Reseña de Marvel: Señor y señora X 2. Gambito y Pícara para siempre
Cómics

Reseña de Marvel: Señor y señora X 2. Gambito y Pícara para siempre

Panini edita la segunda entrega de Marvel: Señor y señora X. Gambito y Pícara para siempre de . Estáis invitados a la fiesta de estreno de nuestra casa, armas y superpoderes se quedan en la puerta

Señor y señora X 2. Gambito y Pícara para siempre. La pareja mutante del año ha pasado por una luna de miel accidentada, y ahora tienen que acabar de establecerse, y esta vez no quieren problemas si pueden evitarlos. Pro como cualquier miembro de la franquicia X, ya saben que les va a tocar pelear por esa calma, y por una matrimonio pro el que muchos no apuestan, entre ellas la suegra del esposo y la ex mujer del marido, y casi todos los que lo conocen.

Reseña de Marvel: Señor y señora X 2. Gambito y Pícara para siempre

Picara y Gambito son una pareja especial, dentro de los mutantes, de Marvel, y en general podrían ser uno de los matrimonios con más problemas y antecedentes de todo su universo. Pero eso no ha impedido que a pesar de las dificultades siempre acaben juntos. No es que no hayan pasado por altibajos, que no tengan una historia detrás llena de desencuentros, es que la han tenido y la han superado.

La serie llega a su fin porque el universo mutante está sufriendo la gran reconfiguración de Jonathan Hickman, pero no por ellos Kelly Thompson deja de mover hacia adelante a los personajes y su relación. En pocos números repasa los obstáculos que aún quedan, y plantea el regreso Mística a la vida de Picara, y de Belladona, ex mujer de Gambito, y las cofradías de asesinos y ladrones, de la que Remy es el rey. Porque aunque la vida de pareja es lo más importante para ellos ahora, la familia es la familia, y siempre acaba trayendo problemas si eres mutante. Y si eres popular, Mojo te querrá en su Show.

Thompson recupera viejas historias que hicieron daño a los Señores X para poder endurecer el lazo que los une, y de paso resuelve un pedazo del futuro de Gambito. El cajún se encuentra en un limbo como personaje que resulta de haber sido comodín en muchos grupos, desde X Factor, Patrulla X Roja o de la encarnación de la Extraordinaria que nos trajo Charles Soule. La guionista recoge todos los pedazos dispersos y los une con ayuda de Picara y su amor por Gambito, par aque todo al final cuaje, de forma natural, con una aventura al estilo X Men.

Si de algo sabe la escritora es de ritmo, porque sus cómics pueden estar llenos de batallas o peleas, en Capitana Marvel ha montado unas cuantas, pero son los diálogos y el movimiento de los personajes los que llevan la voz cantante, marcan el avance, y la melodía de cada número. EN Señor y Señora X demuestra dominar ese estilo suyo de sit-com en viñetas, que recuerda en muchas ocasiones a lo que hicieron Keith Giffen y J. M. De Matteis en la Liga de la Justicia Internacional, todo se basa en las palabras justas para que la acción fluya, pero que sean dichas, y no relatadas de forma externa.

A los lápices nos encontramos con varios dibujantes de corte superheroico donde destaca el español David López, que sabe hacer de su oficio un arte. Ya el dibujante ha demostrado gustarle la forma de narrar a través de los diálogos, su obra ‘Black Hand, Iron Head’ posee muchos de esos momentos donde el relato se convierte en un dialogo y la acción en el camino que nos transporta por la historia. Tiene López una composición de página que demuestra su veteranía, esa splash en la que la arquitectura del edificio plantea la historia, sin viñetas, solo con espacios físicos y la posición de los personajes te deja pensando en el movimiento interno de directores como Woody Allen, que deja a su personajes corretear libremente en el cuadro para mostrar su mundo, así el dibujante deja espacios para que los personajes se muevan y creen su universo personal con sus interacciones.

Como decía al iniciar esta reseña, la serie ya estaba condenada el cierre debido al nuevo reinicio del universo Mutante, pero dentro de todos los títulos se ha permitido un poco de manga ancha a los autores antes del cierre, lo que deja que dejen la historia como siempre quisieron. Rosenberg dejó a toda la Patrulla X diezmada y preparada para la guerra, Brisson en circunstancias parecidas a X Force, pero Thompson prefiere dejar a sus personajes en un momento feliz, puede que no perfecto, pero son Picara y Gambito, lo perfecto es ideal para ellos.