Cómics / Reseña MARVEL Extraño nº 1. La muerte no es el final
Cómics

Reseña MARVEL Extraño nº 1. La muerte no es el final

Reinicio de la colección del Doctor Extraño con una nueva inquilina en el 177A de la Calle Bleeker de Nueva York. Panini Comics nos enseñó la muerte de Stephen Extraño y ahora nos trae el día después con Clea como Hechicera Suprema.

Vida después de la muerte del Doctor Extraño

No hay religión que no prometa una continuación de nuestra existencia tras el deceso de nuestra forma física y terrenal. Bien sea en forma de paraíso, resurrección o ardiendo entre llamas, la creencia en la vida eterna, en la transformación de la energía pero no su destrucción parece perpetuar nuestra presencia en una u otra forma en el continuum de la vida, aunque sea de maneras que escapan a nuestra comprensión. Cuesta pensar que nuestro paso por aquí sea efímero y que solo permanezcamos en el recuerdo de los que nos conocieron, compartieron lazos importantes o a través de un legado que dejemos atrás que sea palpable, bien porque hagamos algo bien o rematadamente mal.

Cuando Stephen dejó este plano de existencia, que es el Universo Marvel, legó a Clea, su esposa, de la raza Faltine de la Dimensión Oscura, el título de Hechicera Suprema de la Tierra. Un giro de los acontecimientos que seguramente pilló a más de uno con el pié cambiado, esperando que esa obligación tuviese a cualquier otro poseedor. Aparte de Victor Von Muerte, atento y siempre dispuesto a convertirse en Hechicero Supremo dada su osadía y soberbia que le hace presentarse como mejor candidato a cualquier empresa, sea del tamaño que sea, teníamos a varias personas en mente que podían ocupar el puesto. Desde Hermano Vudú a la Bruja Escarlata, pasando por cualquier ser mágico, porque ver a La Encantadora con la capa de levitación también habría sido una propuesta rompedora y a la par interesante, aunque historias de redención ya tenemos bastantes aunque Amora haya ejercido poco como heroína.

 Fruto de un fuego arrebatador

El manto finalmente ha recaído sobre Clea, pero no solo la capa, el Ojo de Agamotto y el Sancta Sanctorum también vienen en el paquete, incluso Wong, el fiel sirviente, aunque ahora mismo no esté muy en condiciones por el luto que está llevando por el compañero perdido. Una Clea perfectamente capacitada, muy lejos de la aprendiza que tomara Extraño allá por el temprano Strange Tales #126 de 1964, apenas un año y un puñado de meses después de la primera aparición de Stephen en Strange Tales #110. Creada por Stan Lee y Steve Ditko siempre ha sido un personaje secundario con más o menos presencia en sus apariciones por lo que ahora tiene una oportunidad única de brillar cuando se convierte en protagonista y vaya si brilla.

No lo decimos por las llamas que brotan de su cabeza, como buen Faltine, cuando asume el uso de las artes mágicas, sino por la presencia que alcanza y los retos que se le plantean nada más iniciar su andadura como Hechicera Suprema de la Tierra. A la dificultad inherente de pretender conseguir la resurrección de su esposo, aunque aun no sepa cómo y contemplando que el regreso de Stephen se lleve a cabo por sus propios medios desde el más allá, desde las primeras viñetas ya va a tener más que palabras con el Doctor Muerte, aparte de tener que lidiar con sus nuevas atribuciones y obligaciones. Una mujer de armas tomar que conquista por su personalidad difícil y por no creer, como James Tiberius Kirk, en el escenario invencible, pues lo que una Faltine desea… lo consigue.

Trátame con suavidad pero déjame dar toda la caña posible

Para este escenario, Marvel apostó por continuar con Jed MacKay al frente de los designios del legado del Doctor Extraño, algo que ya se contemplaba cuando fue escogido para narrar la muerte de Stephen. Al humor característico que utiliza el guionista hay que unir un fuerte amor por ofrecer una obra repleta de la magia que cabe esperar de una colección como esta pero de una forma arrebatadora, potente y claramente diferente, pues Clea no es su marido ni lo pretende, sus métodos son claramente diferentes, menos contemplativos con sus enemigos, a los que no duda en deshacer hasta los huesos.

Y para ilustrarla tenemos a un artista a la altura, un Marcelo Ferreira, brasileño para más señas, que ya lleva ofreciéndonos su calidad en la colección de El Asombroso Spiderman y había tenido la oportunidad de dibujar al Doctor Extraño brevemente antes de su fallecimiento literario. Ferreira nos muestra tanto a la Clea encantadora, envuelta simplemente en la capa de levitación, como a su versión más desatada lanzando hechizos por cada poro de su piel. Un dibujo muy dinámico que gana en cualquier situación, ya sea bajo un sol de justicia o bajo el aguacero más intenso. Un comic muy a tener en cuenta que empieza muy potente la andadura de la nueva Hechicera Suprema.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Actor de Marvel protagonizará una nueva adaptación de la obra de Neil Gaiman

Impresiones de un traidor: Brainiac, el villano de Superman que permanece

Doc Pastor

Reseña PANINI COMICS Providence Omnibus. El género de terror también le sienta muy bien a Alan Moore