Inicio Blog

Reseña de ‘La Casa de la Penitencia’: El terror, cuanto más humano, más terrorífico

Escrito por Peter J. Tomasi y dibujado por Ian Bertram, ‘La Casa de la Penitencia’ es un cómic de terror que, cuanto más humano es, más terrorífico parece.

El terror más humano es el más terrorífico posible y eso es exactamente lo que demuestra el cómic de ‘La Casa de la Penitencia‘, la nueva obra del escritor Peter J. Tomasi, el dibujante Ian Bertram y el colorista Dave Stewart. Un trabajo duro e implacable que te roba el aliento en cada viñeta y que te deja un regusto amargo cuando devoras página tras página de un cómic difícil de digerir. Pero ¿qué podéis esperar de ‘La Casa de la Penitencia‘? Como habituamos a hacer en las reseñas de cómics en Cinemascomics.com, antes de hablar sobre la obra nos gusta compartir con nuestros lectores la sinopsis oficial que la editorial española que edita el título, Planeta Cómic, comparte en su página web. Esta es la sinopsis de la obra:

La Casa de la Penitencia (cómic)

La terrorífica historia de una casa encantada y de una mujer que está encargada de limpiar la maldición de sangre que pesa sobre ella, una maldición de sangre que pretende hacerse con su vida… y con su alma. Esta es una historia que habla de la culpabilidad, de fantasmas y de armas… de cómo la fortuna también da pie al infortunio, de cómo una mujer triste pero decidida supervisa la construcción de una casa veinticuatro horas al día durante veinte años con la única intención de mantenerse ocupada construyendo o mantenerse ocupada muriendo“.

Peter J. Tomasi, Ian Bertram y Dave Stewart unen fuerzas en ‘La Casa de la Penitencia’ para crear una obra terroríficamente humana, valga la reundencia. Un relato duro, terrible y adictivo que, sin darnos cuenta, nos sumerge no en una historia conocida como la de la casa Winchester, sino en una psique maltrecha y ajada que pelea por cerrar la puerta de la sangre, la violencia y el dolor. La puerta de lo humano. Del terror.

Es difícil aceptar que el terror más humano sea el más terrorífico posible, pero es así. Sí, es cierto: las figuras de la mitología, los monstruos y las creaciones surrealistas y oníricas que nos aterrorizan nos generan también mucho miedo. Pero estaréis de acuerdo conmigo en que, cuando más humano sea el terror, más difícil es de aceptar que la realidad es la que es. Y si Friedrich Nietzsche miró al abismo para que este le devolviera la mirada, es normal que la señora Winchester se bañara directamente en él. La historia de Peter J. Tomasi en ‘La Casa de la Penitencia‘ no inventa absolutamente nada, pero sí explora la historia de la casa Winchester desde una perspectiva menos mitológica u onírica para adentrarse en el laberinto psicológico de una persona enferma. Una persona que ya se ha bañado en los límites de la locura. En cierta manera, este cómic recuerda al trabajo que llevo a cabo Alan Moore en su saga “Gótico Americano” durante la etapa del bardo de Northampton en ‘La Cosa del Pantano‘. Influencia directa, Tomasi se centra en ese abismo que mencionamos y nos regala una literatura donde los monólogos internos, la ausencia de silencio y el magnetismo de la sangre gobiernan cada frase del escritor.

La Casa de la Penitencia (viñeta)

Para ello, el historietista se sirve de los dibujos de Ian Bertram y la paleta de colores de Dave Stewart. Bertram mantiene su bizarrismo característico y deforma una realidad (completamente deformada ya) que se adecua con precisión a lo que el autor está narrando en cada página. Esa adecuación de ‘La Casa de la Penitencia‘, tanto en dibujo como en colores -quiero dejar mis dieces por cómo retrata Bertram la sangre y cómo Stewart colorea los entornos-, hacen que el relato se potencie y se multiplique.  Y que, sin darnos cuenta, nos hayamos sumergido no en una historia, sino en una psique maltrecha y ajada que pelea por cerrar la puerta de la sangre, la violencia y el dolor. La puerta de lo humano. Del terror.

Milcomics.com tienda de cómics y figuras de Tintín, Star Wars, Marvel y DC' Comics