en Scalped y en Los Malditos.

El resultado es muy acertado por parte de ambos. Son una gran elección, cada uno en su estilo, pues no olvidemos la enorme diferencia en el enfoque de cada historia, esa luz y oscuridad que caracteriza cada capítulo. Las escasas páginas de McGuinness apenas sirven para ir reuniendo a Los Vengadores de cara al final del evento, siendo Marca Estelar y Pantera Negra los que se unen a la alineación de los recuperados por Blade. Todavía nos quedan dos episodios centrados en la Princesa Poder y el Escuadrón Supremo en conjunto antes de afrontar el desenlace. Podemos afirmar sin mucha duda que este número mejora lo anterior aunque sin tirar muchos cohetes para celebrarlo.