Inicio Series de televisión ‘POWERS’, el crepúsculo de los dioses

‘POWERS’, el crepúsculo de los dioses

2952

La serie basada en el cómic de Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming, ‘Powers’ aterriza en España en el canal Movistar Series. Una nueva visión de los superhéroes desde una óptica cruda y realista más allá de la visión reluciente de Marvel o más tenebrosa de DC. La obra original paso por varias editoriales siempre recogiendo premios y buenas criticas. La adaptación a la pequeña pantalla por parte de  Playstation Network cuenta en su reparto con  Sharlto Copley (Chappie, Distrito 9, El equipo A, Elysium) y Susan Heyward en los papeles protagonistas.

Es difícil comparar dos medios y siempre uno de los dos suele salir mal parado. En este caso los seguidores de la serie de cómics original y los nuevos aficionados a la serie tendrán toneladas de temas para discutir. ‘Powers’ no era ni mucho menos, fácil de trasladar a la televisión. Los creadores del cómic original, Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming, estuvieron envueltos en la planificación, y junto con los responsables de la productora decidieron desarrollar otra idea, conservar el espíritu, pero cambiar todo aquello que en televisión pudiera ser problemático, a nivel de producción, de censura (los cómics se consideran para adultos, pero la TV no puede mostrar ese tipo de diferenciación en su emisión, a no ser que sea cable que suele estar implícito) y modificar los personajes. Lo que hace de ‘Powers’ un nuevo comienzo para los detectives Christian Walker y Deena Pilgrim.

magen promocional de Powers
imagen promocional de Powers

Lo primero que hay que saber es que no es un policíaco procedimental, y que las tramas son continuas en la serie, no es un crimen con poderes por en medio cada semana, es una historia larga y construida como un todo. Es una historia de policías mas cercano al cine negro que a la investigación. Lo que le hace ganar mucho en dramatismo y  fuerza,  pero resulta también mas complicada ya que perderse un capitulo es perder el hilo, aunque también la hace mas adictiva para el espectador, de momento cada final de episodio era más brutal que el anterior.

La historia de los primeros capítulos se centra en el descubrimiento de una droga que potencia a los “poderes” o “powers”, el primer cuerpo es el de un héroe de renombre Olimpya, ex compañero de Christian Walker, un antiguo “poder” que ahora trabaja como policía. Walker hace poco ha perdido a su compañero a manos de un criminal superpoderoso, y tiene una nueva compañera, Deena Pilgrim, una mujer bajita, con mala leche y muy respondona. Los personajes de la serie son bastante parecidos al cómic, Deena es clavada, es de raza negra en lugar de caucásica, pero es la única diferencia, Walker aquí no tiene que ocultar o desmentir que fue ‘Diamante’, un “poder” famoso, y eso le pone en situaciones muy comprometidas, esto no le ocurría en las novelas gráficas originales ya que al principio no se sabía públicamente.

Powers

Dentro de la trama los temas más importantes son la diferencia entre poderes y humanos, que son comparados con adolescentes con armas muy grandes. Incluso los héroes más antiguos tienen ese endiosamiento muy asumido, pocos héroes humildes, generosos y altruistas se ven en está serie. Todos tienen marketing, publicidad, agentes, secretarias. Es más real. Pero la diferencia está en aquellos que quieren ser “poderes” o tienen habilidades menores, también se separan de la humanidad por creerse mejores, querer ser mejores, que vayan disfrazados como héroes de cómic los separa psicológicamente de la humanidad. Pero esas diferencias a nivel de personalidad es tratado como si de una tribu urbana o algún tipo de moda “fan” se tratara. Menos poderes disparados y menos ser buenos, y más ser guay y ser una estrella. En un momento dado en una discoteca para pasar sólo se aceptaban dos tipos de personas, guapas o “poderes”.

Dentro de los protagonistas Christian Walker es muy parecido al cómic, tiene mal genio y añora sus poderes tanto como para arriesgarse estúpidamente, es más nuevo como policía lo que lo hace menos cerrado a los malos usos de poderes como en la serie. Su añoranza de sus poderes es palpable y Copley hace en ello un gran papel, todos le recuerdan lo bueno que era, lo que molaba, y el tiene que aguantarlo. Deena es la típica compañera tocapelotas, malhablada, picajosa, buena en su trabajo, aunque la novedad de tratar con “poderes” le trae alguna que otra sorpresa, tiene en este comienzo poco protagonismo comparada con Walker, pero en cada capitulo va ganando fuerza.

Otros personajes que cambian respecto al cómic son Retro Girl, Zora, Johnny Royale, Triphammer y Calista. Retro Girl tuvo poco protagonismo en el cómic, moría en el primer número, aquí es el ejemplo de que superpoderes, superesponsabilidad y superego hacen una superzorra. Zora es más joven y esta convirtiéndose en poderosa pero es aun una joven que no sabe bien donde está. Johnny Royale en la serie tampoco gozo de mucho tiempo, así que aquí se han recreado en su personalidad, es rastrero pero tiene mucho sufrimiento escondido, es egoísta, pero no siempre, Calista es su debilidad. Triphammer está mucho mas destrozado, física y anímicamente que en las viñetas, no es alegre, está feliz de ser un “poder” sin poderes y estar a su altura, humillar su forma de ser tan “especial”, y de paso esta construyendo los anuladores de poderes que podrían cambiarlo todo, en el cómic existen y normalizan muchas situaciones. Calista tendrá el mismo nombre que la niña del cómic, pero es otro personaje distinto, perdido y crédulo, demasiado ingenuo para que poco a poco no vayan destrozando todas sus ilusiones, no encaja en un mundo de mentiras y corrupción como el de los “poderes”

Por otro lado Wolf y Kutter no cambian, uno es un monstruo que busca salir para seguir destruyendo, aunque han cambiado su trasfondo algo, Kutter es un idiota muy secundario con perilla, como siempre.

A nivel artístico los héroes son bastante menos espectaculares, alguno como Triphammer resultan un poco decepcionantes en cuanto a vestuario (acepto que no lleve una armadura tipo Iron Man versión Hulkbuster porque sería caro, pero ese peto plasticoso me mata mucho), pero mantienen la linea de realidad antes que espectacularidad de la serie.

La imagen de la serie es más cercana a un formato de docureality que a una ficción clásica de la televisión norteamericana. Han buscado un enfoque que aumenta la sensación de realidad y en la que los poderes sean un efecto normal más que un gran efecto especial. Han intentado integrarlo como un elemento narrativo más que como una herramienta visual. Por lo que la sensación es un tanto dispar, parecen demasiado simples, poco especiales comparados con las imágenes de películas como los Vengadores o El hombre de acero. Así que, supongo que el efecto deseado se ha logrado, es un elemento especial, pero no impresiona tanto para desviar la atención completamente sobre la narración, o para que todo se pueda resolver con rayitos y chispitas y la trama pierda peso.

Por lo demás, es una historia mas cercana al cine policíaco, con pocas secuencias complicadas, no hay grandes despliegues, es una historia de detectives pura y dura, con algún tipo en mallas por ahí cerca. Mucho uso de cámara en mano y steady para dar sensación de realidad, y muchos seguimientos en los diálogos para dar dinamismo, poco espacio para paisajes si no son necesarios, y pocos insertos de transición, una dirección enfocada a contar la historia, y dar fuerza a los personajes. Todo esto hace que la trama se enriquezca mucho, sobre todo en el desarrollo de personajes, y hace que su visionado sea rápido, y al finalizar el espectador quiera mas.

El lanzamiento de 3 episodios de una sola tacada es una buena manera de mostrar todo el trabajo y crear una base firme para decidir si el publico va a seguir la serie. En el caso del que suscribe han conseguido que pique. Seguiré viéndola porque soy fan del cómic; si, ya he despotricado sobre muchas cosas que cambian, pero es un buen drama policial, al que han añadido nuevos temas, la fama, los poderes y sobre todo el hecho del endiosamiento de todo aquel que tiene alguno. Powers es seria, rápida y se disfruta, he aquí un espectador que la seguirá hasta que acabe o la cierren.