Inicio Cómics

Reseña de X-Men: eXterminio Epílogo. Cerrando heridas, recordando el pasado

Tras la conclusión de la publicación de la serie limitada Exterminio, que ha cambiado el statu quo del universo mutante de Marvel, aún nos queda por revisar este Epílogo que incluye el especial X-Men: The Exterminated One Shot.

Si habéis seguido eXterminio, ya sabréis que ciertas cosas se han visto alteradas tras la aparición de Ahab y sus sabuesos. Los cinco originales de la Patrulla-X han regresado a su tiempo y Cable… bueno, Cable ha fallecido y ha sido sustituido por un él más joven que persigue los mismos ideales del Cable original pero sin mancillar. Por eso este número que sirve de remate a la historia nos va a traer el duelo y la aceptación de la muerte por parte de dos personajes femeninos bastante ligados a Nathan Christopher Summers.

x-men exterminio

Por una parte tenemos a Hope Summers, su hija y mesías mutante. Criada por Cable, Hope es sin duda la más afectada por la situación. Se encargará de cerrar la herencia de Nathan sin dejar de buscar una posible solución para revertir la muerte de su “padre”. Contará con la ayuda y el apoyo de Jean Grey, “madre” efectiva en pasado del propio Cable, al cual se haya ligada por lazos invisibles pero poderosos. Ambas darán carpetazo a los escondites del viajero temporal cruzándose con el mismísimo Mercenario Bocazas, cuyo destino editorial estuvo ligado durante años mediante la serie Cable & Masacre.

El guión corre a cargo de Zac Thompson y Lonnie Nadler, a los que próximamente también tendremos en diversos números de Age of X-Man, la nueva saga del universo mutante que ya se está publicando en Estados Unidos. El dibujo corre a cargo de un cumplidor Neil Edwards, al que ya habíamos podido ver recientemente en el número 15 de Increíble Patrulla-X.

Pero el especial no concluye aquí, también incluye un relato que nos lleva a un momento cercano al nacimiento de Nathan Christopher Summers, llamado así por su bisabuelo materno y por su abuelo paterno, conocido por el sobrenombre de Corsario. Este acercamiento nos viene ni más ni menos que de la mano del mismísimo Patriarca Mutante, Chris Claremont. El escritor inglés demuestra conocer perfectamente el entorno puesto que ya nos enseñó una estampa parecida justo después del Juicio de Magneto, narrado en el número 200 de la colección americana de The Uncanny X-Men.

Cíclope y Corsario tratarán sobre las dudas que han surgido en Scott acerca de la paternidad y recordarán los momentos que llevaron a su separación cuando aún era un niño. A veces un simple empujón sirve para afrontar las responsabilidades que la vida nos va ofreciendo, entre las que ser padre puede suponer darlo todo, hasta nuestra integridad física por evitar que pueda sucederle cualquier desgracia a un niño. El español Ramón Rosanas está a cargo del dibujo de este pasaje, asentado ya como uno de los artistas recurrentes de las distintas cabeceras mutantes.

Sinopsis Oficial de X-men: eXterminio Epílogo

¡Una muerte en la familia! En el día después de “eXterminio”, La Patrulla-X llora por la caída de Cable. Pero nadie se lo ha tomado peor que su hija adoptiva, Hope Summers. Sólo Jean Grey podrá salvarla de sí misma. Además, Chris Claremont rememora la vida de Nathan Christopher Summers.

Noticia relacionada
Silver Surfer: La historia secreta con los seres más peligrosos de Marvel
Reseña Panorama
Reseña de X-Men: eXterminio Epílogo. Cerrando heridas, recordando el pasado
Artículo anteriorReseña de MARVEL: Patrulla-X Roja nº 11. El sueño de Jean Grey
Artículo siguienteFast and Furious: Hobbs and Shaw se enfrentan al Superman Negro
Destetado en unos recreativos jugando al Ghost N’ Goblins y criado bajo el prisma del comic nacional de Ibañez, Escobar, Vazquez… y los clásicos Don Miki de Disney, su vida cambió el día que cayó en sus manos el número 45 de Spider-Man de Comics Forum. Desde entonces Marvel entró en su vida para no abandonarla jamás, al igual que lo han hecho los videojuegos. Amante de las etapas míticas de Claremont, Byrne, Miller, Stern o Simonson, confiesa sin pudor que su mujer es una parte culpable de que cumplida la cuarentena siga embebido por unas aficiones que no le abandonarán jamás.