Reseña EVOLUTION COMICS Subnormal. Una historia de acoso escolar Reseña EVOLUTION COMICS Subnormal. Una historia de acoso escolar
Cómics

Reseña EVOLUTION COMICS Subnormal. Una historia de acoso escolar. El bullying retratado con su mayor crudeza

Subnormal. Una historia de acoso escolar.

Bullying, una palabra anglófona que está muy presente en los centros educativos (y no de forma exclusiva) desde hace muchos años y supone una lacra que costará eliminar. Panini Comics a través de su línea Evolution hace con Subnormal. Una historia de acoso escolar, una apuesta muy necesaria por reflejar este grave problema que en muchas ocasiones tiene más que considerables consecuencias.

Es difícil escribir una reseña sobre un tema tan delicado, sobre todo cuando incluso el autor de estas líneas sufrió, de forma moderada, las consecuencias de los abusos de aquellos cuyas mediocres vidas les hacen aprovecharse de las debilidades y defectos de los demás para hacerse los gallitos ante el resto. Es un tremendo problema que afecta de igual modo a niños y niñas, tanto entre los que lo sufren como los que lo provocan. El acoso escolar es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico que se produzca entre alumnos (aunque puede existir en otros ámbitos como el laboral). Viene de lejos y, en lugar de atenuarse la figura de los abusones/as, con el tiempo lo que ha hecho es incluso agravarse.

Una de las mayores carencias de la sociedad actual es la pérdida de respeto a nivel general, más acrecentado si cabe en las generaciones más jóvenes que se han criado en un mundo mucho más sencillo al de sus antecesores. Muchas veces basta con pedir a sus progenitores para obtener lo que quieren por lo que han perdido la noción del esfuerzo para valorar realmente lo que cuesta conseguir una meta. Lamentablemente es algo que vemos a diario en muchísimos estamentos sociales y la cultura audiovisual proyecta una imagen muy distorsionada de lo que de verdad debería importar. Una cultura de la imagen que premia lo físico, la mentira (esa vida Facebook que solo deja ver lo que queremos pero oculta cualquier defecto) o la forma más fácil de llegar a lo más alto, sin sufrir un peaje necesario. Todo eso va dejando por el camino incluso cadáveres.

Parece que sea necesario tener que ir pisando cabezas, normalmente de los más débiles que no encuentran apoyo ni siquiera entre los mayores que les rodean. Dejamos que sean chiquilladas cuando rayan más cerca de una actividad criminal. Por eso el lema “¡Basta ya!. Trátame con respeto” resume perfectamente la necesidad de detener unas prácticas que deben ser cortadas de raíz una vez se identifican y convertir a los “matones/as” en una rémora del pasado que no hay que olvidar para no volver a caer en errores de bulto.

Iñaki Zubizarreta es un nombre que, al menos a los aficionados al baloncesto, nos resulta familiar. Tuvo una carrera plagada de éxitos deportivos como ascensos de categoría y una Copa de S.M. el Rey lograda con el Valencia Basket. También jugó en otros equipos españoles como el Caja Bilbao, el C.B. Tenerife o el C.B. Zaragoza y dejó el deporte profesional en el año 2002 para pasar a colaborar con la ACB y otras asociaciones en campañas contra el acoso escolar, pues lo sufrió en sus propias carnes cuando era niño. Subnormal. Una historia de acoso escolar narra, sin ahorrarse duros detalles, como fue su experiencia y los factores que ayudaron a que superara una fase de su vida que le puso junto a un precipicio, al borde de una decisión que le hiciera dejar de sufrir.

La historia de Subnormal. Una historia de acoso escolar ha sido excelentemente adaptada por el guionista Fernando Llor y el dibujante Miguel Porto, los cuales han llevado ciertos detalles a una forma de ver más actual para que llegue de manera necesaria a las manos de aquellos que pertenecen a la rueda que pasa entre sus radios por los abusones, los consentidores que les aplauden la puñetera gracia, los que callan para evitar males propios y las víctimas que sufren los malos tratos de forma constante y reiterada, aumentados a día de hoy por el uso de las redes sociales, que amplían mucho el ámbito de acción de algo que antes podía quedarse solo dentro de un aula.

Con Subnormal. Una historia de acoso escolar, estamos ante un comic autobiográfico que debería formar parte de las bibliotecas escolares, que incluso de alguna manera debería formar parte de las lecturas obligatorias de los alumnos, como un método de hacerles cobrar conciencia de unas prácticas execrables que dañan inexorablemente a jóvenes que pueden incluso (y lo hacen a menudo) decidir acabar con sus vidas para dejar de sufrir, no porque no tengan ganas de vivir. “¡Basta ya!. Trátame con respeto”.