Cómics / Reseña MARVEL Daredevil nº 24. Las trompetas sonaron y los cielos se abrieron
Cómics

Reseña MARVEL Daredevil nº 24. Las trompetas sonaron y los cielos se abrieron

daredevil 24 dest

Nueva entrega de la etapa de Chip Zdarsky al frente de la colección de Daredevil. Panini Comics nos acerca cada vez más a las intrigas carcelarias mientras en las calles de la Cocina del Infierno se gestan nuevas alianzas.

Desesperación

Cuando la esperanza está a punto de perderse, cualquier pequeña luz al final del túnel puede resultar lo suficientemente atractiva como para vender nuestra propia alma al diablo. La muerte es un camino sin retorno para el común de los mortales pero para los personajes de los comics es un estado del que se puede regresar. Normalmente vemos como héroes y villanos regresan del Eliseo con gran facilidad pero esta vez la opción engloba a secundarios mucho más prescindibles, aunque La Mano no niega sus técnicas de resurrección si puede obtener beneficio de ello.

El conjunto encuentra complicaciones en muchos de sus flancos. La huida hacia delante de Bullseye le vuelve a convertir en el psicópata asesino impredecible que todos conocemos. Su paso por Ravencroft no parece haberle sentado del todo bien a su salud mental pero es precisamente su exacerbada locura lo que le hace elevarse como uno de los antagonistas más temibles, sobre todo teniendo en cuenta su pasado con Elektra Natchios, su potencial rival mientras ejerza la labor de Daredevil por los tejados de la ciudad.

Fortaleza y remordimiento

No todo el mundo puede tomar las riendas de su vida con la pasión y entereza de Matthew Murdock y su sustituta como Daredevil. Afrontar un grave trauma sin necesidad de ayuda externa está al alcance de solo unos pocos privilegiados cuyas mentes están perfectamente ordenadas y sus objetivos claros. Alice, la sidekick de Elektra, no consigue superar el hecho de haber matado a un hombre de un disparo a bocajarro. Es igual cual sea el argumento que le ofrece la señorita Natchios, ni que se tratase de un miembro de la Mano que se disolvió inmediatamente en una nube de polvo. Es una muerte provocada por una apenas adolescente que no va a ser sencillo de superar.

  Tráiler de lo nuevo de Wolverine de Marvel

Chip Zdarsky vuelve a deleitarnos con un episodio repleto de grandes momentos, sin dejar una sola viñeta sin ofrecer algún detalle importante de lo que nos ha venido a contar. No se detiene a la hora de posicionar constantemente a cada personaje, avanzando lo suficiente para ser siempre relevante, constante en su esfuerzo. No ceja de premiar al lector fiel, el que acude de forma mensual al título. Algo se cuece en todo momento y la intriga por el resultado no hace más que acrecentarse.

Cuando no hay con quien compararlo, mejora

Mike Hawthorne se encarga en solitario del dibujo de este número de Daredevil, como lo hará del siguiente, con las tintas de Adriano Di Benedetto. Verlo actuar en solitario, sin compartir las páginas con la estrella fulgurante que es Checchetto, hace que se valore mucho más su trabajo. No son comparables actualmente pero su labor es encomiable y digna de mayor reconocimiento del que le atribuyo normalmente. El dramatismo que imprime al uso de la fuerza bruta o el reflejo de la locura desatada en aquellos que pierden las riendas de la situación le convierten en un muy digno sustituto del italiano que ha conquistado mis retinas.

  Marvel ya planea una serie centrada en Kingpin

Otro episodio muy redondo que avanza de forma considerable a pesar de la corta extensión que suponen 24 páginas de comic-book. Todas las tramas abiertas obtienen su correspondiente dosis de información, desde Matt a su hermano Mike, de Elektra a Wilson Fisk, de Izzy Libris a Bullseye… Puedo decir con total sinceridad que a pesar de tener esta colección en grapa me compraré los tomos recopilatorios en tapa dura cuando llegue el momento. Señor Zdarsky, mis dieces.