Netflix / Netflix está arruinando uno de sus grandes proyectos
Netflix

Netflix está arruinando uno de sus grandes proyectos

Uno de los grandes proyectos que tiene está siendo arruinado por la plataforma streaming. Revelamos los detalles de lo sucedido.

El universo compartido que Netflix estaba configurando con sus películas originales de comedia romántica está siendo arruinado. Si bien el gigante del streaming confirmó su intención de conectar sus películas navideñas, también tiene la intención de extender esta continuidad a las comedias románticas no temáticas. Sin embargo, crear una intertextualidad real requiere algo más que vagas referencias en los filmes.

El universo cinematográfico navideño de Netflix consta ahora mismo de unas catorce comedias románticas, la mayoría de las cuales se refieren entre ellas con pequeños guiños. Todo comenzó con un easter egg de Un príncipe de Navidad (2017) en El calendario de Navidad (2018), pero poco a poco se fue desmadrando. Los personajes y lugares de la franquicia de Un príncipe de Navidad se confundieron con los de la saga de Cambio de princesa (2018). Una hace referencia a otra y, además, un personaje de Un príncipe de Navidad apareció físicamente en Requetecambio de princesa (2021).

El guiño a ‘Princesa por sorpresa’ que ha encendido las alarmas

La comedia romántica más reciente de Netflix, Tratamiento real (2022), aunque no es una película navideña, parece tener la intención de expandir este universo audiovisual. Pero pretende hacerlo de una manera un tanto inusual. Izzy, la peluquera de la Princesa de Lavania, habla despreocupadamente sobre el reino de Genovia. Genovia es el reino principal de la saga Princesa por sorpresa. Esta saga es propiedad de Disney Plus, no de Netflix.

Tratamiento real (2022) en Netflix

Si bien la referencia es sólo un guiño, ese no parece ser el objetivo de la plataforma streaming. Al establecer su universo de comedias románticas, Netflix ha puesto mucha atención en las interconexiones de la nobleza, con las que no encajaría Tratamiento real. Sin embargo, como Genovia no tiene nada que ver con todo este tinglado, se empieza a cuestionar la capacidad de la empresa estadounidense de establecer un universo compartido de confianza.

Las cosas no pintan bien para este universo compartido

Establecer un universo cinematográfico como éste requiere de mucho esfuerzo y no parece que Netflix esté por la labor. En gran medida, sus comedias románticas están aisladas entre sí. Las elecciones de los personajes o los eventos no se cruzan con otros títulos, como sí lo hacen las películas de Marvel Studios o el universo de Star Wars. La mayor parte de las interrelaciones de estos filmes se basa en referencias breves o easter eggs. No hay ningún otro enfoque. El cameo en Requetecambio de princesa es más confuso que alentador. Su contradicción revela lo mal configuradas que están estas películas.

Netflix necesita decidir de una vez si va a comprometerse o no con este universo compartido de comedias románticas. O con cualquier otro universo, claro, como el rumoreado con El Juego del Calamar. Es arriesgado establecer una continuidad como ésta, pero merece la pena. Sin embargo, las referencias actuales sugieren que la plataforma streaming prefiere que sus espectadores perciban las películas originales como parte de un universo porque, de alguna manera, los universos están de moda. Y, a pesar de ello, se muestran reacios a hacerlo en las condiciones que nos merecemos. Una pena.

Te recomendamos