Inicio Cómics

Reseña de Mística. Quietud. Cuando lo que te estás jugando es tu piel, literalmente

Segunda entrega de Marvel Collection dedicado a la mutante metamórfica más popular, Mística. No te fíes de ella, siempre miente

Xavier cree que tiene asegurada si no su lealtad, al menos si su necesidad de esconderla de todo el mundo que la busca. Porque si de algo puede presumir Raven Darkholme, es de enemigos, muchos, variados, y todos muy peligrosos. Con pocos aliados, Mística, la metamorfa de Marvel no suele conservarlos, lo único que le queda es lo que siempre la ha mantenido con vida, ella misma.

Nuevas misiones para el equipo Mística-Shortpack, o mejor dicho, Mística y lo que ella llama recursos. La agente de Xavier recibe un nuevo encargo, investigar una empresa que usa mutantes como cobayas, una malvada corporación de ¿cosmética? La cosa nunca son lo que parecen en la serie de espionaje que dio la oportunidad a los lectores de mutantes de profundizar en uno de los personajes secundarios más populares de la franquicia X.

Aunque haya tenido mejor vida en el audiovisual, incluso liderando a los X Men, en papel su historia siempre ha sido muy compleja, madre adoptiva, madre ausente, amante de una “Casandra” mutante, terrorista, agente del gobierno, asesina a sueldo e incluso amante del demonio, de un demonio al menos. Pero la suerte siempre ha querido que su papel circunstancial en empresas que han resultado beneficiosas para mutantes y humanos, le brinden segundas, terceras, cuartas, oportunidades, suele ser su ciego egoísmo lo que ha terminado estropeando estas posibles redenciones.

Marvel Collection mística. quietud

Panini termina en este tomo con la serie regular que el personaje tuvo allá en la primera década del siglo, y que respondía en cierta manera a la resurrección de los mutantes gracias a las películas, al universo Ultimate y a la llegada de autores que cambiaron el mundo X. Pero las aventuras de esta villana trabajando para los chicos buenos no alcanzo para más. Transformarla en antiheroina no la convirtió en un éxito. El artífice del inicio de la serie, Brian K. Vaughn, abandonaba tras un año el título y el guionista que recibía la serie era Sean McKeever, un guionista habilidoso y que gustaba de los giros y la acción, encajaba como anillo al dedo en la serie, y cumple de sobra trayendo una historia digna de Misión Imposible.

La historia de McKeever funciona como un reloj, una misión, una subtrama de agente doble, y sobre todo ello, la ambición del personaje retorciendo todo para llevarlo a su terreno. Los secundarios siguen poco a poco formándose, Shortpack se descubre como un tipo bastante más duro y peligroso de lo que parecía, y Xavier, como siempre ha sido aunque muchos lo nieguen, aparece como el manipulador que siempre fue.

Noticia relacionada
3 personajes darán el salto de las series a las películas de Marvel

En el terreno artístico es donde la serie de Marvel gana enteros, Manuel García se mantuvo a los lápices de todo lo que restó de serie, manteniendo un nivel notable. El autor se centró en lo más importante de una trama de espionaje, planos impresionantes, mujeres hermosas y villanos mal encarados. Todo funciona, el estilo de García, cercano a Terry Dodson o Greg Land, mantiene la fuerza de la historia y transmite la tensión de la acción, conformando un bloque que mejora una historia potente sobre agentes dobles, traiciones y giros sorprendentes.

Así nos despedíamos hace 15 años de la serie de Marvel, pero lo hacíamos con una sonrisa, porque el personaje siempre estará presente en primera fila del universo mutante, pocos tienen tantos lazos que aprovechar con la Patrulla X, madre de Rondador Nocturno, madre adoptiva de Picara, enemiga, amiga, aliada circunstancial, ha dado tantos quebraderos de cabeza que podrían dedicar años solo a resolver todos los entuertos que ha creado.

Noticia relacionada
Ben Barnes podría interpretar a otro personaje de Marvel en el cine

En conclusión, Mística disfruto de ser el centro de atención total en su serie durante dos años, y brilló como una buena película de espías y acción, pero quizá la época no era propicia, quizá no había tanto brillo para vender una serie tan poco supe heroica en un mundo de seres en mallas que vuelan o se descuelgan de edificio en edificio dando un buen ejemplo. Mística es un ejemplo de cómo ser mala persona, y eso, muchas veces no encaja en lo que los lectores buscan.

Reseña Panorama
Reseña de Mística. Quietud. Cuando lo que te estás jugando es tu piel, literalmente
Artículo anteriorReseña MARVEL El Asombroso Spiderman. El Alma del Cazador
Artículo siguienteKeanu Reeves duplicó el tiempo de su personaje en Cyberpunk 2077
JOTA (J.C. Royo)
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote. Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y orgulloso de serlo. Periodista con estudios audiovisuales y gusto por la comunicación a todos los nivéles, cuando me lo permiten escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que esté de verdad vivo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of