Cómics / Reseña MARVEL El Reinado del Diablo nº 3. Explotar el poder ajeno
Cómics

Reseña MARVEL El Reinado del Diablo nº 3. Explotar el poder ajeno

La lucha contra la nueva Ley Antisupers de Fisk continúa en El reinado del diablo. Pero si algo ha caracterizado al antiguo Kingpin es que además de duro es muy inteligente. Panini Comics nos ofrece la revelación que esperábamos pues este evento consiste en averiguar quién es Daredevil.

Cuando el Hombre Púrpura eres tú

Cuando escuchamos por primera vez el título de El Reinado del Diablo pensamos directamente que ese Diablo sería el guardián de La Cocina del Infierno, y si fue así nos equivocamos, aquí el verdadero Diablo es el que viste traje y corbata negros, se desplaza en coche oficial y responde al título de Alcalde de la ciudad de Nueva York. Siempre he pensado que un autor consigue hacer buena una historia cuando al lector le provoca ganas de introducirse en la historia y ponerse del lado de los buenos para rematar a golpes al villano, uno construido hasta alcanzar las más elevadas cotas de odio como para obtener un deseo semejante. Wilson Fisk es ese personaje de ficción, la némesis definitiva de Daredevil.

Y si su carácter, sus armas o su obsesión por Matthew Murdock no son suficientes, ahora ostenta una pequeña parte del poder del Hombre Púrpura, al que mantiene retenido. Esto le vuelve aun más peligroso. Pues poco a poco va descubriendo como hacer uso de ese poder retorcido que consiste en controlar la voluntad de los demás, salvo muy contadas excepciones, donde el fuerte carácter de algún héroe puede hacerle resistir, como ya vimos en la novela gráfica Emperador Muerte (1987), lectura muy recomendable si no la conocéis, a cargo de David Michelinie y Bob Hall.

La apuesta se complica

Las dificultades hacen que ciertas personas se crezcan y que otras abandonen, ¿en qué lugar os encontráis vosotros?¿Sois de los que solucionáis los problemas o de los que ante cualquier pequeña piedra en el camino generáis un nuevo problema? Nuestros héroes prefieren buscar la forma de avanzar, no de estancarse o dar dos pasos atrás por cada uno que se da adelante. Son solucionadores, aunque deban ir paso a paso. Debilitar primero las defensas para terminar enfrentándose cara a cara con el intelecto detrás de todo, porque para llegar a Fisk primero hay que hacer frente a los diferentes Otto Octavius o a los Thunderbolts que están al servicio de Fisk.

Chip Zdarsky no da puntada sin hilo, y nos sigue regalando momentazos viñeta a viñeta en El reinado del Diablo, algunos más espectaculares, como los que protagonizan los héroes encarcelados con Susan Richards a la cabeza, de nuevo a los mandos demostrando que su liderazgo es carismático. Pero otros quedan más ligados a parcelas íntimas de los personajes, como la visita que Matt, con el uniforme de Daredevil le hace a Foggy Nelson en el hospital. Para Zdarsky siempre es vital nutrir al lector de mucha narrativa, fluida, de contar muchas cosas aunque sea en poco espacio. Ninguna de sus grapas de la etapa que lleva realizando en Daredevil, y ahora el evento que remata lo visto hasta ahora, adolece de la información suficiente ni temas interesantes de los que poder hablar en una reseña.

El cambio de ciclo

La locura, perder la perspectiva de lo que se está haciendo, la ausencia de filtros y escrúpulos. Eso es lo que hace que el villano comience su caída hacia los abismos. Cuando todo deja de importarle y pierde los estribos de una manera violenta, que le procura una satisfacción personal inmediata pero le hace olvidarse de sus planes futuros. Así comienza a gestarse una derrota aunque antes se desprecie la vida de todos los demás y se dé rienda suelta a quién no se detendrá ante nada, aunque eso afecte a una masa importante de votantes que ahora sirven de escudos humanos ante el verdadero Hombre Púrpura, Zebediah Killgrave. Sus hijos también han sido una parte importante de la trama pero supongo que es un tema que mejor trataremos en nuestro análisis del último episodio, ya a la venta.

Y de nuevo Marco Chechetto haciendo lo que mejor sabe hacer, dibujar de forma increíble tanto los combates multitudinarios como los momentos más sosegados, dando un empaque a Fisk que le hace parecer la enorme amenaza que es y a falta de la melena de Elektra aprovecha para dejarnos a una Jessica Jones combativa que se erige como adulta al frente de algunos de los héroes más jóvenes del Universo Marvel, como Ms. Marvel, Nova o Ironheart, entre otros. A solo un capítulo para terminar El Reinado del Diablo podemos decir que esta saga… es canela fina y no debéis perder ni un solo detalle. Qué ganas de que llegue su final y del reinicio de la nueva etapa de Daredevil con… Zdarsky y Checchetto al frente de nuevo.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Reseña MARVEL Yo soy Hulk. Un buen repaso a la trayectoria del Gigante Verde

Audible lanza el primer adelanto de The Sandman III

Carlos Gallego Guzmán

Buyan: La isla de la muerte. La historia de una leyenda contada con un mito