Cómics

Reseña ECC DC COMICS Superman Arriba, en el cielo. Todo aquello que te convierte en el héroe como referencia

Superman Up in the Sky

La esperada miniserie de Tom King y Andy Kubert, Superman Arriba, en el cielo ya está en nuestras manos. ECC Ediciones la recopila en un precioso tomo en tapa dura digno ejemplo de la naturaleza humana más noble, aunque la ejemplifique un alienígena de Krypton.

Este comic habla de valores. Aquellos que muchas veces en la sociedad moderna quedan apartados por la corrupción, el egoísmo, la ceguera autoimpuesta o la ausencia de preocupación por el prójimo. Bondad, empatía, responsabilidad, solidaridad y respeto son abrazados en estas líneas y buscan dar ejemplo al mismo tiempo. Se anteponen a la elección del camino fácil, a la ausencia de una cultura del esfuerzo para conseguir lo que deseamos. Y que mejor manera de plasmarlos que en el héroe que empezó el género superheróico, el adalid de la justicia, Superman.

En cada página de este recorrido vamos a entender la necesidad de ser generoso, de dar hasta la última gota de sudor cuando la empresa emprendida necesita tal fin.

Los personajes que interactúan con Clark Kent terminan cediendo a su impulso, terminan reconociéndolo como uno de los suyos cuando comparten sus mismas inquietudes y educación. No va a rendirse en su empeño, está motivado sobremanera y su abnegación y espíritu de sacrificio no admiten ninguna duda. Solo hay un sendero que recorrer, hacia delante. Retroceder no es una opción. Desmoralizarse ante las adversidades no está contemplado cuando se le necesita.

Porque todo parte de una premisa que además plantea una interesante pregunta. ¿Compensa salvar la vida de una sola persona poniendo en juego la de miles de ellas?. Superman ha decidido aceptar una misión que en principio se antoja casi imposible, encontrar a Alice, una niña secuestrada por un extraterrestre. La tarea se torna ardua y le va colocando diferentes pruebas que irá superando a base de constancia y fortaleza más allá del sufrimiento o del coste personal. No va a medirlo, sabe que va a ser así.

Es lo que hacen los héroes, los de verdad, no solo los que llevan una capa a lo largo de viñetas y más viñetas, los héroes del día a día, los que puedes cruzarte por la calle si tienes suerte y estás pendiente.

Hay gente que abraza esos valores a diario y tiende su mano por el extraño en apuros, sin preguntar su nombre, sin importarle de donde viene ni que hace, solo porque es su vocación y va con el sueldo. Personas que en determinadas situaciones identifican a los suyos por el simple hecho de verlos correr en dirección al peligro.

Cada episodio de los que conforman esta historia está enfocado  de una forma distinta, desde un combate de boxeo contra Mighto narrado asalto a asalto, pasando por un episodio donde cada página es una splash page mientras vivimos la intensidad de una carrera contra Flash o aquel en el que un grupo de militares liderados por el Sargento Rock terminan por reconocer a Clark Kent como uno de los suyos. Un verdadero ejercicio de precisión maestra en el camino hacia encontrar a la niña.

Algo así no está al alcance de cualquier autor, pero el guionista de estos números no es uno cualquiera y en su haber tiene obras de muy reconocido prestigio. Es muy capaz de plantear una historia de Superman donde muestre todos los méritos y la vigencia que aun tienen en una sociedad que aspire a ser sana. Tom King se ha hecho grande por muchos motivos pero este comic termina de engrandecer su leyenda al inspirar a los lectores a aspirar a la grandeza de la generosidad, porque no tenemos que conformarnos con menos.

El arte de Andy Kubert

Para ilustrarlo contamos con otra gran estrella forjada en los fuegos de una unidad familiar, Andy Kubert. Si tengo que elegir entre Adam y Andy siempre me quedaré con Andy, aunque solo sea por sus reconocibles y expresivos ojos al dibujarlos. Su trazo limpio combina a la perfección con Superman, lo engrandece hasta al borde de la derrota, desfigurado y sangrando profusamente. Por sus herramientas de trabajo pasan multitud de cameos en esta aventura, desde Batman o Wonder Woman a villanos como Darkseid, con Hal Jordan (Green Lantern), Hawkman, Aquaman o Adam Strange.

Este tomo es toda una lección de vida, de superación, de fuerza mental, de esfuerzo físico. Al final todo tiene su merecida recompensa y si hay un trabajo duro detrás el premio se saborea con mayor intensidad. Tom King y Andy Kubert han hecho una labor tremenda y ahora les llega el momento de recibir su galardón. De momento vaya por delante mi aplauso, largo, sosegado y cargado del mayor de los agradecimientos. Este comic merece mucho la pena.