Inicio Cine PACIFIC RIM. Entrevista a Guillermo del Toro y Travis Beacham

PACIFIC RIM. Entrevista a Guillermo del Toro y Travis Beacham

2008

Mañana se estrena en España PACIFIC RIM y desde Warner nos llega una interesante entrevista al director de la película Guillermo del Toro y su guionista Travis Beacham.

Guillermo-del-Toro-Pacific-Rim-Interview

PREGUNTA: Guillermo, ¿puede contarnos por qué eligió a Charlie Hunnam para este papel? ¿Qué pensó que podría aportar al personaje? 

GUILLERMO DEL TORO: Conocí a Charlie cuando estábamos eligiendo a los actores de Hellboy II. Le había visto en Hijos de los Hombres y en las adaptaciones de la novela de Dickens, Nicholas Nickleby, y me gustó mucho. Pensaba que era un actor con mucha frescura y naturalidad, un tipo sencillo. Y cuando le conocí, era como un niño grande. No le pudimos dar un papel en Hellboy II y le dije ‘Algún día trabajaremos juntos’.

Cuando llegó el momento de elegir a los actores de Pacific Rim, mi conversación con Legendary fue muy breve. Me preguntaron, ‘¿A quien ves en el papel de Raleigh Becket?’ y yo contesté, ‘A Charlie Hunnam’. Y Thomas [Tull] dijo, ‘Charlie es genial’. Y eso fue todo. Eso fue lo que duró nuestra conversación.

Después ofrecimos el papel a Charlie. Vino a verme y le dije, ‘Mira, sé que a los actores os gustan los papeles complicados y los personajes complejos. Si algo no tiene Raleigh es ser complicado. El personaje es muy poco conmovedor. Es ese tipo que dice, ‘No voy a volver a tener a otro ser humano en mis manos’. Entonces aprende a confiar en Rinko y al final de la película, toma una decisión. Es un héroe espontáneo. Charlie tiene eso. Es bueno por naturaleza. Creo que por eso es por lo que quería que él hiciera el papel.

PREGUNTA: Entonces, Charlie venía de Hijos de los Hombres de Alfonso Cuarón y  Rinko Kikuchi de Babel de Alejandro González Iñárritu. ¿Se podría decir que los ‘Tres Amigos” desempeñaron un papel en el reparto? 

GUILLERMO DEL TORO: Bueno, conocí a Rinko en el viaje con Alejandro y Alfonso y me fascinó. Rinko tiene una combinación única: es frágil y fuerte a la vez. Es increíblemente dura y valiente, pero también muy delicada. Sabía muy bien que en las películas de acción, cuando dices que va a haber una joven piloto, puede ser extremadamente sexy y su camiseta estar mojada cada cinco minutos o, en las luchas, se puede convertir en un tío. Puede ser un tío o una chica súper sexy. Quería a alguien que pudiera dar gran realismo a este personaje, que aportara mucho sentimentalismo y que fuera fuerte aunque frágil a la vez. Y pensé, ‘Esa es Rinko”. Quería darle un trasfondo real, para no forzar una historia de amor. Había opciones mucho más sensatas, pero ella era la perfecta para hacer este papel.

PERSONAJE: ¿Charlie nos dijo que en esta película dejó improvisar a los actores?

GUILLERMO DEL TORO: Así es. Si ve El Laberinto del Fauno, El Espinazo del Diablo o mis otras películas, cuando estoy filmando, realmente limito a los actores con la cámara. Lo hago casi como si fuera un ballet y sabía que con Charlie Day no iba a ser así. Sabía que con Idris Elba no iba a ser así, porque cuando nos reunimos me dijo, ‘Mira, acepto, me aprendo el diálogo según lo digo, pero no voy a decirlo como está escrito. Lo repetiré hasta que me sienta cómodo’. Entonces yo dije, ‘Genial’.

Sabía que tenía que filmar en dos cámaras y sabía que necesitaban improvisar, así que les deje cierta libertad, porque cuando rodáramos la parte técnica había que ser muy precisos.  Charlie  Day parecía una máquina. Siempre listo, sin problemas, pero para la parte no técnica quería que estuvieran más sueltos. Y de ahí las frases ‘Uno: no vuelvas a tocarme. Dos: no vuelvas a tocarme”. Era una única toma y eso fue lo que se le ocurrió.

PREGUNTA: Vemos a Idris usando ese acento natural en pantalla. De quien fue la idea, ¿suya o de Idris?  

GUILLERMO DEL TORO: Mía. Me preguntó, ‘¿Qué acento quieres que ponga? ¿Quieres oír el americano neutro?’ y yo le dije, ‘Escribiré tu biografía para que puedas ser del norte de Londres’ Entones escribí su biografía y se la envié, y estaba perfectamente justificada para Pentecost. Había visto a Idris en The Wire – Bajo escucha y me encantó su trabajo, pero cuando le vi en Luther, flipé. Dije, ‘Mira, no quiero que pienses en nada más. No quiero que te preocupes por si haces bien el acento o no’.

PREGUNTA: ¿Por qué Charlie Hunnam no usó también su acento inglés?

GUILLERMO DEL TORO: Porque fui democrático a la hora de representar a cada país, necesitaba a un tipo americano. Así que, Charlie estuvo durante un tiempo haciendo Hijos de la Anarquía. Charlie tenía excusa y pensé, optaré por él. 

TRAVIS BEACHAM: En realidad, una historia divertida sobre el personaje de Pentecost. Nunca me imagino a nadie cuando estoy creando un personaje. No pienso, ‘Es una especie de escritor de tipo Brad Pitt’, sino que intento dar a cada personaje detalles físicos que lo conviertan en una persona real. Y, por casualidad, incluso sin imaginarme a Idris Elba, describí el personaje de Stacker Pentecost como un tipo negro e inglés. Creo que pensamos en otros actores, pero acabábamos volviendo al punto de partida. De manera que cuando Guillermo dijo, ‘Tenemos a Idris Elba’, dije algo así como ‘¡Vaya, es perfecto!

GUILLERMO DEL TORO: Y vaya si lo fue.

PREGUNA: Los nombres de los personajes se apartan ligeramente de la realidad porque la gente de nuestro mundo no tendría esos nombres, pero el resto parece normal y real. ¿Cómo se le ocurrieron? 

TRAVIS BEACHAM: Si, bueno, con Pentecost, en realidad su nombre viene del segundo nombre de pila del que fue mi mentor como guionista en la facultad de cine, que se llamaba Ron Stacker Thomposon. Y su apellido, Pentecost, no es que yo sea una persona especialmente religiosa, pero me gusta la historia de las lenguas de fuego posándose sobre la cabeza de los apóstoles y todos hablando el mismo idioma. Pensé que era un contexto interesante para una película que trata sobre la unión del mundo e intenté pensar en el resto de nombres de un modo similar. Puede que la gente lo capte o puede que no, pero a los padres les cuesta muchísimo decidirse por el nombre de sus hijos. [Risas] Así que con el nombre de los personajes también tienes esa especie de preocupación.

PREGUNTA: Los dos científicos, que interpretan Charlie Day y Burn Gorman, es como si me recordaran a las versiones reales de C3PO y R2D2 de La Guerra de las Galaxias. Facilitan información técnica, pero a la vez dan un toque cómico a la película. ¿Se los imaginó así? 

GUILLERMO DEL TORO: Bueno, no quería al típico científico de bata blanca. Quería que fuera como un cretino de libros de cómic que sabe mucho y habla sobre el estado perfecto y sobre la recogida de órganos y lo extraños que son. Y que a la vez tuviera algo de la arrogancia de una estrella de rock. Así que, me acordé de Buddy Holly y artistas parecidos. No quería que fuera un tipo normal. Charlie es muy conocido por los personajes tan tontos que interpreta. [Risas] Y eso es lo que hace que sea fantástico. Quería que interpretara a un tipo arrogante y súper inteligente que se cree mejor que los demás.

Y Burn es uno de mis actores favoritos de la televisión británica, así que quería que fuera mi otro científico. Dan un toque cómico principalmente porque se odian. Y creo que Charlie resulta realmente cómico cuando se une a la criatura de aspecto más raro de la película, que es Ron Perlman.  [Risas]

PREGUNTA: Hablando de Ron, ¿qué tiene de especial para usted que le incluye en todas sus películas de habla inglesa?

GUILLERMO DEL TORO: Me encanta estar con él. De veras. Siempre pienso en Ron y sé lo que puede conseguir. Es como si sólo él pudiera conseguir interpretar a Hannibal Chau con ese aire característico, una mezcla entre un roquero de los años 50 y un taimado vendedor de petróleo del oeste. Vimos juntos El Fuego y la Palabra, y me encantan los momentos de charlatán de Burt Lancaster en esa película. Ron solía decir, ‘Bueno, ¿qué otra cosa es el amor sino el día y la noche?’ Pensé, ‘Ese es Hannibal Chau’. Me gusta trabajar con él. Es decir, no es que vaya a estar en cada película, pero hasta el momento [golpes en la mesa] está en unas cuantas.

PREGUNTA: ¿Puede hablarnos del cambio de rodar con película a rodar en digital que hizo en esta película? ¿Fue difícil dejar la película? ¿Va a volver a usarla? 

GUILLERMO DEL TORO: Bueno, queríamos hacerlo en digital porque al principio íbamos a hacer la película en 3D, así que consideramos diferentes sistemas. Me gustó la saturación de color que conseguimos con la Epic [cámara 3D], sin embargo, la forma en que reaccionaba al color era un tanto extraña. No reaccionaba al color como reacciona la película, por ejemplo, con los azules. Algunos de los azules estaban alterados. Así que tuvimos que realizar más pruebas de lo normal para encontrar la gama de colores de la película. Pero me gustaba el grado de intensidad de la saturación. De hecho, la saturación no se consigue fácilmente con ningún otro formato. Así que nos decidimos por la Epic. Luego dijimos, ‘No vamos a filmar la película en 3D’. Y al final convertimos el 3D. Así que, para mí, la mayor ventaja de la opción pictoricista que usé es que no tuvimos que recargar. Y gracias a no tener que recargar gané al menos un par de días de rodaje.  Así que eso es una gran ventaja.

Si puedo, la próxima la filmaré en película. Pero ahora mismo, la logística de los laboratorios es cada vez más dura, en los que en lugar de conseguir las pruebas diarias, consigues tus pruebas diarias cada tres días y para mí eso es un gran obstáculo. Tengo intención de volver a la película. No estoy diciendo que lo pueda hacer, pero si desde el punto de vista logístico lo puedo hacer, lo haré.

PREGUNTA: ¿Le atraía la idea de hacer una película sobre monstruos gigantes o le interesaba más la idea de “la insinuación”, el vínculo mental entre los pilotos que es realmente único?

GUILLERMO DEL TORO: Bueno, ya había trabajado con Travis en Killing on Carnival Row y sabía que su creación de mundos era como usted dice, se le ocurren nombres y parecen perfectamente unidos.  Como Gipsy Danger, ¡cómo mola! y ¿cómo demonios se le ha ocurrido eso? No sé. Sin embargo, la idea de la insinuación es lo primero que dejé caer. El riesgo de esa idea es que puedes hacer un uso más adulto o un uso más profundo de esa idea y entonces afecta al tono que necesitas para que un monstruo gigante y un robot gigante vivan en el mismo terrario con esa idea. Yo quería mantener el tono equilibrado, de manera que la película tuviera cierta hibridez, pero, Dios mediante, si hacemos una segunda película me encantaría explorar la insinuación un poco más.

TRAVIS BEACHAM: ¡Ah, sí!

GUILLERMO DEL TORO: Algunas de las ideas de insinuación que tuvo Travis, para la película, acabaron en el cómic de la película. Ahí están, incluida la desnudez. Y aún así sigo diciendo, ‘En mi opinión es una película para niños’. Debería ser para menores acompañados. Es para mayores de 13, pero realmente estoy haciendo una película para niños.

TRAVIS BEACHAM: Francamente, yo creo que fue una metáfora.

GUILLERMO DEL TORO: ¡Naturalmente!

TRAVIS BEACHAM: No voy a mentir.

GUILLERMO DEL TORO: Por supuesto, tienes razón.

TRAVIS BEACHAM: Sin duda, la sexualidad esta ahí porque estás en la cabeza de otros. Pero, sí, creo que la insinuación te hace realmente vulnerable dentro de ese duro armazón. Y eso me gusta ya que por tener que controlar a ese robot gigante te haces vulnerable a otra persona.

GUILLERMO DEL TORO: ¡Me rindo!  Eso es cierto.

PREGUNTA: Guillermo, ¿como fue el volver a dirigir después de tanto tiempo?

GUILLERMO DEL TORO: Bueno, creo que estaba preparado para que fuera difícil y fue sencillo. Esa es la respuesta. Lo que quiero decir es que esperaba que me costara bastante y, supongo que por eso me resultó fácil. Es uno de los rodajes más agradables que he hecho. Desde el punto de vista de la creatividad, es la mejor experiencia que he tenido. Al principio tuve ayuda y luego me dejaron sólo, lo que me alegró. Y quizá por eso me encanta la película.

PREGUNTA: ¿De quién ha heredado su sentido del humor?

GUILLERMO DEL TORO: Creo que de mi padre. De mi madre también, pero mi padre es así. Es el tipo más severo que conozco, pero también el más divertido. Es deliberadamente inexpresivo pero siempre consigue hacerte reír. Tiene muchísima gracia.

PREGUNTA: ¿Puede hablarnos de su relación profesional con ILM  y de lo contento que estaba?

GUILLERMO DEL TORO: Bueno, ésta es una de las experiencias más dichosas de ILM, porque las tres cosas que se pueden saber sobre cualquier artista de efectos visuales del mundo es que les gustan los monstruos, les gustan los robots y los Cheetos. [Risas] En ese orden. Y tuvieron las tres. Se alimentaron bien con los Cheetos y cualquier otro aperitivo de color naranja y, todos ellos, cumplieron su sueño. Lo que quiero decir es que es una película. Lo más difícil es conseguir que sea sencilla. No pretendíamos que fuera una película de verano no utópica y existencial que cogiera un género que gusta mucho y mostrara el lado oscuro de la humanidad. Lo que a mí me ocurre, es que a la gente le gustan los gatitos y los perritos y a mí me gustan los monstruos y los robots y cuando oigo esas palabras me río. Es inevitable. Y creo que todos los que participaron en la película sentían lo mismo.

PREGUNTA: ¿Puede hablarnos de la primera prueba que vio de las que hizo ILM en la película? 

GUILLERMO DEL TORO: La primera prueba que hicieron corroboró una cosa. Era un gran reto  conseguir que ILM hiciera la película porque su presupuesto era bastante más caro y sabíamos que lo podíamos conseguir más barato siendo muy rígidos en la manera de presentar el material  y no cambiando yo mi idea. Intenté explicar al estudio el motivo por el que pude hacer Hellboy o Hellboy II, sin salirme del presupuesto, fue porque soy muy, muy, muy responsable desde el punto de vista fiscal con los efectos visuales. Pero es duro discutir eso e ILM se presentó con una prueba extraordinaria y, entonces, nosotros con una estructura muy poco probada y pudimos hacerlo.

TRAVIS BEACHAM: Personalmente, el hecho de conseguir que ILM participara. Creo que  Jurassic Park fue la película que me hizo querer hacer películas cuando era niño. Quería ser un paleontólogo hasta que me di cuenta de que lo único que haría sería trabajar todo el día con huesos.

Me di cuenta de que lo único que haría sería trabajar con huesos todo el día y que nunca vería a esas cosas cobrar vida. Pero la primera vez que vi a ese brachiosaurus subiendo esa colina en Jurassic Park, para mí cobró vida. Estaba realmente vivo. Y yo quería esa magia. Así que en cuanto oí que ILM participaría, fue como si todo se cumpliera. 

GUILLERMO DEL TORO: Empezaste a dar gritos.

TRAVIS BEACHAM: Sí.  No voy a mentir. Incluso creo que me mee un poquito.

GUILLERMO DEL TORO: Si, lo hiciste, un poquito.

PREGUNTA: Guillermo, ¿cuál es su película favorita de todos los tiempos?

GUILLERMO DEL TORO: Esa pregunta es difícil de contestar. Creo que depende del día de la semana y de mi biorritmo. Va cambiando. Quizá Luces de la Ciudad, quizá Frankenstein, quizá  Avaricia de Von Stroheim o quizá Mad Max o Blade Runner.

PREGUNTA: ¿Son esas las películas que más ha visto?

GUILLERMO DEL TORO: Sí, esas son algunas de las películas que más he visto. Pero puedo pasar rápidamente de cosas complicadas a cosas de poco prestigio, dependiendo del día de la semana. Lo que quiero decir es que me encanta La Mujer y el Monstruo, El Fantasma del Paraíso, Laurel and Hardy.  Me encantan muchos de los cortos de Laurel and Hardy tanto como me gustan otras películas o Buster Keaton. Cuando empecé a coleccionar mis diez películas favoritas de todos los tiempos, dije a mi esposa, ‘Sólo voy a comprar mis diez favoritas’. Tengo siete mil DVDs. Así que esas son mis diez mejores películas. 

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.