Inicio Cine Críticas de cine Crítica de Poltergeist. Remake del clásico de los 80

Crítica de Poltergeist. Remake del clásico de los 80

1624

Regresa ‘Poltergeist’, en forma de remake del gran éxito de Steven Spielberg, que lo consagró como productor y guionista, allá por el año 1982.

El legendario realizador Sam Raimi (“Spider-Man”, “Posesión Infernal”, “El grito”) y el director Gil Kenan (“Monster House”) ponen al día el clásico relato de una familia cuya casa está habitada por fuerzas malignas. Cuando las aterradoras apariciones intensifican sus ataques y capturan a la hija más pequeña, la familia debe unirse para rescatarla antes de que desaparezca para siempre.

Poltergeist 2015

CRITICA: Esta vez el productor es Sam Raimi, impregna con su toque personal al remake de ‘Poltergeist’. Para Raimi no existen las esperas ni el suspense que aumenta poco a poco. En todas sus películas, los fantasmas, brujas o demonios saben lo que quieren, y van al grano sin perder un segundo de su valioso tiempo. Eso sí, te van a dar unos sustos de muerte cuando menos te lo esperes. Sus personajes tampoco pierden mucho el tiempo en charlas filosóficas, como por ejemplo los gladiadores de su serie Espartaco.

Respetando la historia original, se ha llevado esta al siglo XXI. Esta vez la niña se para delante de un moderno televisor de LED, la hermana mayor percibe fenómenos extraños en su Iphone, su hermano mayor maneja un dron desde su tablet, y los investigadores de fenómenos paranormales disponen de GPS.

Aunque tenemos la misma historia nos encontramos con 2 películas muy diferentes. La original posee una atmosfera de terror y suspense que es imposible de igualar, además de unos actores con un carisma inigualable. Es imposible mejorar aquella mirada de la hija pequeña, Carol Anne, o a personajes como la médium Tangina. Esta vez, con actores no tan notables aunque bastante buenos, la fuerza está en los momentos impactantes que te hacen pegar un salto de la butaca, además de los mejores efectos especiales. A la original le falto Raimi para ser perfecta y a esta le ha faltado Spielberg, que estuvo a punto de ser el director.

Acostumbrados en otras películas a esperar media hora a que ocurra algo serio, y que los fantasmas se manifiesten poco a poco, impacta que todo transcurre más rápidamente. Los protagonistas tienen que ponerse las pilas para afrontar lo que se les viene encima, y los poltergeist tienen las ideas claras. Esto se agradece si quieres ir al cine para ser sorprendido con unos buenos sobresaltos al corazón.