Inicio Cine Críticas de cine ¿Qué nos queda? Drama psicológico alemán en familia

¿Qué nos queda? Drama psicológico alemán en familia

770

Desde Alemania nos llega la película del género drama “¿Qué nos queda?”  bajo la dirección de Hans-Christian Schmid, que ha dirigido películas como “Requiem” o  “Crazy”. El guión es de Bernd Lange, que ha ya trabajado en otras ocasiones con Hans-Christian Schmid. Cuenta con los actores Lars Eidinger, Egon Merten, Eva Meckbach, Ernst Stotzner, Corinna Harfouch, y Sebastian Zimmler. Se estrena en España el día 28 de Febrero de 2014.

Marko es un treintañero que acaba de publicar su primer libro. Reside en Berlín desde sus días de Universidad, alejado del estilo de vida de sus padres. Su relación con ellos se limita a visitarlos una o dos veces al año, principalmente para darles la oportunidad de pasar unos días con su nieto.

Sus esperanzas de pasar un tranquilo fin de semana con su familia se desvanecen cuando su madre, que ha sido mentalmente inestable desde que Marko era un niño, les comunica que ha dejado el tratamiento que comenzó a tomar años atrás, lo que desencadenará reacciones contrapuestas entre ellos. Secretos hasta entonces escondidos saldrán a la luz alterando el equilibrio de la familia.

Tras reunirse la familia en casa de los padres, se van introduciendo los personajes en un ambiente ideal de una familia perfecta. Poco a poco se va profundizando psicológicamente en cada personaje mostrando los secretos que ocultan en lo más profundo de sí mismos.  El ambiente ideal comienza a mostrarse como una ficción en la que cada personaje actúa para contentar a los demás, pero estos secretos comienzan a aflorar y vislumbrarse la auténtica realidad, con complicaciones reales tanto sentimentales como  económicas. Aunque parece que la madre al dejar el tratamiento es la única candidata a caer en problemas  psicológicos, es ella la que intenta estar más lúcida para poder ver la realidad tal como es, mientras que el resto que parecen estar sanos se ocultan de la realidad.

Casi toda la trama transcurre en el chalet de campo donde viven los padres, con pocas escenas exteriores. Parece más bien un guión para una obra de teatro más que para una película.  Quizás si el drama se hubiese centrado en el protagonista y en su madre se podría haber sacado mejor partido, pero según avanza la historia todos los personajes van mostrando sus secretos y problemas más ocultos con lo que se sobrecarga demasiado el drama. En general es una interesante película para ver, centrada en la psicología de los personajes más que en una línea de argumento que tenga inicio y fin.

Le damos de nota un 6 sobre 10.