Cómics

Reseña MARVEL Grandes Tesoros Conan el Bárbaro: La Película. El secreto del acero

Edición de lujo para la adaptación al comic de la película Conan el bárbaro de 1982, dirigida por John Milius. Panini Comics la recoge en su formato más dimensionado para que no perdamos detalle del arte de John Buscema con color remasterizado.

Leer al compás de una banda sonora

Si has visto la película Conan el Bárbaro (1982) es prácticamente inevitable afrontar su adaptación al comic sin escuchar en nuestras cabezas los acordes de algunos de los temas que forman parte de la Banda Sonora Original, compuesta por Basil Poledouris, norteamericano descendiente de una familia griega. Desde el tema principal, pasando por el que suena cuando Conan y Subotai cruzan las estepas o el que nos endulza al entrar en los palacios enjoyados, nuestra lectura se ve enriquecida de forma natural por una obra muy completa que sacó de la cuatricomía al personaje creado por Robert Ervin Howard en 1932 en las páginas de la revista pulp Weird Tales.

La película dirigida por John Milius, y protagonizada por Arnold Schwarzenegger en el papel del cimmerio. Contiene todo lo necesario para entender cómo se forjó el personaje, desde un origen dramático a una trama que desatase la furia del asesino, ladrón y vengativo bárbaro del norte en la Era Hyboria. Fue rodada en España para abaratar costes y contó con la participación de actores reconocidos en nuestro país, como Nadiuska en el papel de la madre de Conan o un jovencito Jorge Sanz que interpreta al cimmerio cuando todavía es niño. Parajes como La Ciudad Encantada de Cuenca pusieron un fondo singular a algunas escenas.

Del celuloide al papel

El encargo de realizar esta adaptación al comic recayó en el dibujante más emblemático de los que han pasado por las diversas colecciones del bárbaro más universal. Mucho podríamos discutir sobre gustos, nombrar a Barry Windsor-Smith, a Gil Kane o algún otro. Pero pocos protestarán si es John Buscema el que se haga cargo de los lápices. Y no solo eso, también fue suyo el guion, pues para llevar a cabo esta empresa, “Big John” vio la película y acto seguido se puso manos a la obra. Los diálogos ya los colocó Michael Fleischer después sobre la composición del mayor de los Buscema.

Muy posiblemente busquemos una mayor fidelidad a la hora de ver una película representada en formato novela gráfica pero Buscema optó por mostrarnos el Conan al que nos tenía acostumbrados, sin que veamos por ninguna parte las facciones de Schwarzenegger, siendo la figura del villano de la historia, Thulsa Doom, la única con semejanzas al actor que lo interpreta en el film, James Earl Jones. Sin embargo y sin muchos detalles, si reconocemos los entornos en los que transcurre la película y nos resultan familiares la torre de los adoradores de serpientes en Zamora, con su foso de sacrificios o el túmulo funerario donde se desarrolla la batalla contra los que forman el núcleo más cercano a Doom.

Algunas imprecisiones

Si comparamos la obra cinematográfica de Conan el bárbaro con el cómic encontramos algunas variaciones significativas, comenzando por la forma de narrar la historia. En la película ese papel de narrador corresponde al menudo hechicero que habita junto al túmulo, que tan acertadamente representa Mako.

Sin embargo en el cómic es el propio Conan el que refleja sus pensamientos en los cuadros de texto complementarios a los diálogos, lo que le resta ese punto épico que le lleva a boca de otros para comentar sus gestas que después serían recogidas en las Crónicas Nemedias. Además podemos ver que el remate de la aventura no finaliza igual que en la película, robándonos la escena nocturna en la que Conan va en busca de Thulsa Doom y acaba con él y con su culto a Set de un solo golpe. Aquí se ha agrupado la batalla del túmulo con el desenlace y aunque se consigue ganar en ritmo narrativo nos resta ese momento intimista de la venganza completa por fases, sin restar importancia a la figura del villano.

Conclusión

En general podemos decir que es una gran adaptación. Heredera de su época, en la que muchísimas películas se trasladaban al comic, pero algunos detalles que hacen más grande al cine no se ven reflejados tan bien en la obra de Buscema. Que pese a un dibujo extraordinario, digno de su nivel habitual, flaquea a la hora de plasmarlo en su guion. El color original de Lynn Varley se ha mejorado con la intervención de Deborah Peddler y dota de mayor profundidad al conjunto, muy en la línea de las novelas gráficas de los años ochenta. El desplegable de las solapas de ésta edición incluye un poster desplegable con el cartel de la película. Además contamos entre los extras de esta edición con entrevistas al director John Milius, al diseñador de producción Ron Cobb y a los actores Schwarzenegger y Earl Jones.

Noticias relacionadas

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Un objeto de Dragon Ball puede matar a Superman

David Lorao

Reseña MARVEL USA Fantastic Four Vol. 7 #1. Reinicio con aroma español

Bunny Mask. La esquirla de diente. Terrores adultos con disfraces infantiles

JOTA (J.C. Royo)