Inicio Cine Bandas sonoras Oblivion | crítica de la banda sonora

Oblivion | crítica de la banda sonora

1168

Anthony González y Joseph Trapanese componen la banda sonora de ‘Oblivion’ nuevo trabajo con Tom Cruise como protagonista

La última producción de ciencia ficción de Universal Pictures ‘Oblivion’ con Tom Cruise como protagonista debía tener una banda sonora a la altura de su comercialidad. Y por ello no es de extrañar que un producto destinado a un ‘target’ mayoritariamente joven tenga como autores a músicos tan dispares como Anthony Gonzalez y Joseph Trapanese; el primero procedente de la escena ‘synth-pop’ y líder de la banda M83 y el segundo con una larga trayectoria como compositor de cine. Esta fórmula ya fue empleada por el director Joseph Kosinski en su anterior trabajo, ‘TRON Legacy’, con excelentes resultados al contratar a la mítica banda Daft Punk.

Con este referente vamos a proceder a un análisis detallado de los momentos más importantes del soundtrack de ‘Oblivion’:

  1. ‘Jack´s Dream’ es una pieza de escasa duración que sirve como obertura de ‘Oblivion’. Se encuentra rematada en su término por un hermoso teclado que ayuda a transmitir una leve sensación de presagio. En estos momentos de reposo la partitura brilla con luz propia, alcanzando una mayor profundidad y conexión con los personajes.
  2. ‘Waking Up’ es el tema central y eje conductor de la banda sonora. En el podemos apreciar por primera vez el estruendoso tañido que caracteriza a los ‘drones’, amenazadoras máquinas que se encargan de las tareas de exterminación y limpieza. Sus cuatro minutos de duración están caracterizados por un crescendo épico que recuerda a obras como ‘The Dark Knight’ o ‘Inception’, de Hans Zimmer. Predominan las baterías fluidas, el manejo de sintetizadores y un uso constante de violines.
  3. ‘Drone Attack’ contribuye a la tensión, matizando los elementos vistos anteriormente y proponiendo un uso más inteligente de los teclados. Todo esto desemboca en pistas como ‘Canyon Battle’, que buscan manejar la acción a través de excesos orquestales con empaque electrónico.
  4. Radiation Zone’ innova con un sorprendente solo de batería a escasos minutos de finalizar, para unirse después a un desfile de sonidos amenazadores y golpes de efecto que provocan un suspense bastante forzado en términos musicales.
  5. You Can’t Save Her’ conjuga con acierto la dualidad entre lo íntimo y lo grandioso. La explosión sinfónica ascendente que percibimos al comienzo encaja a la perfección con la serenidad reflexiva del protagonista, plasmado a través de melodías suaves y coros etéreos.

Fotograma de Oblivion con Tom Cruise

Algunos ‘tracks’ no aportan una progresión significativa:

Como es el caso de ‘Raven Rock’, que funciona como una versión más reposada y emotiva de ‘Waking up’. No obstante, en los últimos momentos del disco encontramos sorpresas como ‘Temples Of Our Gods’, un tema de desolación vocal y oscuridad perpetua, en el que podemos sentir en nuestra piel la intimidante presencia de los ‘drones’.

Fearful Odds’ cierra la obra de Anthony Gonzalez y Joseph Trapanese con un rimbombante empacho filarmónico a golpe de tambor, que se toma su tiempo para crear ritmo y atmósfera. Una conclusión poco innovadora aunque efectiva a fin de cuentas.

Como último regalo tenemos un single promocional homónimo que cuenta con la colaboración de la vocalista Susanne Sundfør. Paradójicamente es lo mejor del álbum, ya que al fin podemos percibir sin fisuras el sonido característico de M83. El contagioso estribillo no empaña la calidad de una cuidada canción ‘synth-pop’ que hará las delicias de los amantes del género (servidor incluido).

En conclusión, se trata de una banda sonora valiente, que encaja perfectamente en el género  y que bebe de experimentos similares realizados anteriormente. Sin embargo esa misma valentía no le procura originalidad, hecho que le resta puntos y le hace caminar en la cuerda floja.

Puedes escuchar la banda sonora a continuación: