Series de televisión / Paraíso un auténtico tesoro dentro de la producción española
Series de televisión

Paraíso un auténtico tesoro dentro de la producción española

Paraíso la versión española de Stranger Things

Paraíso es otra de las series de Movistar que, debido a una desastrosa campaña publicitaria, no ha recibido el reconocimiento que se merece.

En un panorama gobernado por las grandes plataformas (, HBO Max, Prime Video, Apple Tv, Disney Plus, etc…) tendemos a olvidar que algunas de las mejores series de los últimos años, fruto de la imaginería de grandes creadores de nuestro país, se encuentran en una plataforma patria, Movistar. Obras como la insuperable Antidisturbios, de Rodrigo Sorogoyen, Gigantes, de Enrique Urbizu o El día de mañana, de Mariano Barroso, así como La Fortuna, de Alejandro Amenábar, Libertad o Hierro, que no tienen nada que envidiar a algunas que han gozado de más popularidad entre el público. Por desgracia, la propia Movistar parece no ser consciente del alcance de sus propios productos, condenándolos a un segundo (o tercer) plano en las conversaciones entre seriéfilos debido a sus poco inspiradas campañas publicitarias.

Quizá las marquesinas de los autobuses no sean el mejor método, en los tiempos que corren, para dar visibilidad a estas series que, tal vez, de haberse estrenado en otra plataforma gozarían de una popularidad más acorde a su calidad. Es de valorar que Movistar de forma a obras tan arriesgadas, que apueste por proyectos que rezuman en cada fotograma, y a nivel personal me da mucha rabia que no reciban el empujón inicial necesario para que empiece el boca-oreja que las catapultaría a un público más mayoritario. Así que, antes de empezar a hablar de la serie que nos ocupa, me gustaría recomendar al lector que bucee un poco entre las originales de Movistar, porque se va a encontrar con historias que, como poco, dejarán una huella imborrable en el enorme listado de series vistas que todos acumulamos.

Paraíso un autentico tesoro dentro de la producción española

Y aunque Paraíso no está entre mis tres favoritas (ese podio lo ocuparían Antidisturbios, Gigantes y El día de mañana), la serie creada por Fernando Gómez Molina es un auténtico tesoro dentro de la producción española. Con algo de retraso con respecto a su estreno, he podido disfrutar de su primera temporada y entrevistar a algunos de los protagonistas de la recién anunciada segunda tanda de episodios.

En su momento, creí que Paraíso sería la “versión española” de Stranger Things, idea que creo que compartí con quienes asistimos a la estética y tono de sus tráilers. Sin embargo, la serie sabe encontrar su propio camino. Nos traslada de lleno a los años noventa, y hay algo en su forma de narrar la historia que me arrastró de vuelta a mis veranos infantiles (en los noventa), leyendo las historias de Pesadillas de R.L. Stine y, sobre todo, la saga de novelas cortas Fantasville, que para mí fue mi iniciación en la literatura de terror. Además, bebe mucho de uno de los episodios más oscuros de nuestra historia reciente, que trajo de nuevo a la palestra el documental de León Siminiani: el caso de las niñas de Alcasser. De nuevo, esto es un punto de partida, un ancla reconocible al que aferrarnos para después encontrar su propia identidad. Porque la desaparición de tres muchachas durante una fiesta en la discoteca Paraíso es sólo el inicio de una trama
mucho más grande salpicada con tintes sobrenaturales.

  Actriz de Cowboy Bebop habla de su sorpresiva aparición

No me gustaría destripar nada de la trama para dejar que los espectadores se sorprendan tanto como yo con el magnífico final del capítulo piloto, que cambia las reglas de un juego que creíamos manido. Así pues, tras ese sorprendente punto de inflexión, nos encontramos ante una investigación que no se parece en nada a la llevada a cabo en otras historias con un punto de partida similar. Y aunque puede verse como un entretenimiento puro y duro, ese punto de inflexión hace que la frenética historia esté plagada de temas
muy profundos, relacionados sobre todo con la vida y la muerte, la inmortalidad, el pasado, el futuro, las formas que tiene el ser humano de seguir adelante tras una tragedia.

A veces estos temas se tratan con maestría y otros de forma más superficial (me habría gustado ver con más detalle cómo algunos de los personajes afrontan, a un nivel más emocional, su “nueva situación”), pero al fin y al cabo el tiempo es limitado y la historia tiene que avanzar. Hay espacio para subtramas muy emotivas, como la historia de amor narrada a través de flashbacks y con resolución en el presente de un personaje llamado Mortaja. Por otro lado, también existen personajes de los que echo en falta mayor desarrollo, como Zhou, interpretado por Yoon C. Joyce. En general, y en contra de lo que suelo pensar de otras series, me habría gustado que esta primera temporada de Paraíso fuese un poco más larga, porque su episodio final se siente precipitado en muchos aspectos y porque había temas y personajes que merecían más espacio. Sin embargo, aunque es una pega, no creo que empañe el resultado final.

  Nuevos detalles de la serie Alien de Disney Plus

Las interpretaciones están a la altura de lo esperado, con una impecable Macarena García que lleva sobre sus hombros gran parte de la historia.

Si hay algo que comparte con otras series de este tipo es que asistimos a dos investigaciones paralelas: la llevada a cabo por los personajes adultos y la que tiene, en principio, más protagonismo, capitaneada por el grupo de jóvenes valientes dispuestos a resolver el misterio. En el primer grupo destaca Macarena García, en el papel de la policía Paula Costa, que cuenta con la dificultad añadida de permanecer gran parte de la
serie alejada de la parte más sobrenatural de la trama. Sin embargo, la presencia de Macarena y el carisma de su personaje son más que suficientes para mantener el interés de esta trama más “mundana”, contando además con la ayuda del torturado personaje de Mario, interpretado por Iñaki Ardanaz en el papel de un padre dispuesto a cualquier cosa por encontrar a su hija.

Pero el alma de la historia se encuentra en su reparto más joven. Pau Gimeno, Cristian López, León Martínez y Héctor Gozalbo interpretan a los muchachos que protagonizan ese llamativo punto de inflexión al final del primer capítulo, y que van a ser nuestros guías durante el resto de la temporada (y de la serie). Pero también hay que destacar a María Romanillos, que interpreta el personaje de Bea, y a Patricia Iserte, que resulta encantadora como la nieta de Mortaja. Sobre el personaje de Bea, me parece uno de los más interesantes dentro de la serie, y creo que la valentía que desprende va a dar mucho juego en sucesivas temporadas, sobre todo por su particular relación con Javi (Pau Gimeno). Estoy deseando ver cómo la presencia de Álvaro Mel como nuevo personaje en la segunda temporada desestabiliza esa relación.

  Motivo por el que Sandra Bullock rechazó una película de superhéroes

La estética conseguida por su director de fotografía es sublime

Pero no sólo sus intérpretes deslumbran. La estética conseguida por su director de fotografía es sublime, aunque no podía ser de otro modo viniendo de Elías M. Félix, que ha participado en obras como Sky Rojo o la singular No Matarás. Por otro lado, el montaje de Verónica Callón y Fernando Márquez (que tienen gran trayectoria en series, habiendo participado en La Casa de Papel, El Barco, Caronte o Secretos de Estado,
entre otras) se desenvuelve con maestría, dando sentido a una estructura que, en otras manos, podría haber resultado confusa. Verónica Callón es, además, montadora de confianza de Gómez Molina, ya que trabajaron juntos en Palmeras en la Nieve, El Guardián Invisible, Legado en los Huesos y Ofrenda a la Tormenta. Se nota a la legua el entendimiento entre dirección y montaje.

Paraíso habrá pasado desapercibida, pero tengo esperanza en que la segunda temporada, que además de Álvaro Mel trae como nuevo personaje a una villana interpretada por Begoña Vargas (pude entrevistar a ambos en el Festival de Cine de Sitges, junto a Fernando Gómez Molina y Macarena García; entrevista que podéis ver bajo estas líneas), haga que la serie crezca, no sólo como historia sino como fenómeno, porque Movistar tiene entre manos una historia adictiva con unos temas que resuenan en cada uno de sus capítulos y a la que todo el mundo debería, por lo menos, darle una oportunidad.

¿Qué podemos esperar de la segunda temporada?