Cómics / Reseña de Factor X Nº 2. Detectives en televisión
Cómics

Reseña de Factor X Nº 2. Detectives en televisión

Factor X

Antes de entrar de cabeza en el evento mutante del año, X of Swords, los detectives mutantes de Factor X se ven las caras con un villano clásico: Mojo y su multiverso televisivo

En Factor X cuando una investigación en curso acaba en los medios, todo acaba siendo un espectáculo, a veces intrigante, otras dramático y algunas una tragicomedia. Pero cuando un caso es emitido en directo en MojoTv, todo puede ocurrir. El grupo de Williams y Baldeón se enfrenta al peor escenario posible, para resolver el misterio, ¡tienen que convertirse en estrellas de la pequeña pantalla!

Mojo y el Mojoverso, Espiral, Arize y sobre todo Longshot, han sido recurrentes en Marvel desde su creación a manos de Anne Nocenti y Arthur Adams. Han sido enemigos y aliados de la Patrulla X, y su mundo fue el escenario de auténticas batallas épicas, y comedias desenfrenadas, esos X Babies siguen siendo lo más entrañable jamás visto en los mutantes. Quizá esa extraña mezcla de surrealismo televisivo, revoluciones retransmitidas en directo, y un universo adicto a la televisión, no estaba muy lejos del futuro cuando Nocenti lo desarrolló, pero ahora Williams le añade el nuevo nivel, plataformas de streaming, interactividad y competiciones por popularidad vendiendo la propia vida. El resultado, es una comedia con aires de futura tragedia.

  Keanu Reeves no convence a todos los fans de Marvel Studios

Si algo ha conseguido Leah Williams con esta saga en dos números de Factor X, es actualizar algunos conceptos que estaban quedando anticuados, Mojo Tv y su mundo. Pero no lo hace simplemente convirtiendo este universo en un mundo de streamers y programas de telerrealidad atroces. ‘Sonata del Mojoverso’ es una comparativa malvada, no porque sean villanos, de la realidad actual con un mundo cruel y bastante loco. La escritora usa todo lo que Mojo y los suyos tenían cuando aterrizaron en Marvel  y lo potencia con los medios actuales, y lo más importante de todo, no da una opinión, expone un mundo y sus habitantes a los de otro: y Mientras los visitantes niegan que sea normal todo lo que pasa, se adaptan, porque en su mundo también existe todo lo que ven, quizás más racional, más “sensato”, pero igual de atroz y cruel.

Si Williams hace una reflexión escondida en un espectáculo, el encargado de que todo sea brillante y espectacular para que el misterio fluya lo hace igual de bien. David Baldeón abarrota Mundo Mojo y las viñetas para crear la misma sensación de una pantalla de ordenador cuando un streamer o una plataforma plantean sus productos, caos y lucecitas de colores. Pero mientras el caos abruma, la narración no se difumina, sigue clara, el mensaje no se dispersa, y cuando acabas, la desazón es real. Y por si fuera poco, llegan los uniformes de Factor X, y son un puro ejemplo de “molonidad”, excepto Dakken, que no necesita nada más que unos pantalones.

  Explican el contexto de los hechos de Hawkeye

Dentro de todo el espectáculo visual, siempre ha destacado en las aventuras en el Mojoverso el mismo Mojo, y en este caso, tiene muy poca presencia. Pero cumple lo que siempre ha sido el villano, hace reír, da miedo, y en manos de Baldeón, se asemeja en momentos a un diseño del difunto maestro Azpiri.

Factor X es una agencia de investigación, pero para encontrar un asesino en Mundo Mojo, sigues el dinero, la popularidad, pero el resultado, quizás no sea lo que esperas. Porque el espectáculo tiene que continuar, ruede la cabeza que ruede.