Noticias / Cine / ¿Qué le ha pasado a Bruce Willis?
Cine

¿Qué le ha pasado a Bruce Willis?

Bruce Willis

La participación de Bruce Willis en películas de bajo presupuesto o poco conocidas hacen dudar sobre la situación de su reputación en Hollywood. ¿Cuándo podrá recuperar su racha?

Hace nueve años, Bruce Willis parecía estar preparado para el renacimiento de su carrera. La estrella de acción había asumido algunos papeles poco ortodoxos en un par de proyectos poco convencionales que estaban dando buenos resultados. Gracias a sus papeles en aclamados dramas como Moonrise Kingdom y Looper, de repente parecía que Willis estaba entrando en un nuevo capítulo de su carrera.

Tal vez este intérprete pasaría de protagonizar únicamente películas de acción y comedias a enfrentarse a obras más arriesgadas de autores más simbólicos. Por ejemplo, ocasionalmente con papeles secundarios en películas como Pulp Fiction y Nobody’s Fool. Teniendo en cuenta lo bien que le había ido a Bruce Willis en sus incursiones de 2012 en esta línea, el futuro parecía brillante para el actor.

Casi una década después, Bruce Willis no ha tocado una película del mismo nivel que Kingdom o Looper desde 2012. De hecho, a excepción de Death Wish y Glass, ha evitado por completo protagonizar estrenos en salas de cine desde 2015. En su lugar, el actor ha abrazado los proyectos directos a vídeo del director y productor Randall Emmett. Estas películas han comenzado a cultivar una reputación tóxica en la red por incluir la cara de Willis en los carteles, pero luego su participación en la película no llega a los dos minutos. La más reciente de estas películas, Midnight in the Switchgrass, fue especialmente criticada por su papel.

Bruce Willis

¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo ha pasado Willis de las prometedoras interpretaciones de 2012 a convertirse en un elemento habitual de las películas diseñadas para rellenar espacio en la industria del cine?

Es importante recordar lo que vino justo después de 2012. En 2013, Willis protagonizó varios estrenos importantes, pero no se trataba de nuevos esfuerzos de dirección de Wes Anderson y Rian Johnson. En su lugar, apareció en proyectos como Un buen día para morir y Red 2. El tipo de acción genérica del que Willis parecía haber escapado brevemente. No sólo volvió a este terreno, sino que los resultados de taquilla de este proyecto pusieron en duda la viabilidad de Willis como protagonista. Si el público no estaba dispuesto a verle como John McClane, ¿estaría dispuesto a verle en cualquier otra variante en la gran pantalla?

Con el problema en aumento, en 2013 fue el comienzo de la retirada de Willis de proyectos de alto perfil. El primero de ellos fue Los Mercenarios 3, una producción en la que inicialmente Willis regresaba como su personaje de las dos primeras películas, Church. Sin embargo, estalló una disputa pública ya que el actor exigía una gran suma de dinero por una cantidad mínima de rodaje. Posteriormente, Willis fue retirado por completo de la franquicia y el productor Sylvester Stallone despreció a Willis en la prensa. Willis no sólo estaba luchando por mantener la viabilidad financiera como protagonista de acción, sino que también se enfrentaba a problemas para mantener buenas relaciones con sus compañeros de acción de los años 80.

Los Mercenarios

Sólo dos años después, otro gran proyecto se le escapó de las manos a Willis en forma de Café Society, de Woody Allen. Era la primera vez que parecía tener el objetivo de encauzar sus trabajos de 2012 trabajando con un autor famoso en algo que decididamente no era una película de franquicia. Firmando para interpretar al jefe del protagonista de Jesse Eisenberg, Willis llegó a rodar algunas escenas como su personaje que fueron captadas en fotografías por los paparazzi.

Excepto que nunca apareció en el corte final de Café Society. A los pocos días de empezar el rodaje, Willis fue retirado abruptamente del papel y Steve Carrell fue contratado para sustituirlo. La razón oficial de la salida de Willis fue un conflicto de horarios con un espectáculo de Broadway, pero otros informes indicaron que había problemas con el actor en lo que respecta a aprenderse el guión. Sea cual sea la razón, Willis ya no formaba parte de esta producción, lo que le hizo perder la oportunidad de seguir con su rehabilitación en el cine de autor.

Empieza a “participar” en películas de menos presupuesto

El mismo año en que salió del reparto de Café Society, Willis empezó a trabajar con el productor Randall Emmett. Estos largometrajes eran películas de muy bajo presupuesto hechas para el mercado del vídeo doméstico. Emmett y otros productores detrás de títulos como Extraction y Marauders tenían un sistema en el que podían pagar a Willis hasta un millón de dólares por tan sólo una semana de trabajo. Ambas partes de la transacción acabaron beneficiándose, ya que seguía recibiendo un sueldo considerable y estas pequeñas producciones podían aprovechar su imagen en sus portadas.

Fue un movimiento que jugó con los peores impulsos de Willis como actor. En el pasado, no se privaba de actuar si consideraba que una película estaba por debajo de él. Cop Out, de Kevin Smith, es un ejemplo de ello, y Smith señaló posteriormente que era difícil trabajar con Willis, ya que que le costaba pronunciar sus líneas correctamente. Ahora bien, el actor tenía una línea de montaje de películas que no requerían una cantidad extrema de esfuerzo y aún así recibía una cantidad alta. No estaba al mismo que nivel que La Jungla de Cristal, pero encaja con el tipo de trabajo que Willis había realizado en el pasado.

Bruce Willis

Estas películas de bajo presupuesto también debían parecer atractivas dado que Hollywood cambió de rumbo en la década de 2010 con un cambio de prioridades en cuanto al tipo de películas que recibían luz verde. Los thrillers y las películas de acción de mediano presupuesto que Willis protagonizaba con regularidad hasta 2009, se convirtieron en algo casi inexistente en las listas de los principales estudios cinematográficos estadounidenses. Ante la posibilidad de obtener su habitual paga por protagonizar un nuevo proyecto que recordara a Hostage o The Whole Nine Yards, encontró otra vía de empleo regular.

Todavía hay esperanza

Si bien es un buen recuerdo para Willis, también es uno que ha conseguido rebajar su reputación. Tras haber protagonizado películas como la Jungla de Cristal o Unbreakable, nadie le puede “quitar” esos clásicos. Pero incluso los éxitos más conocidos de Willis en su época clásica, como Hudson Hawk, se estrenaron en salas importantes y al menos tuvieron un aire profesional. Aparecer unos pocos minutos de pantalla es un paso atrás, incluso para la persona que anteriormente encabezó películas como Perfect Stranger.

Y, sin embargo, como en cualquier película de masas de Hollywood, hay esperanza. Al fin y al cabo, 2012 no duró una eternidad, y Willis podría sacarle provecho. Además, incluso el éxito de taquilla de Glass en 2019, indica que el público no se desanima al verle en la gran pantalla. Su trayectoria está lejos de terminar, pero se encuentra en medio de una etapa de ‘vacas flacas’. Actualmente, Willis tiene actualmente once películas de acción de muy bajo presupuesto en fase de postproducción o de fotografía principal en su IMDB, por lo que no parece que este capítulo vaya a terminar pronto.

¿Cuál tu película preferida de Bruce Willis? Deja tu opinión en comentarios.