Cómics

Reseña MARVEL Black Panther: La larga sombra. La democracia ha llegado a Wakanda

Nueva etapa para Black Panther con un nuevo número uno que retoma las consecuencias de la etapa de Ta-Nehisi Coates. Panini Comics sitúa al rey como un consejero del actual gobierno de su país, mientras sigue actuando en la sombra para evitar algunas muertes.

Entre espías anda el juego

Black Panther ha vuelto a Wakanda para encontrarse con un régimen democrático, en el que conserva su corona a título representativo. Pasando a ser un mero consultor en los asuntos de Estado, sin tener una opinión vinculante. Mientras se da esa circunstancia, su red de agentes durmientes comienza a ser atacada y debe acudir en su ayuda manteniendo el secreto sobre la misma. Hombres y mujeres que lo han sacrificado todo por su nación por orden expresa de su rey. Que han tenido que crearse vidas ficticias que ahora incluyen incluso familias. Mientras esperan para llevar a cabo cualquier servicio que les sea demandado desde su posición de espías.

Las intenciones ocultas de tener una red semejante, montada desde tanto tiempo atrás, llevan a mentir hasta a los que más quieres, a fingir disputas cuando detrás solo hay fidelidad, si no a la figura de Pantera Negra si a la de Wakanda como ideal. El problema viene cuando aquellos a quienes pretendes engañar te conocen lo suficientemente bien como para no caer en esa treta. Pero los aliados verdaderos suelen estar muy por encima de todo eso, se mantienen a tu lado por precios pequeños, aunque eso implique descubrir toda la verdad que se ha estado ocultando.

Los hitos que se consiguen

Hace tiempo que Marvel estableció la numeración Legacy (Legado). Pues en el caso de Black Panther toca celebrar el número 200 de todas las cabeceras que han llevado su nombre. No parecen muchos para un personaje que fue creado en la década de los sesenta (1966), convirtiéndose en el primer superhéroe de color, sacando varios años a otras creaciones como El Halcón (Sam Wilson) o Power Man (Luke Cage). Su primera cabecera propia la obtuvo en 1977 y duró quince números, de periodicidad bimestral, desde enero de 1977 a mayo de 1979. Los doce primeros bajo guion y dibujo del considerado “Rey de los comics”, Jack Kirby, para terminar rematando los tres últimos Ed Hannigan y Jerry Bingham.

Su trayectoria ha sido discontinua desde entonces. Cobrando más fuerza ya entrado el Siglo XXi, donde se ha acumulado la mayor parte de los episodios publicados en diferentes volúmenes. Por el camino llegó a representar a la comunidad afroamericana de Estados Unidos, de múltiples formas, en la lucha por los derechos sociales de las personas de color por la integridad racial. Incluso dio nombre a una agrupación electoral, una organización política socialista del Poder Negro fundada por los estudiantes universitarios Bobby Seale y Huey P. Newton, que se mantuvo activa hasta 1982. Eso llegó a costar diferenciar al personaje de sus implicaciones sociales, algo a lo que no ha sido ajena Marvel a lo largo de los años, incluyendo la polémica más actual con la figura de El Castigador.

Otro gran nombre que añadir a la lista

John Ridley, el cuarto de su nombre, poseedor de un Oscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, en la categoría de Mejor Guión Adaptado por la película 12 años de esclavitud, no necesita mucha más presentación aunque no sea rey de los ándalos y los roinar. A sus 57 años ha mantenido su actividad más centrada en la literatura y el cine pero no le es ajena la experiencia dentro del comic. Aunque han pasado casi quince años desde sus primeras incursiones hasta que ha vuelto a escribir guiones para el Noveno Arte. Primero para DC en colecciones de Batman y ahora añadiendo su nombre al de otros grandes escritores afroamericanos que anteriormente dirigieron los caminos que debía transitar Pantera Negra.

Ridley plantea una historia repleta de giros, que logra mantener la atención del lector en la trama. Vienen tiempos difíciles para el que antes era rey con mando en plaza. Y para acompañar las tareas de escritura tenemos a un dibujante español, asturiano para más señas, Juann Cabal. Su labor de trazo limpio nos acerca a un entorno muy hostil para T’Challa, tanto a nivel físico como emocional. Merece mucho la pena ver sus representaciones de Shuri o Tormenta. Siendo capaz de diferenciar entre el porte de una y otra como seña de su personalidad. Ambos han concebido un reinicio para Pantera Negra que cumple las expectativas y merece ser seguido con atención.

Noticias relacionadas

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Dune: La Casa Atreides. Descubre donde empezó la guerra por la especia

JOTA (J.C. Royo)

La mejor tienda friki para frikis

CMC

Marvel muestra al híbrido Alien / Humano perfecto

David Larrad