Inicio Cómics

RESEÑA: ‘Aquaman de Peter David Tomo 1’, cuando hundirse significa caer al fondo de las fosas marinas

Desembarca en España la etapa más recordada y querida de Aquaman, la de Peter David, el escritor que transformo todo el universo del rey del océano.

Aquaman es uno de los héroes de DC Comics con menos popularidad en España, y se debe en mayor medida a que no hemos podido disfrutar de sus mejores épocas. La desaparecida Zinco iniciaba en los 90 esta tarea, pero el cierre de la editorial cortaba por lo sano dichas intenciones. Hoy, ECC Ediciones remedia esto con la publicación en tres tomos de toda la etapa de Peter David, la mas laureada del personaje.

Aquaman de Peter David (DC Comics)

Cuando el escritor llegó a la serie se encontró un personaje en crisis, había perdido su reino, a su reina y a su hijo. Estaba en su punto más bajo, necesitaba un cambio, y sobre todo, un origen y un universo propio y con identidad. David se lo planteo desde la base, desde el principio, desde la infancia e incluso más atrás, desde el inicio de su linaje.

El estilo propio de Peter David marcó al personaje

Arthur Curry tenía visiones, un antiguo hechicero atlante le revelaba su linaje, su verdadero origen, y su maldición. Todo estaba complicado, y el guionista tenía que colocar todo en su sitio antes de empezar a construir. En su cabeza, un Aquaman más duro, sin su camiseta naranja tan clásica, con un arma, un verdadero Rey. Primero aclarar su origen, luego colocar al personaje.

Peter David tiene un estilo propio que ha desarrollado y perfeccionado durante décadas, trabaja con los personajes y sus relaciones. Crea tramas que pueden ser a muy larga distancia, o muy cortas, donde el desarrollo psicológico de cada uno es evidente y crucial. Siempre hay un objetivo, normalmente tarda en llegar, David es un autor criado en Marvel, las tramas secundarias que en el futuro serán grandes historias son marca de la casa, y así es como toma a Aquaman. Con esta primera entrega nos adentramos en sus ideas sobre Curry, y son atractivas, y marcan una línea ascendente que descubriremos poco a poco, y que culminará en esa gran miniserie que ilustró Esteban Maroto, y sirve de precuela para el mundo del soberano d ellos mares, las Crónicas de Atlantis.Aquaman de Peter David (DC Comics)

Noticia relacionada
MARVEL COMICS anuncia un nuevo reboot de DEADPOOL

Deprimido y en su momento más triste, nuestro héroe recuerda su juventud y sus primeros problemas dado su herencia mixta. Y villano de por medio, David comenzaba la transformación. Perdía la mano y se endurecía, aparecen antiguos compañeros y nuevos personajes que marcaban a Arthur, un hijo, un triangulo amoroso, y sobre todo, el principio de su separación de la Liga de la Justicia. Una crisis en toda regla para cimentar una época genial.

El arte es “hijo de su época”, puro noventero

El punto más bajo de este tomo es el dibujo, no por su baja calidad, no es así, si no porque en los años de publicación el color no era el digital que posteriormente añadía mucho, un valor salido de las manos de esos artistas poco valorados que son los coloristas,y sobre todo porque el planteamiento era contar la historia de forma directa sin demasiadas piruetas ni buscando la espectacularidad que los fondos marinos aportaban, cosa que se fue arreglando con el tiempo, aunque ya habían existido ejemplos del potencial del ambiente que rodeaba las aventuras de Aquaman, por ejemplo la corta etapa de Neal Pozner a la historia y Craig Hamilton al dibujo con su diseño azul del traje de Arthur, que fue reutilizado en el villano Tánatos de este tomo.

Martin Egeland es el artista principal de esta parte de la obra y su evolución según se hacia con el personaje es evidente, movimientos más fluidos, un mayor numero de fondos, el trabajo en las estructuras submarinas, pero su fuerte sin duda eran las expresiones. Sus personajes poseían físicos soberbios, heredado de los artistas Image que despuntaban, pero eran esos gestos hiperrealistas donde el sentimiento no se vislumbraba si no que te golpeaba directamente, la furia, la sorpresa, pena o duda estaban exageradas para incrementar su efecto, pero eso, poco a poco, el artista lo iba introduciendo no solo en el personaje, lo absorbía el ambiente, así mejoraba en tonos negros y en sombras, y aumentaba su fuerza. Entre el resto de artistas encontramos a Jim Calafiore, nunca un santo de devoción del que suscribe, que cumplía con lo esperado y añadía algo más de belleza arquitectónica, pero su estatismo hacia que alguna situación pareciera más una mala foto que un vivo cómic.

Noticia relacionada
Old Man Quill revela el trágico destino de los Guardianes de la Galaxia

Aquaman de Peter David (DC Comics)En definitiva el apartado artístico respondía a la época y como tal hay que tomarlo, sin un verdadero cabeza de cartel gráfico en la serie, la posibilidad de un dibujo que superara las limitaciones del medio era complicado de encontrar, Brian Bolland o Dave Gibbons no andaban por ahí para dar su naturalidad y realismo, y los grandes dibujantes de DC tenían mas que de sobra con las grandes cabeceras.

Aquaman de Peter David es un tomo que sirve para introducir al lector en una de las mejores épocas del personaje. La creación de una cosmogonía completa para el personaje, con magia, leyendas, y sobre todo con una recreación de relaciones pasadas y futuras del personaje, instaurando lo que se ha venido utilizando con Arthur Curry desde hace años, a pesar de los cambios del rey de Atlantis ya sea por mandato del guión, o de los cambios universales de la compañía. Peter David dejó una impronta imborrable en el personaje, y sus historias definieron aun nuevo superhéroe, místico, científico, pero sobre todo, humano, y mucho mas potente de lo que nadie pensaba que fuera posible.

Noticia relacionada
MARVEL | Reseña de 'Asgardianos de la Galaxia: La Armada del Infinito'
Artículo anteriorDC Comics mata a un personaje de Batman de manera muy cruel
Artículo siguienteReseña de ‘Shazam 1’, de Geoff Johns y Dale Eaglesham
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of