Cómics / Reseña de Faithless II. ¿Qué camino vas a elegir?
Cómics

Reseña de Faithless II. ¿Qué camino vas a elegir?

faithless 2

Segundo tomo de esta gran obra que continúa ahondando en los conceptos de lo divino y lo terrenal, el bien y el mal, la libertad para abrazar los placeres a nuestro alcance o para tomar decisiones más o menos correctas. Panini Comics agrupa el segundo arco de seis números de Faithless, una colección tan especial como inolvidable.

Es inevitable continuar recordando paralelismos con la obra que en cierto modo sirve de inspiración para este comic, La Divina Comedia del poeta italiano Dante Alighieri. La transición hacia el Renacimiento llevó a los filósofos a una evolución en su pensamiento. Pasó de estar ligado al teocentrismo, donde la figura divina es el centro de todo, a posicionarse en el antropocentrismo, con el ser humano ocupando el lugar que antes correspondía a Dios. Aun así, la obra de Dante glosa el conocimiento acumulado a lo largo del tiempo pasado y se aferra a conceptos morales que ensalzan su fe religiosa, sin cerrarse a expresar simpatías por el método científico o narrar abiertamente que el Planeta Tierra es esférico. Muestras de la unión de lo que ya estaba y aquello por venir.

Infierno, purgatorio, ¿paraíso?…

Si en el tomo anterior vimos el descenso a los infiernos por parte de su protagonista, Faith, ahora parece comenzar a ser consciente de quienes son aquellos que la rodean. Tendrá que ver cuáles son sus opciones, quién es ella realmente y lo que quiere hacer, siempre que aprenda que expiar sus pecados puede ser un trayecto largo y tortuoso, que le puede llevar a través de su propio purgatorio. La naturaleza de la humanidad, sus imperfecciones y dudas, la comodidad de una vida soñada donde expresar su arte manchado por la especulación, lugar que ocupa la sangre, tan valiosa para la vida y a veces derramada sin sentido. Excentricidad lujuriosa del artista que rellena su lienzo sin importar la polémica, hasta que los ojos se abren y no son deslumbrados por la razón, abarcando la necesidad de entender que en el fondo gozamos de libre albedrío.

A lo largo de nuestra vida pasamos por momentos de confusión en los que no sabemos lo que queremos, ni siquiera nos conocemos realmente. Las experiencias, tanto negativas como positivas, van forjando nuestro carácter y marcando los límites personales. La impaciencia de la juventud suele tornarse hacia la comprensión propia y ajena. Madurar lo llaman. Faith se encuentra en plena explosión adolescente, empezando a vivir su propia emancipación, pero no cierra las puertas a todos los consejos que recibe, vengan de ángel o de demonio. No somos ciegos, recibimos todo tipo de estímulos del exterior, elegimos nuestro camino, sea cual sea, la bondad o la maldad salen de cada uno de nosotros y tenemos las herramientas necesarias para discernir entre una y otra.

La profundidad de la obra

Brian Azzarello está realizando unos guiones repletos de facetas sobre las que reflexionar. Podemos llevar a cabo una lectura superficial sobre Faithless pero la cantidad de detalles en los que reparar hacen que profundizar sea casi una obligación. Entender qué es lo que pasa por la mente de Faith es casi como buscar autoanalizarnos a nosotros mismos. Todos hemos pasado por vivencias reveladoras, nos han fortalecido y dado la veteranía suficiente. Si no ha sido así, y contamos con cierta edad, todavía nos faltará cierta madurez o de forma consciente estaremos actuando adrede aunque no hagamos lo correcto. Este comic muestra que podemos equivocarnos y rectificar, no importa lo grave del error si este tiene marcha atrás. Todo tiene solución, excepto la muerte.

Pero la batuta de Azzarello en Faithless no sería nada sin la sensualidad, sexualidad, explicitud y desborde de los acertados lápices de María LLovet. Solo con los labios de los personajes podemos fabular en sueños húmedos. No hace falta un dibujo detallado para concentrar semejante erotismo, sus posturas rodean de dulzura la perversión más exacerbada. Llovet no allana el viaje por estas páginas, hace que nos detengamos, que obtengamos nuestra dosis de placer culpable al tiempo que sufrimos los avatares de Faith mientras abre sus piernas, unas piernas que presionan con fuerza, que la hacen subir y bajar, elevar su pecho al alcanzar el orgasmo, una mujer que gime con potencia, abandonada a lo que recogen sus sentidos.

Faithless es un comic para adultos

no aptos para los que gustan simplemente de una baguette de corteza uniforme sino enfocado a los que en una panadería piden un pan de picos, con sus salientes abruptos y sus valles profundos. Faith vive en una montaña rusa de lujuria pero no ha perdido del todo sus valores, incluso empieza a ver el alcance de su propio poder. Está aprendiendo a conocerse paso a paso, polvo a polvo. Mucho mejor que perder el tiempo jugando a la pocha.