Inicio Cómics Polémica nazi por una publicación de un dibujante de cómics

Polémica nazi por una publicación de un dibujante de cómics

582

El dibujante de cómics Ethan Van Sciver desata una polémica por una publicación en la que Sinestro es presentado con apología al nazismo

Ethan Van Sciver, dibujante de cómics, la ha liado parda. Una polémica relacionada con el mundo del cómic ha sacudido esta tarde las redes sociales. Y es que Dave Johnson ha recogido un sketchbook (libro de bocetos de dibujantes de cómics) fechado en 2007 que presenta a Sinestro (Yellow Lantern) con el siguiente mensaje. “My Struggle”. Que, misteriosamente, traducido del inglés al alemán sale lo siguiente. “Mein Kampf”. Una referencia al libro político-autobiográfico de Adolf Hitler. Una de las bases del nacionalsocialismo. Dejamos la imagen en cuestión:

Polémica nazi por una publicación de un dibujante de cómics

¿Qué os parece todo esto? No sabemos con qué intención ha titulado así el boceto Ethan Van Sciver. Pero lo cierto es que, si quería armar revuelo y que fuera comentado, ha conseguir levantar ampollas en redes sociales. Algunos no han tardado en denunciarcondenar el dibujo por razones obvias. Podéis dejarnos un comentario al final del post con vuestra opinión al respecto del dibujo y el mensaje.

La polémica dentro del arte y de cualquier forma de expresión artística

No es la primera vez que esto sucede en el mundo del cómic. La industria del noveno arte es una mina de polémicas relacionadas con situaciones sociales de diversos ámbitos. Desde el feminismo (Joker y Batgirl, dejamos dibujo más abajo) hasta la sexualización de los personajes. Alex Ross fue el último en no superar la censura. Y uno de los más sonados fue este, ilustrado por Rafael Alburquerque:

Polémica nazi por una publicación de un dibujante de cómics

Aunque no sólo el cómic es protagonista de la polémica. Casi todo arte resulta polémico cuando supera la franja de corrección política que la sociedad dicta. Saber diferenciar entre lo que es arte y lo que debería ser políticamente correcto es tarea del público. Al final, los artistas intentan expresar algo. Pero a veces, como cualquier humano, cometen errores.