Cómics

Reseña EVOLUTION COMICS Mercy Tercer Volumen. Cuando caen las máscaras y se revela el verdadero rostro

Mercy 5

Finaliza la historia que la italiana Mirka Andolfo nos ha ofrecido como autora completa. Panini Comics, en su línea Evolution, nos trae la conclusión de Mercy, esta cuidada edición en tres tomos de tapa dura, de 64 páginas cada uno, con el terror como referente.

Cuando nos acercamos al desenlace de una historia las cartas comienzan a quedar boca arriba. Todos los secretos se revelan, los personajes ocupan el lugar que les corresponde y con todo preparado… desemboca al final. En Mercy hemos ido desgranando pequeños pasos en los dos tomos anteriores pero ahora ya no quedan dudas sobre quien es quien, en qué lado posicionarse o la relación entre lo bueno y lo malo con todas las capas que eso puede llevar implícito.

El papel jugado por Lady Nolwenn Hellaine se revela abiertamente y plantea una serie de cuestiones acerca de la identidad propia y las influencias recibidas por el entorno que nos rodea. Ya sabemos que su cuerpo está invadido por un ente extradimensional de apariencia enraizada, pero no éramos conscientes del alcance que la vida anterior a la hora de mostrar recuerdos y sentimientos ya vinculados a esa esencia y las posibilidades que ofrece a la entidad resultante. La dicotomía antagónica entre actuar correctamente o hacerlo con maldad muestra su cara, la lectura de esta obra dilucida si la conclusión del relato será una elección entre la luz o la oscuridad.

Mirka Andolfo ha ido dejándonos auténticas perlas dentro del universo que ha creado en Mercy.

Todo funciona como un cuento bien engranado, con sus príncipes y princesas, con sus villanos y brujas, con sus sapos y parásitos… Este cuento es muy oscuro. Recuerda a “La invasión de los ultracuerpos”, aunque con menos alcance por parte de las “semillas” que en la película de 1978 (adaptación de una versión previa de 1956), protagonizada entre otros por Donald Sutherland, Jeff Goldblum o Leonard Nimoy (si, hizo más cosas aparte de meterse en las orejas puntiagudas del Sr. Spock). Pero esas vainas llegadas del espacio (en Mercy su portal desde otra dimensión se encuentra en las minas de Woodsburgh) ocupan los cuerpos de los vivos y transforman sus personalidades.

Ese terror visceral y de frenética transmisión hace que se altere por completo la vida de una comunidad que ya había sido golpeada años antes por el mismo fenómeno, que ahora ha regresado para cobrarse una venganza atroz.

El arte de Mirka Andolfo

Andolfo a los lápices ejecuta una sinfonía hermosa a la vez que tétrica. Los monstruos cobran vida, se deforman, matan y evisceran pero en el fondo demuestran belleza, personalidad propia más allá de su naturaleza. No solo son capaces de alimentarse y cubrir necesidades básicas, pueden amar aunque parezca que su corazón esté ausente, entre ellos y a los demás.

Hermoso relato, es la mejor definición que se me ocurre para esta historia que engloba lo mejor y lo peor de todos nosotros. Bajo la apariencia de una escena costumbrista propia de finales del Siglo XIX o principios del XX, que refleja las costumbres de una sociedad americana del estado de Washington, hemos tenido un gran ejemplo de comic de terror con una lectura final amable que deja una puerta abierta a la que será su continuación en el futuro, Merciless. No puedo decir que no esté deseando seguir disfrutando de la obra de Mirka Andolfo, por su belleza a la hora de narrar y de transmitir que incluso debajo de la peor de las amenazas pueda estar una buena esperanza.