Inicio Cine Críticas de cine ‘REC 4’, el final del mundo zombi de Balagueró y Plaza

‘REC 4’, el final del mundo zombi de Balagueró y Plaza

3574
Poster-final-de-REC-4
Póster final de REC 4

Una noche, la reportera Ángela Vidal (Manuela Velasco) y su camarógrafo Pablo realizan un reportaje acerca de la vida de los bomberos en una noche cualquiera, hasta que acuden a una llamada de auxilio en las Ramblas de Barcelona. Ahí se desata el caos y la semilla del problema empieza a germinar cual virus que se propaga sin remediarlo siendo testigos de cómo aquellas historias de zombis se convierten en realidad en un barrio cualquiera de nuestras ciudades. Empieza entonces una lucha contratiempo para escapar del virus y de paso no ser devorado por uno de esos vecinos afables que tenemos en todo portal que por obra y pesadilla del virus ha acabado convertido en un ser muerto que únicamente se mueve por alimento, por carne humana.

Así comenzaba la apuesta de Jaume Balagueró y Paco Plaza en el año 2007 y daba comienzo a nuestra particular saga post apocalíptica de mundo zombi. ‘REC’ ha supuesto un hito dentro del cine Español, no por las cuatro entregas que ya acumula, se lo ha ganado a pulso. Y todo empezó donde ahora supuestamente acaba, en el Fantástico Festival de Sitges, cita ineludible para todo cinéfilo que se precie y que este año ha celebrado su 47ª edición más en forma que nunca. Si en el 2007 arrancaba la experiencia ‘REC’, este año se cierra con ‘REC 4: Apocalipsis’. Una cinta donde nos volveremos a encontrar con nuestra ya amiga Ángela Vidal y su posterior viaje desde que saliera de aquel edificio en Barcelona. Una cinta que era la gran apertura de esta edición y en la que sus protagonistas: Jaume Balagueró, Paco Plaza, Manuela Velasco y Leticia Dolera no quisieron perderse la cita.

La expectación para ver ‘REC 4’ era máxima, y más por saber el destino que sufriría Ángela dados los acontecimientos que precedían. Aquí viene un poco de SPOILERS del argumento. Todo empieza con el instante en que Ángela Vidal, que es portadora de la semilla de la terrible posesión, es evacuada del edificio por unos militares que llevan a todos los supervivientes y a las personas que han tenido contacto con la posesión a un barco para tenerlas en cuarentena. Mientras Ángela es examinada e interrogada en el interior del barco que está flotando en medio del océano se despierta en un laboratorio a bordo de un trasatlántico en el mar, donde el Dr. Ricarte está sometiendo a Ángela a experimentos un poco raros. Entre los personajes que hay en el barco están Guzmán, el militar que sacó con vida a Angela del edificio, Nic y una anciana que cree que todavía está en la fiesta de bodas de [REC] 3. Insistiendo en que ella está libre del virus escapa, sin saber qué pasa con ese gusano que lleva en su interior. Mientras tanto, una tormenta viene y el cocinero filipino Edwin cocina antes de ser atacado por un mono infectado escapado. El último acto de Edwin en esta tierra es matar al simio, añadiendo así inadvertidamente una parte del virus al menú de a bordo. Cuando por fin la situación parece estar bajo control por unos momentos, el caos regresa y con ello todo el descontrol e instinto de supervivencia. Nuevamente con Ángela como epicentro.

Todo hay que decirlo, con cada nueva entrega vamos perdiendo frescura y además se pierde esa buena sensación que daba que estuviera grabado con cámara en mano, tan de moda ahora. Quizá la naturaleza de ‘REC’ residía en esa, precisamente, naturalidad que acompañaba. Algo tan mundano como ver en las noticias lo que está pasando y ser testigo de primera mano de todo lo que se cuece. Esta entrega es más cinematográfica, más cerca de un ‘Resident Evil’ que de algo patrio para que me entendáis. Sigue siendo ‘REC’ pero llevado a otro terreno más comercial, y más de fantasía aunque por algún momento recupere ese espíritu indomable. Manuela Velasco está fantástica, esta chica por más que la embadurnen de sangre y demás rollos asquerosos está igual de atractiva pero ha hecho suyo un personaje clave dentro del cine de terror. Balagueró cumple con esta entrega en la que parece dar más de lo que promete, y eso es algo que era comentario general dentro del propio festival, donde algunas personas habrían cambiado la película de apertura por otra propuesta. Por ejemplo “Musarañas”, que gustó mucho. Sin embargo no hay que olvidarse de lo que el dúo formado por Balagueró y Plaza han hecho por el cine, por este tipo de cine concretamente. Apostaron por una forma de contar una historia, y mira a donde lo han llevado. Era pues lícito que volvieran al festival a cerrar un ciclo (Quien sabe si será el fin). Y eso no puede tener reproche alguno, sino agradecimiento. ‘REC 4: Apocalipsis’ nada en muchas aguas (literales y metafóricas) pero te hace pasar un buen rato pegado a la butaca, expectante del destino de Ángela, motor de la historia. Los litros de sangre no se escatiman aquí, al igual que las vísceras, los heridos, gente corriendo y huyendo, y sobretodo un buen número de armas para hacer frente a los infectados. Nunca sabes lo que puedes tener a mano para aniquilar a los infectados.

Como supuesto cierre de saga está bien, no diré lo contrario pues apoyo el cine español, y cada vez se hace mejor que no más. Todo ello se ha visto incrementado más por el marco donde se ha estrenado y el hype generado alrededor de la experiencia REC, bien acompañada en Sitges por la presentación del libro “REC: El libro oficial” que contó con los protagonistas de la saga y que ha escrito el muy simpático Guillermo Tato, junto a una pequeña exposición en la casa Bacardí donde podíamos ver diferentes partes del proceso de creación. Carteles, storyboards, ediciones de las películas, una de las puertas del barco, los vestidos de los protagonistas de la saga, y alguna prótesis de maquillaje muy bien lograda. Todo sea por acompañar a REC 4 y a sus responsables a un más que merecido fin de fiesta y de historia. ¿O no?

Christian Arza
Mi nombre es Christian y nací hace 30 años en Barakaldo, Bizkaia. Recuerdo la primera película que vi en el cine, fue 'La historia Interminable', y costó llevarme a verla porque repetía una y otra vez, no me gusta. Que se le va a hacer, era un niño. Duró mi negación hasta que la gran pantalla se puso oscura y empezaron las imágenes del cielo con las nubes mezclado con la voz de Limahl que era el tema central de la misma. Ahí cambió todo. Cientos de películas después, mi pasión por el cine no ha hecho más que aumentar permitiéndome además descubrir grandes películas, actores, directores, actrices y guionistas. En el 2009 quise pasar de ver películas a poder escribir y dirigir lo que durante tanto tiempo mi imaginación me decía. Así nació la productora Moon Films, desde la que escribo historias y soy guionista de sueños y en la que queremos dar voz a todas las personas que quieran contar algo y que como yo hace años, no supieran donde ni cómo. También he podido cumplido otro sueño al colaborar en un blog de cine, este que leéis y que me permite contaros las principales noticias relacionadas con el cine, las series o los cómics. Así como informaros de los eventos en los que, desde la productora, participamos. Y mi viaje no acaba aquí, aún tengo muchas ganas de luchar por mis sueños, de seguir aprendiendo, errando, de probar cosas y sobretodo contarlas. Porque la imaginación no tiene límites, así que no voy a ser yo quien se los ponga.Podéis leerme también en http://www.moonfilms.es