Inicio Cómics ‘Muerdeuñas: Manos ensangrentadas’, un trabajo que mancha

‘Muerdeuñas: Manos ensangrentadas’, un trabajo que mancha

Compartir

¿Los psicópatas nacen o se hacen? ¿Es tu localidad natal la fuente de la maldad? Segunda entrega de ‘Muerdeuñas’, secretos, mentiras, confabulaciones y más cadáveres.

El misterio delos carniceros de Buckaroo continúa. Y cada vez hay más secretos, ¿quién construyó los túneles que recorren el pueblo? ¿Qué esconde el lago artificial? ¿Quién es el hombre de la máscara de cuernos? Podrán Finch y la Sheriff Crane encontrar la solución antes de ser parte del conteo de víctimas.

NB15-Nguyen-logo-620x400

Como toda buena historia de misterio, se agolpan los descubrimientos y crecen las sospechas, aumenta el número de preguntas y las hipótesis sobre lo que está pasando en realidad. Pero aún queda camino por recorrer, y Joshua Williammson no quiere correr un sprint, esto es una carrera de fondo. Dos capítulos intensos y divertidos para dar vida y fondo a lo que está desarrollando y para aliviar la carga dramática. Tanta sangre al final puede cansar, es hora de algunas lágrimas y de unas risas.

Y así empieza este segundo tomo de Muerdeuñas, con una historia sobre la obsesión, la fama, y hasta donde podemos llegar para alcanzar un lugar preeminente en el mundo. Y la segunda, la segunda es un relato aparte. Brian Michael Bendis, el famoso guionista que ha llevado el timón de Marvel desde hace muchos años y que ha aportado algunas joyas independientes, es el protagonista del segundo capítulo. No es sólo para relajar, también es una pequeña reflexión sobre los escritores y sobre la privacidad, sobre el trabajo que cuesta escribir, y como si te sale el tiro por la culata la historia podría perseguirte a ti. Además de lucirse Henderson en una página que “copia” las que Bendis usa para la búsqueda de testigos e interrogatorios en sus cómics, en ‘Powers’ es casi costumbre que aparezca una como mínimo en cada saga.

nailbiter-07-06-07-110531

Y tras el pequeño receso, volvemos a nuestra historia principal, los carniceros de Buckaroo. Nuevas pistas, nuevos ataques a los investigadores, sobre todo en el terreno anímico, marcan el ritmo de estos descubrimientos que llenan los sótanos de la pequeña localidad, literalmente. ¿Qué relación tienen las abejas con los asesinos? ¿Qué puede impulsar a un hombre que ha sido bueno y generoso durante toda su vida, a querer limpiar la ciudad de nuevos carniceros? Cada vez más se complica la situación en el pueblo y nuevos actores reclaman espacio, y de paso se emplazan como posibles sospechosos.

Muerdeunas2_Cabe1-520x245Williamson se mantiene en su idea de no desvelar nada antes de tiempo. Aguanta el misterio y deja que la tensión sea protagonista de cada arco argumental, el relato tiene tiempo de crecer, sería un error buscar el gancho fácil de la emoción, el misterio es más obsesivo. Y así lo hace, cada misterio y secreto revelado dan paso a más, y así seguimos leyendo esperando respuestas. Y si algo domina el relato es la creación de relaciones entre los personajes y como poco a poco crecen para llenar el hueco que están destinados a llenar. Los protagonistas evolucionan, conocemos más de ellos y sus reacciones, que marcan el devenir de la investigación, hasta los secundarios tienen personalidad para poder irrumpir y robar viñetas a los principales. Y si no me creéis, la evolución de Finch se demuestra justo al final del tomo, y además es un cliffhanger brutal.

potw-nailbaterMike Henderson continúa su buen trabajo en los primeros números y su dibujo se llena de detalles con su trazo rápido, el dibujo se vacía o llena tanto como las acciones o la tensión, sabe llenar o vaciar las viñetas para transmitir la historia y su fuerza y complejidad. Con una narrativa que atrapa, ágil y rápida de composiciones de página sencillas y con gusto por la horizontalidad. Cuenta la acción con naturalidad y se luce en la fluidez de los diálogos, muestra lo necesario para que lo que cuente sea algo más que texto o acciones continuadas.

Norma ha incluido una pequeña historia extra para completar el tomo segundo de la colección, un relato macabro y un tanto revelador sobre un secundario importante de la trama. Así redondea la segunda entrega de esta serie de gran nivel que gratamente podemos encontrar en las estanterías españolas.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.