Cómics / Reseña MARVEL Daredevil nº 29. Se cierra una puerta y se abre una ventana
Cómics

Reseña MARVEL Daredevil nº 29. Se cierra una puerta y se abre una ventana

Último número del actual volumen de la colección de Daredevil el Diablo Guardián de La Cocina del Infierno pero esto no acaba aquí. Panini Comics cierra tres años de publicaciones USA con un pequeño especial que lleva al altar a Kingpin y María Tifoidea.

Si ya lo veníamos diciendo hace tiempo

Que a Wilson Fisk se le veía el plumero de lejos y que estaba empezando a tener sentimientos por cierta mujer de armas tomar, algo que no veíamos en él con tanta claridad desde su matrimonio con su esposa Vanessa. Y al final lo que empezó con un tonteo ha ido acrecentándose hasta tal punto que, con petición de mano por delante, va a terminar con el Alcalde de Nueva York pasando por la vicaría para hacerlo oficial, párroco mediante e invitados de postín. Pero lo suyo no es la única historia de amor que Chip Zdarsky nos ha contado en este episodio.

Una vez libre de la cárcel, Matthew Murdock / Daredevil, también tiene su reencuentro con Elektra Natchios, lejos del mundanal ruido de la ciudad y previo paso a compartir balanceos entre los tejados de Nueva York. Si algo tienen en común ambos señores es que sus relaciones son con dos mujeres que podríamos considerar como peligrosas, en más de un sentido, pero de momento los derroteros parecen querer enviarnos un mensaje romántico antes de que Fisk y Murdock se vean las caras durante la cabecera que sustituirá a esta durante los próximos cuatro meses, El Reinado del Diablo.

Preparativos por doquier

Como sucede en las fechas previas a cualquier boda, que no consista en salir corriendo a Las Vegas y ponerse rápidamente un traje de Elvis Presley y otro de Marilyn Monroe para un enlace relámpago, es necesario preparar el vestuario, probar el catering y elegir las flores, entre otras doscientas cuarenta y cuatro cosas, como sabemos los que hemos pasado por tremendo evento. Por lo tanto y a pesar del stress que puede llegar a generar todo ese lance en una pareja de enamorados, nos hallamos ante un episodio bastante pausado, reflexivo, que cierra algunos cabos sueltos y revela que el mal no descansa ni de luna de miel. Sobre todo cuando el cliffhanger final nos abre de lleno las puertas hacia El Reinado del Diablo.

Por otra parte tenemos a Matt y Elektra afianzando su relación de una forma totalmente natural, avanzando en la pasión que ha caracterizado sus últimos encuentros y en general todo su romance a lo largo de los tiempos. La señorita Natchios es bien consciente de la brevedad de los momentos y que la muerte en su profesión de superheroína puede estar a la vuelta de la esquina. Por eso desatar sus instintos le resulta fácil, mucho más que a Murdock, que se ve arrastrado por esa vorágine más que provocarla por sí mismo.

Muchas gracias Sr. Zdarsky

Puede que este título de entradilla suene un poco a despedida pero todos sabemos que de momento todavía tenemos un par de miniseries donde Chip va a seguir con estos personajes, por un lado la citada El Reinado del Diablo a la que hay que añadir Daredevil: la mujer sin miedo, por lo que todavía seguirá dejándonos perlas tanto con Matt como con Elektra. En la primera tendremos a Marco Checchetto (cuya ausencia en estos últimos números queda justificada por ocuparse de la nueva miniserie sin tener que verse sustituido) y en la segunda al brasileño Rafael De Latorre, al que conocemos por su participación en la serie de Animosity, del sello Aftershock que publica Planeta y por su actual colaboración en la nueva serie de la Viuda Negra. Pero hay que agradecer a Zdarsky lo que nos lleva entregado hasta ahora, toda una obra de arte para sentar cátedra.

Así que sin el italiano Checchetto o alguno de sus sustitutos habituales como Hawthorne o Landini, tenemos para este último episodio de Daredevil, al español Manuel García, cuya labor nos hace desear haberle tenido bastante más por estas páginas. El salmantino ya cuenta con una carrera de más de veinte años en el comic, en las que ya ha colaborado tanto con DC Comics como con Marvel pero sin llegar a asentarse en ninguna de ellas. Esperemos que le llegue el momento en la actualidad porque nos deja un número bastante redondo para cerrar esta etapa, así como recomendaros disfrutar de su arte en la trilogía de chupasangres que publicó Yermo hace unos años, Tierra de Vampiros.

Te recomendamos