fbpx Merodeadores 6. Los piratas mutantes empiezan a tener problemas
Cómics

Merodeadores 6. Los piratas mutantes empiezan a tener problemas

merodeadores 6

En merodeadores, los piratas mutantes empiezan a tener problemas, y la mayoría, se los causan sus propios aliados. ¿Podrá volver Kate Pryde a la vida, o tendremos nueva capitana?

Un intruso se ha colado en Krakoa, está dentro de Piros, y él no lo sabe. Gerry Duggan emula al clásico de la ciencia ficción y prepara un Viaje  Alucinante. Pero no todo va a ser acción, porque nadie ha resulto todavía el gran problema de los Merodeadores: ¿Cómo resucitamos a Kate Pryde?

Merodeadores que empezó con mucha potencia, empieza a sufrir lo que siempre parece pasarle a Duggan, empieza a tener demasiadas cosas planteadas, y no se centra en nada, resolviendo solo lo más evidente, y dejando para después lo más interesante. El escritor ya tuvo el mismo traspié en su etapa en Guardianes de la Galaxia, que tuvo que resolver con las Guerras del Infinito, que tuvieron que arreglarse más adelante. No es capaz de centrarse en una trama y continuarla, abre caminos de los que entra y sale, resolviendo las que en el momento están más a la vista, y dejándose demasiadas cosas para después.

La serie que escribe Gerry Duggan tiene en Matteo Lolli su mejor baza, el dibujante es capaz de imprimir vida a unas situaciones que poco de acción contienen, y puede contar una trama bastante simple de manera atractiva. Mediante grandes viñetas y sin sofocar a las personajes con ambientes o detalles. EL artista deja claro que puede ocuparse  una serie supe heroica y dar mucha guerra.

Siendo una de las series con mejores premisas, Merodeadores se ha ido desinflando, dejando la piratería y la acción a merced de una trama política que no avanza, una incursión extraña en el espionaje, en la recreación del Club del fuego infernal, y en resolver una de las grandes dudas de la serie, ¿por qué Kate Pryde parece ser rechazada por Krakoa? Esto último parece que se resolverá en poco tiempo, o quizás, siguiendo el estilo Duggan, solo se inicie para terminarse más a delante, dejando otra vez colgado al lector.