Cómics / Reseña MARVEL Darkhold: El libro de los condenados. La maldad tornada en la mayor pesadilla
Cómics

Reseña MARVEL Darkhold: El libro de los condenados. La maldad tornada en la mayor pesadilla

A través de diferentes One-Shots con especiales Alpha y Omega, nos adentramos en la poderosa concentración de vileza de la que es poseedora el Darkhold, un simple libro formado por unos cuantos pergaminos. Panini Comics tiembla de miedo cuando se le menciona el nombre del grimorio donde se halla la Formula Montesi.

El concepto de Grimorio

Hablamos en todo momento de un tipo de libro que contiene conocimientos de índole mágica, que suelen concebirse en torno a la Edad Media y que lo mismo contiene predicciones del futuro que hechizos para lograr la eterna juventud pero normalmente estamos ante un método que permite, siguiendo sus indicaciones, la invocación de entidades de carácter indefinido y sobrenatural, el lanzamiento de hechizos o, por qué no, las instrucciones para fabricar talismanes o brebajes, en definitiva… Magia.

El Darkhold (cuya importancia actual en el Universo Cinemático de Marvel está aún por definir pero ya pudimos contemplarlo en la escena final de Bruja Escarlata y Visión) entra dentro de esta categoría, pero en el Universo Marvel apenas se le conoce por nada bueno, todo lo contrario. A excepción de la invocación que acabó con los vampiros allá por la etapa de Roger Stern en Doctor Extraño volumen 2 norteamericano, algo que terminó demostrándose efímero pero que sirvió para dar en aquel entonces un final honorable al mayor de los chupasangres, Drácula. El retorno del ancestral compendio es esta especie de miniserie coral no augura nada bueno y plantea un universo de pesadilla para cada uno de los involucrados.

El equipo de cinco héroes

La Bruja Escarlata va a ser la encargada de iniciar este evento para intentar combatir de forma definitiva a uno de sus mayores demonios Chthon. En diversas ocasiones se ha visto poseída por él y tiene más motivos que nadie para buscar esa venganza. Para ello reunirá a Iron Man, Spiderman, Blade, Rayo Negro y la Avispa en una alineación insólita. Juntos se verán arrastrados a la locura que supone adentrarse en la lectura del Darkhold para vivir unas reinterpretaciones de pesadilla de sus vidas, vamos, lo necesario para poder ir a combatir al demonio a su propio reino.

Se tornarán en versiones de lo más oscuras y retorcidas para formar parte de un plan que no solo envuelve a Wanda Maximoff sino que cuenta con otro de los personajes Marvel más interesantes relacionado con las artes oscuras… y no es Stephen Extraño, se trata del mismísimo Victor von Muerte. Todo ello compone un relato interesante que cuenta con Steve Orlando como organizador. El guionista, que ha centrado la mayor parte de su carrera en DC Comics, da sus primeros pasos en Marvel con una miniserie del Hombre-Cosa y los episodios Alpha y Omega de Darkhold.

La excusa que nadie vio venir

Tras leer el tomo de tapa blanda donde Panini Comics ha recopilado todos los episodios de esta pequeña saga podemos sacar varias conclusiones pero las principales son dos, dar relevancia a la Bruja Escarlata, dotarla de un gran poder y de mayor determinación si cabe, y por otra parte recuperar a un personaje del que seguramente pocos se acuerden, ni más ni menos que Omega el desconocido, un superhéroe creado por Steve Gerber y Jim Mooney en su propia y efímera colección Omega the unknown, que halló su final durante una aventura de Los Defensores (Defenders #76 -77).

James-Michael Starling es un constructo mecánico de apariencia humana que proviene de otro planeta, para recabar datos sobre la humanidad. Se le introdujo en una familia corriente que residía en Pennsylvania para mudarse cuando él contaba con más de diez años de edad a Nueva York, donde ejerció su labor de vigilante. Las intenciones por parte de los autores aun están en el limbo pero resulta curioso el regreso de un personaje que pasó casi sin pena ni gloria por las páginas de los comics.

El elenco de autores que completan el tomo incluye a Guillermo Sanna (que también dibuja el especial de Iron Man a la par que lo guioniza), Daniel Kibblesmith, Jordie Bellaire (que ya no solo se dedica a colorear), Mark Russell y Alex Paknadel al procesador de textos. Al dibujo tenemos además a Cian Tormey (que se encarga de la apertura y cierre) Federico Sabatini, Claire Roe, David Cutler y Dio Neves. Todos ellos llevan a cabo una labor destacada y aunque el conjunto no resulte del todo épico (ya os decimos que más bien parece una excusa para otros menesteres) si deja detalles muy interesantes que incluso convendría volver a explorar en el futuro. Una lectura cuando menos curiosa aunque no termine de funcionar a la perfección.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Reseña MARVEL Yo soy Hulk. Un buen repaso a la trayectoria del Gigante Verde

Audible lanza el primer adelanto de The Sandman III

Carlos Gallego Guzmán

Buyan: La isla de la muerte. La historia de una leyenda contada con un mito