Inicio Series de televisión

‘Orange is the new black’, la serie sorpresa del verano

 

‘Orange is the new black’ ha sido, sin duda, la sorpresa del verano.

Cartel de 'Orange is the new black'Posiblemente nadie esperaba que ‘Orange is the new black’ fuera tan buena. La producción de Netflix ofrecía la posibilidad del visionado en plan maratón (o ‘binge-watching’, como lo llaman en Estados Unidos), algo que los seriéfilos acogen con las manos abiertas, más en verano cuando no siempre es fácil seguir las emisiones semanales.

Aunque a priori daba un poco de pereza un drama carcelario, ya en los primeros minutos del piloto te das cuenta que es más una ‘dramedia’ divertida y tierna a la vez, que conmueve y no  deja indiferente. Poco a poco vas cogiendo cariño a todas sus protagonistas; imposible quedarte con solo con una.

Noticia relacionada
Retro-crítica: Malcolm in the Middle, una serie que no pasa de moda

Piper Chapman (Taylor Schilling), la pija “prota”, cumple condena por un delito que cometió hace 10 años y parece que se la vayan a merendar en la cárcel, pero la evolución que sufre el personaje es maravillosa. Sus compañeras también tienen su pasado, el cual se nos cuenta en modo de ‘flashback’, y aunque no nos intentan justificar sus crímenes, sí que te das cuenta de que la vida está llena de tonalidades de grises.

Fotograma de la serie carcelaria 'Orange is the new black'

Me ha gustado, aunque considero que está demasiado sobrevalorada. Es mucho mejor de lo que se podría esperar pero, al haberla visionado en maratón (capítulos de 60 minutos) son muchas horas de la misma serie y eso solo se disfruta cuando la serie te engancha de manera sobrenatural. Y en esta ocasión me ha faltado algo, por ejemplo una trama horizontal más allá del día a día en la cárcel. Eso sí, el final es espectacular, así que a esperar a la segunda temporada, que ya está confirmada.

Noticia relacionada
The Umbrella Academy suma tres actores a su segunda temporada

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of