Inicio Cómics ‘Crónicas de la Era Glacial 1’, ni el invierno puede enfriar el...

‘Crónicas de la Era Glacial 1’, ni el invierno puede enfriar el espíritu humano

1522
Compartir

Planeta Cómics recupera ‘Crónicas de la Era Glacial’ de Jiro Taniguchi en dos volúmenes en edición Kanzenban

Un lejano futuro ha sido testigo de varias glaciaciones, el hielo cubre el planeta y la vida humana tiene un precio muy alto. Sobrevivir es la clave. Takeru vive al día, alborotador y borracho, pero su futuro es otro muy diferente. Jiro Taniguchi nos guía a través de una historia de ciencia ficción para cruzar un mundo helado, pero lleno del fuego de la humanidad.

cronicas-de-la-era-glaciar-manga

En ‘Crónicas de la Era Glacial’ la humanidad se enfrenta a una nueva prueba, el hielo cubre todo el planeta y la supervivencia les enfrenta entre ellos, las corporaciones se alimentan de los huesos de la sociedad, y los forajidos atacan como lobos por las sobras que puedan arrebatar.

En una vieja estación minera, Takeru, el hijo del director de la misma, disfruta de una vida simple y falta de ambiciones, la muerte de su padre lo empuja a madurar rápidamente, y a salir a un mundo diferente. En la superficie, el hombre sobrevive, rezando a antiguos dioses, y recordando viejos tiempos en los que gigantes los guiaban. Pero, ¿qué relación tienen las leyendas con el brazalete que porta Takeru? ¿Porque se lo entregó su madre?

Jiro Taniguchi es un escritor hábil, con un ritmo denso y pausado, no cuenta nada que no necesite, la sorpresa de cada nuevo descubrimiento se suele unir con la intriga de a donde llevará la misma ‘Crónicas de la Era Glacial’ responde a ese tipo de narración, poco a poco el autor revela la información al lector y a sus personajes, al principio  tienen la misma información, pero poco a poco el lector gana más información, y las sorpresas van cayendo poco a poco. El interés aumenta a la vez que los detalles, y la lectura atrapa poco a poco, como a Taniguchi le gusta, sin prisa, pero sin calma. Poco a poco forja una historia de aventuras y ciencia ficción de corte clásico que entretiene y atrae a partes iguales.

11_94978_1450572501

Si algo destaca de estas “crónicas” es su arte, el japonés es un maestro en la ilustración de paisajes y naturaleza, obras como “Seton”,  “El rasteador” o “Skyhawk” muestran su amor por el medioambiente, y eso hace que incluso en un entorno tan salvaje y peligros como el hielo, veamos belleza, donde la soledad se convierte en calma.

Con su conocimiento en escalada y otras actividades en la naturaleza, es capaz de describir con su dibujo con todo lujo de detalles las expediciones que sus protagonistas tienen que llevar a cabo. Pero no solo de los dotes de Gaia vive el hombre, también la tecnología es algo que el autor nipón controla, tanto que es capaz de imaginar una estación de prospección subterránea medio real, medio imaginada, que nos transporta a un futuro en el que existen vehículos voladores como si de una película de Star Wars se tratará.

Su punto fuerte. A pesar de ser una obra bastante anterior a sus mejores trabajos, siempre han sido los personajes, y aquí podemos ver como es algo con lo que siempre ha trabajado. De manera más escueta, con algo más de estereotipos, el mentor que presiona al alumno, el joven que tiene que madurar, pero es en gran medida causa de lo breve de la obra que de la mala mano de Taniguchi. Y digo que trabaja menos los personajes, porque en ‘Crónicas de la Era glacial’ la aventura, lo desconocido, y las secuencias de acción, son importantes, mucho, y restan espacio al drama. Pero eso no significa que pierda calidad, ya que  una buena epopeya tiene drama, pero tiene que tener muchos obstáculos que saltar y recorrer, para dar validez a la evolución de los personajes. Es sólo un tipo de narración más entretenida, menos profunda, pero mucho más divertida.

Planeta Cómics recupera esta obra de Jiro Taniguchi en dos volúmenes en edición Kanzenban, con mayor tamaño, al estilo del tratamiento que estaba teniendo con la obra de Naoki Urasawa, y que abarata un poco el precio de las otras obras de Taniguchi, que suelen ser de precio un poco más elevado por sus ediciones más lujosas.

a la venta en milcomics

Compartir
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.