Inicio Cómics ‘Puño de Hierro Integral’, aquí nacen leyendas

‘Puño de Hierro Integral’, aquí nacen leyendas

Compartir

El héroe del dragón en el pecho ve todo su origen recopilado en este tomo, destacando la época de dos genios como Chris Claremont y John Byrne.

Puño de Hierro, Iron Fist en inglés, pronto contará con una serie de televisión de mano de Netflix, que ya tiene en su haber un éxito con los superhéroes, Daredevil. Repasamos el tomo que recopila su origen publicado por Panini.

Puño de Hierro es Daniel Rand, un joven adoptado por los dirigentes de K’un Lun, una ciudad legendaria como Shangrila o Xanadú, que sólo aparece una vez por década en nuestro mundo. Allí aprende artes marciales hasta convertirse en el guardián de la urbe, el guerrero legendario. Para ello vence al dragón Shou Lao y obtiene la marca de la serpiente alada en su pecho y el poder del puño de hierro, la capacidad de concentrar su chi en su puño y volverlo más duro que el hierro y con un enorme poder destructor. Pero su llegadas a K’un Lun no fue tan idílica como parece su vida, arrastrado por su padre junto con su socio en los negocios y su madre buscan la legendaria ciudad en el Himalaya. Allí, El socio de su padre lo traiciona y asesina, y su madre muere protegiéndolo, allí jura venganza contra el asesino.

Esto es la base que da pie a la historia de un héroe que nació en la época en la que las películas de artes marciales de Hong Kong estaba en auge. Aquellas historias llenas de agujeros en sus guiones, exageradas, y con técnicas de nombres variopintos, el puño del dragón, el estilo del mono borracho son buenos ejemplos. Ya existían los Hijos del Dragón y Shang Chi, ¿cómo diferenciar a este nuevo maestro del combate? La solución vino de la misma esencia de Daniel Rand, un disfraz, y más misticismo dentro de su historia, en definitiva, crearon un superhéroe cuyo poder era su cuerpo. Aunque su confirmación como “super” llegaría de la mano de Chris Claremont, fue Roy Thomas el que comenzó la historia.

IF010001_col

La historia le fue encargada para la serie ‘Marvel Comics Presents’, escaparate para las nuevas seis y personajes y banco de pruebas para las mismas en esos años, y aunque Thomas tenía trabajo de sobra en aquella época, 1974, se preocupo de marcar la pauta en la forma de narrar las historias de Rand. Siempre en segunda persona, cada número introducía al lector como protagonista de la historia: “Eres Puño de Hierro…”. Y así se mantuvo durante buena parte de su trayectoria en solitario. Y si el guionista se esforzó en crear un estilo, el dibujante tenía que estar a la altura. El veterano Gil Kane tomaba los lapices y daba vida al arma viviente de Kun Lun. Sólo estuvieron un número, pero sentaron la base de toda la serie.

Tras Thomas y Kane, que se mantuvo como portadista, hubo un baile de autores hasta que se asentó Chris Claremont en el guión. La llegada de Byrne, por recomendación de Claremont, cerraba el circulo y empezaba la época dorada de Puño de Hierro. Los dos autores crearon en estas paginas su estilo y su forma de trabajo, empezaron a trabajar con guiones muy específicos para finalmente dejar que Byrne se encargara de la narrativa totalmente y Claremont imaginara todos los líos que podía sufrir un artista marcial metido a héroe.

Tan importante es Puño de Hierro a nivel de origen del héroe como de los autores, según la serie avanza se puede ver como aumenta la calidad de Byrne, como su capacidad de contar aumenta y como empieza a ser el artista legendario que llegaría a ser. Y lo mismo con Claremont que según ganaba confianza cambia su forma de escribir, y empieza a ser ese hombre de los mil subargumentos que no se cierran si no es necesario, el hombre que sabe que para enganchar tienes que dejar cosas sin contar.

if14-747590

Dos datos como curiosidad para los amantes del detalle, es en esta serie donde se presenta al que posteriormente se convirtió en el eterno rival de Lobezno, Dientes de Sable, que aquí aparecía como ladrón, pirata y asesino. Y como segundo apunte, Puño de Hierro se autodenomina “superhéroe” al final de la primea saga de Claremont, reafirmando así el cambio de etapa y época, de artista marcial a miembro de pleno derecho del mundo Marvel, reafirmando su intención de quedarse, cosa que no ocurrió con otros personajes “marciales”.

El trabajo que llevaron a cabo demostró que eran los ideales, pero las ventas no eran participes del éxito artístico de la pareja. Así que posteriormente se fundieron dos series y dos personajes para mantener las ventas, así nacía “Power Man y Iron Fist” que continuaba la numeración de ‘Power Man’, lo que significaba que la colección de Rand dejaba de existir. Posteriormente el personaje ha sido recuperado en solitario en miniseries y la exitosa serie de Ed Brubaker y Matt Fraction ‘El Inmortal Puño de Hierro’, que lo envolvía más en el origen de los puños de hierro y el misticismo oriental. Actualmente es Michael Karee Andrews quien relata las historias de Daniel Rand, en una serie poderosa y brutal que recupera aquel aire de batallas peligrosas que Roy Thomas imprimió en aquel primer ‘Marvel Series Presentes’ inicial.

iron-fist-marvel

Este integral que Panini ha publicado dentro de sus Omnigold, contiene toda la serie de Daniel Rand, hasta que dejo de tener titulo propio y pasó a formar parte de la de Power Man, y posteriormente formaron los Héroes de Alquiler. Y es un buen ejemplo de como los autores marcan a los personajes ya que son Chris Claremont John Byrne los que dieron forma completa a Puño de Hierro. Estos dos autores se conocieron en la serie del pequeños dragón, y de tan buena relación surgió una de las épocas más reconocidas y legendarias de la Patrulla X. Si no creéis mis palabras, sólo diré que fueron los padres de “Días del Futuro Pasado” la saga que ha marcado a los mutantes durante décadas. Pero fue en Puño de Hierro donde empezaron a forjar su leyenda, aquí nacieron las leyendas de Claremont, Byrne y, desde luego, de Puño de hierro.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.