Inicio Cine Parada en el infierno: Entrevista a Victor Matellano

Parada en el infierno: Entrevista a Victor Matellano

Compartir

El próximo 1 de septiembre se estrena en nuestro país ‘Parada en el infierno’ nuevo trabajo del director de cine, Victor Matellano

‘Parada en el infierno’ es un moderno Western que sigue a una banda de sádicos forajidos que toma como rehenes a un grupo de personas en una parada de diligencias a la espera de que llegue un cargamento de oro. Los dos días que estarán prisioneros serán los más largos de su vida.

La película protagonizada por Pablo Scola en el personaje de ‘El Coronel’, incluye a Tania Watson, Veki Velilla, Denis Rafter, Maarten Dannenberg, Armando Buika, Víctor Vidal, Tábata Cerezo, Antonio Mayans o Andrea Bronston entre otros, se estrena en España el próximo 1 de septiembre y desde cinemascomics.com hemos podido habla una vez más con el cineasta madrileño, Victor Matellano.

Hola Víctor una vez más encantado de poder hablar contigo desde Cinemascomics, casi vas a película por año!!

Me gustaría comenzar preguntándote, tras haber realizado ‘Wax’ o ‘Vampyres’, te enfrascas en un Western. ¿Cómo surgió la idea?

Pues el germen de todo surge precisamente preparando ‘Vampyres’. Un día lluvioso estábamos Antoñin Durán y yo en la oficina de producción con el plan de rodaje. En un momento muerto le dije que a mí me encantaría rodar una película ambientada en el lejano oeste. Y él me contó que le rondaba una idea desde hacía tiempo. Llamamos a Juan Gabriel García de Almería y nos pusimos a escribirla. Un día rodando ‘Vampyres’, saqué al director de fotografía del plató y señalando hacia el campo abierto le pregunté sobre si le gustaban los westerns, añadiendo que ahí construiríamos un decorado para hacer una película ambientada en el far west. Y así fue.

Vampyres

En ‘Parada en el infierno’ has incluido varios guiños y referencias del cómic Western como ‘El coyote’, ‘Blueberry’ o ‘Jonah Hex’. Cuéntanos un poco acerca de ellas.

Siempre me ha fascinado la iconografía del western. Por un lado gracias a las películas de Ford, Hathaway, Peckinpah o Leone, que he visto una y otra vez. Por otro por la literatura, con novelas que he leído de Leonard, Gutherie o Salgari, que también trató el lejano oeste. Y sobre todo por otros libritos que he devorado con ansiedad, pertenecientes a la llamada novela popular, con autores como Estefanía, Silver Kane, Clark Carrados o Mallorquí. Pero quizá mi gran influencia visual haya venido por el cómic. Y en eso, es cierto, siempre me han fascinado todos los cómics que muestran el lejano oeste, ya sea ‘Blueberry’ o ‘Lucky Luke’. Y últimamente ‘Desperadoes’ o ‘Undertaker’. En todos mis proyectos el cómic es una de las fuentes claras de inspiración y planificación visual, y aquí es claro. Y por supuesto, hay referencias. Por ejemplo, uno de los personajes principales, el interpretado por Manuel Bandera, se llama Tim Rogers en alusión al personaje de la revista de cómic ‘El Coyote’ de los años cincuenta, precisamente dibujado por mi añorado José Ramón Larraz. Hay dos guiños a Tex en la película, la presencia de un correo ambientado al estilo del compañero de Tex Willer, Kit Carson, y otra, la utilización de uno de los decorados de la adaptación cinematográfica de ‘Tex y el señor de los abismos’. Y creo que las influencias del cómic Weird Western y sus alusiones son claras, como por ejemplo a Jonah Hex, que me encanta.

Uno de los pósters de la película ha sido diseñado por Manuel Sanjulian, toda una referencia de los años 60 en el género del cómic Western. Todo un lujazo!! Cómo surgió la colaboración y cómo fue el proceso del diseño de cartel.

Póster de Parada en el infierno Manuel SanjulianA Sanjulián lo descubro en mi infancia y adolescencia gracias a temas diferentes. Por el cine y los carteles que le hizo a Juan Piquer para películas como ‘Los diablos del mar’. Y por las portadas de los cómics de la Warren, y sus adaptaciones españolas, ‘Rufus’, ‘Vampus’, ‘Vampirella’, ‘Creepy’. Eran los años gloriosos del cómic para adultos que leíamos precisamente los que no éramos adultos aún. Y entre los autores que más me gustaban, Sanjulián. Entonces no sabía que Manuel ha dibujado muchísimo western, y lo tenía más asociado al terror. Sanjulián ha salido siempre en mil conversaciones, también hablando con Piquer, y era una ilusión hacer algo con él, siempre lo he admirado. Es fascinante pensar que incluso George Lucas se lo llevo a Los Ángeles para trabajar los diseños de Star Wars. El imperio contraataca’. Me dijo que sí al cartel y trabajamos con fotogramas y fotos de rodaje, él no había visto la película, yo le explicaba el aire y el argumento, y con ello compuso el cartel libremente y lo dibujó al óleo. Un lujazo.

Vista la película, tampoco se puede decir que ‘Parada en el infierno’ sea un Western al uso, ya que aunque se ambienta en el viejo oeste, se ve que tampoco abandonas el género del Psicothriller que tanto te gusta con escenas de mucha violencia y sangre.

Cierto, no es un western al uso. En el guión nunca lo fue. Lo planteamos como una mezcla de géneros. Cada vez me gusta más la interconexión entre géneros, creo que cada momento tiene un código narrativo para ser contado, que no tiene porqué ser el usual, el esperado. Nosotros siempre decimos que ‘Parada en el infierno’ es un thriller ambientado en el oeste, una película de secuestros en el far west. Y es que tiene la iconografía western de las diligencias, los caballos o las pistolas, pero con muchos otros rasgos de otros géneros, de personajes encerrados en un espacio en el que tienen que sobrevivir. Y con psicópatas que no sólo se comportan como bandidos, que van más allá como modus operandi. Con este punto de partida de ‘Parada en el infierno’, la interrelación con el mundo del horror está clara. Por tanto creo que sí, que hemos hecho un western, pero con esquema de thriller, con predominancia de acción, con notas de terror, de Weird Western. Pero esto, sinceramente, no es un concepto inventado, ya estaba en muchos Eurowestern, e incluso en algún western americano. De hecho, estoy viendo que muchos de los western europeos o americanos que se están estrenando ahora al tiempo que el nuestro siguen este parámetro. Y donde hemos sido claramente innovadores es en el espacio sonoro, en el sonido y la música, había que arriesgar.

Parada en el infierno
Imagen del rodaje de Parada en el infierno

¿Se puede decir que el personaje del Coronel interpretado por Pablo Scola tiene mucho en común con el tipo de villano que sueles presentar en tu filmografía?

El personaje de El Coronel siempre fue el rey de la función en el guión. Es un psicópata culto, o que finge serlo. Con muchas personalidades. Con un gusto por lo sádico, porque entiende el dolor ajeno, del que él se cree dueño y señor, como muestra de poder. Y que utiliza habitualmente un gancho más que el revólver para hacer daño. Es cierto que en Wax y Vampyres había psicópatas, en la primera el Dr. Knox, dibujado por cierto por Azpiri al que también añoro, y en la segunda dos mujeres que asesinan practicando sexo, pero estos personajes están más relacionados con la fantasía y con el género de terror, con canibalismo incluido. El ‘Parada en el infierno’ el horror parte de un psicópata, digamos, real, que podría existir sin ningún problema.

El Coronel Stop Over In Hell

En la película hay mucha acción y algunas protagonizadas por jinetes a caballo, y has contado con Ricardo Cruz Ardura, responsable del departamento en la película ‘Wonder Woman’ o la serie de  ‘Juego de tronos’.  ¿Cómo lo conociste y como fue la planificación de las escenas de acción?

Ricardo se ha hecho un nombre importante en la industria. No deja de ser hijo de uno de los mejores especialistas del cine internacional de los últimos tiempos, y nieto de un clásico del mundo de los caballos y carruajes que ha trabajado con Bronston y con todo el Western rodado en Europa. Ricardo ha estado en todas mis películas y a pesar de estar muy reclamado en el extranjero, nuevamente sacó huequito en la agenda para coordinar la acción e incluso ejecutar personalmente alguna de las escenas más arriesgadas. Además está rodeado de un equipo impresionante. Siempre que hay estas escenas, como también ocurre con las de efectos especiales, explico lo que quiero y dejo que sea el experto el que diga qué se puede hacer y qué no, y cómo, para sacar mayor rendimiento, y que nadie salga herido.

El rodaje ha sido íntegramente en inglés, con algunos intérpretes españoles. ¿Cómo te organizas en una producción de este tipo?

Bueno, como suele ocurrir en nuestras películas en el reparto hemos tenido diferentes nacionalidades, estadounidenses, ingleses, holandeses, italianos, españoles… Rodar en inglés es fundamental para poder vender la película en el exterior, es una base fundamental. Otra base fundamental ha sido que el texto estuviese versionado por un estadounidense de la costa oeste, cuya familia vivió los últimos tiempos de la construcción de aquel territorio del oeste, para que las expresiones fuesen las adecuadas. Es muy importante para la verosimilitud.

Para el doblaje en español has contado con voces muy conocidas para el gran público, entre ellos Ramón Langa que además tiene un papel en la película. ¿Cómo es trabajar con ellos?

Las distribuidoras marcan un estilo de doblaje para este tipo de películas, fijan las directrices y deciden. Me gusta implicarme en el doblaje, ya que tengo la oportunidad al estar aquí cerca, algo que no ocurre cuando han doblado películas nuestras al alemán por ejemplo. En este caso hemos tenido no sólo a un grande como Ramón Langa, quien hace también un papel en imagen, sino que también otros clásicos y maravillosos actores de doblaje han intervenido, como Manolo García, Héctor Cantolla, Javier Dotú, Paloma Escola o Claudio Rodríguez. Son maestros, y están asociados al cine clásico de siempre. Una gozada.

Para la producción de ‘Para en el infierno’ has vuelto a contar con Colin Arthur responsable de los efectos especiales de ‘La historia interminable’ para los FX de la película. ¿Cuéntanos cómo es la preparación de los efectos y lo complejo que resulta trabajar de manera tradicional en un mundo donde se hace casi todo en 3D?

Bueno, lo primero que he decirte es que en ‘Parada en el infierno’ también hay efectos digitales realizados por Daniel Fumero. Pero, sí, la base principal como siempre deseo en mis películas, es hacer los efectos en directo en el set y de forma mecánica. A Colin siempre le pido cosas difíciles, y como es un maestro, lo solventa, e incluso improvisa. Aquí había muchos disparos, muchas heridas, muchas mutilaciones, e incluso una voladura de una cabeza a lo Scanners o del tipo de las películas de Lucio Fulci. Colin es el más joven del equipo, el más relajado, el más bromista, el que lo pone todo más fácil.

Para finalizar y conociéndote como te conocemos seguro que estas ya maquinando tu próximo proyecto. ¿Puedes adelantarnos algo?

Pues hay varios proyectos, pero el más avanzado es un Thriller en español, que no es guión mío, ni idea mía, un proyecto sumamente interesante. Por cierto, que tiene también psicópata. Cuando Ford se presentó en aquella célebre reunión en Hollywood no lo hizo diciendo que era director o cineasta. Dijo, “Me llamo John Ford y hago westerns”. Bueno, pues, eso sí, espero dentro de un tiempo no tener que decir “Me llamo Víctor Matellano y hago películas con psicópata”. Espero poder cambiar de tercio. Pero mientras, lo que toque, somos profesionales.

Os dejamos con el tráiler de ‘Parada en el infierno’