Cómics / Reseña MARVEL | El Reinado del Diablo nº 4. El héroe que permaneció fiel a lo que representa
Cómics

Reseña MARVEL | El Reinado del Diablo nº 4. El héroe que permaneció fiel a lo que representa

Conclusión de la miniserie-evento de Marvel, El reinado del diablo, que nos ha deparado el enfrentamiento de Wilson Fisk con Daredevil y muchos otros héroes. Panini Comics sabe que es la hora de rendir cuentas aunque los poderosos siempre encuentren la forma de cambiar las tornas.

Matthew Michael Murdock

El hombre que se esconde tras la máscara de Daredevil ha pasado por épocas muy malas a lo largo de su andadura en el mundo del comic, pero la que está viviendo ahora mismo, que desemboca en este El Reinado del Diablo de Marvel, pasa por ser terrible en muchos sentidos. Un error le hizo sufrir una crisis de confianza, el homicidio involuntario de un criminal le terminó poniendo entre rejas tras hacerse responsable de sus acciones y, si todo puede ser aun peor, se las ha tenido que ver con su mayor némesis de todos los tiempos en el remate a esta etapa que hemos vivido. Porque aunque Chip Zdarsky y Marco Checchetto van a continuar en la serie mensual cuando se reinicie (en el mes de octubre en España), vamos a ver una especie de segunda parte a lo que llevamos recorrido hasta ahora.

Al final del número anterior del Reinado del Diablo vimos como Fisk se cobraba venganza contra quién creía era Matt, una vez que con la ayuda de los poderes del Hombre Púrpura se hizo recordar a sí mismo la identidad bajo las mallas del Diablo Guardián. Esto va a dejar despejado el camino del verdadero Matthew puesto que no tendrá que preocuparse por un tiempo de sus obligaciones como civil, para poder pasar a tomar en consideración la propuesta que Elektra ya le hizo hace tiempo de ir contra la Mano formando su propia organización, el Puño.

La impunidad y el relevo en los bajos fondos

Con Fisk más preocupado por su recién contraído matrimonio y con la familia Stromwyn, dos hermanos que han querido que Wilson fuese un peón suyo, sin conseguir doblegarle, pasamos a contemplar un nuevo escenario dentro de las actividades criminales en Nueva York, un nuevo líder, al que hemos visto crecer en la cabecera del Cuernecitos desde que comenzara la etapa de Zdarsky y Checchetto en Marvel. Un nuevo punto de partida que los autores podrán desarrollar en el futuro como argumento abierto, aunque una gran parte de las preguntas planteadas que todavía no habían encontrado respuesta las vamos a ver en este episodio.

Pero los autores no han querido dejar pasar la oportunidad de hacer crítica con la caída de los poderosos. Como las argucias o los contactos pueden conseguir que los delincuentes escapen si cuentan con dinero o algo de valor con lo que mercadear su libertad. Es algo que hemos podido ver a lo largo de la historia mundial en repetidas ocasiones y a día de hoy parece ser algo que se repite con demasiada asiduidad, por desgracia. Pero en el mundo de los superhéroes es simplemente una nueva oportunidad de que viejos enemigos vuelvan a reencontrarse en un futuro incierto que les lleve a volver a intercambiar puñetazos.

Al pie del cañón

Por un tiempo nos temimos que Zdarsky y Checchetto abandonasen la cabecera principal en Marvel tras El Reinado del Diablo. Esbozamos una lagrimilla al tiempo que regresaba la sonrisa al saber que seguirían un tiempo más. Ambos han sido fundamentales en el éxito que lleva cosechado Daredevil, entre otros motivos por dejarnos ver a esa Elektra exuberante, enfundada en un traje de diseño propio, supliendo a Matt mientras pasaba sus días en la cárcel. Han mantenido un planteamiento totalmente cinematográfico en sus páginas, sin dar un respiro a los lectores de la mano de cada uno de los cliffhangers que iban dejando a su paso, mes tras mes.

Ahora son capaces de poner la palabra “Fin” en la última viñeta de este número, a pesar de tener todavía un episodio Omega (a la venta en septiembre), que desgranará las consecuencias de todo lo que no hemos podido ver aquí, 32 páginas que rematan con la resiliencia de un villano que parece haber encontrado la paz en brazos de una mujer, mientras no mira atrás, ha dejado su legado completo y solo necesita poder disfrutar lo conseguido, no doblegarse. El Reinado del Diablo es un título que puede ofrecer diferentes lecturas pues puede aplicarse tanto a Daredevil como al antiguo Kingpin. Lo que es seguro es que es el perfecto desenlace a esta parte de la historia pero no se marchen aún, habrá mucho más.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Daredevil y Batman ahora tienen muchas más cosas en común

CÓMICS: Spawn Integral Vol 10. Final y principio para Al Simmons

The Boys: Así es la única regla de Homelander que los Siete no pueden romper

David Lorao