Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Pixels’

Crítica de ‘Pixels’

1257
Compartir

Comedia, acción y nostalgia por los primeros videojuegos de la historia en ‘Pixels’

‘Pixels’ está dirigida por Chris Columbus (Harry Potter, Noche en el museo) y con el Guión de Tim Herlihy y Timothy Dowling, llega está divertida comedia llena de acción, que nos recuerda los primeros y legendarios videojuegos de los 80.

En Pixeles, unos alienígenas intergalácticos malinterpretan los videojuegos arcade clásicos como una declaración de guerra contra ellos y deciden atacar la Tierra usando esos juegos como modelos para sus múltiples asaltos. El Presidente Will Cooper (Kevin James) debe llamar a su mejor amigo de la infancia Sam Brenner (Adam Sandler), quien fuera campeón de videojuegos en los años 80 y ahora es instalador de sistemas de cine en casa, para que dirija a un equipo de arcaders de la vieja escuela (Peter Dinklage y Josh Gad) que pueda derrotar a los alienígenas y salvar al planeta. A ellos se unirá la teniente Coronel Violet Von Patten (Michelle Monaghan), una especialista que dará a los arcaders armas únicas para combatir a los alienígenas.

Pixels
pixels

CRITICA:

Llega Pixels, una joya para los primeros frikis de los videojuegos, que podrán ver con los mejores gráficos y efectos especiales como cobran vida los legendarios personajes de las antiguas maquinas recreativas, como Pacman, o Donkey Kong.

Adam Sandler interpreta a un mediocre técnico instalador de aparatos electrónicos, que de niño había conseguido ser el subcampeón del mundo de videojuegos, tras ser derrotado por el campeón indiscutible de aquellos años. En este tipo de papeles de comedia no puede haber nadie más indicado que Adam Sandler, que realiza una formidable actuación. EL antiguo campeón mundial es interpretado por Peter Dinklage, que se pasa a un papel cómico, tras su conocido papel dramático en la serie Juego de tronos, en el que interpreta a Tyrion Lannister. No ha tenido ninguna dificultad para mostrar su faceta cómica, y sigue demostrando que en cualquier papel que le pongan consigue destacar.

Con la excusa de que una civilización extraterrestre interpreta unos videos enviados al espacio, con los campeonatos del mundo de videojuegos, como una declaración de guerra, las ciudades se transforman en escenarios reales de los antiguos juegos. Así por ejemplo un gigantesco Pacman se pasea por el laberinto de calles de nueva york, comiendo todo lo que se encuentra a su paso, perseguido por cuatro coches, conducidos por los expertos frikis,  que le intentan dar caza. Las adaptaciones a escenarios reales con gigantescos muñecos pixelados, conservan la esencia de los juegos de las salas recreativas. Aunque parece un argumento muy absurdo,  todo tiene explicación y existe una razón para lo que está sucediendo, por lo que podemos decir que los guionistas se han exprimido la cabeza, para darle sentido a todo esto.

Para recrear las partidas en la vida real se han utilizado los mejores efectos especiales, con la particularidad que los villanos están pixelados, careciendo de la necesidad de plasmar un gran realismo en los personajes creados por ordenador. Las escenas de acción no tienen que envidiar a ninguna película moderna del género, teniendo los mejores momentos en las persecuciones con coches por Nueva York.

Con todo esto tenemos finalmente  una mezcla de comedia, acción y nostalgia por los primeros videojuegos de la historia, que nos harán pasar una divertida tarde de cine.