Inicio Cómics ‘Matanza. El diablo en el mar’

[CRÍTICAS CÓMICS] ‘Matanza. El diablo en el mar’

94

Matanza. El diablo en el mar‘Matanza. El diablo en el mar’, solo es un viaje en barco, con sangre, tripas y muerte, nada grave

Panini publica la segunda entrega de Matanza. ‘Matanza. El diablo en el mar’ la nueva serie del “hijo” más infame de Veneno, el asesino sociópata cuya cuenta de cadáveres asciende con cada cómic en el que aparece. Pero esta vez hay algo más que parásitos alienígenas, magia, hombres lobo, y sobre todo, un crucero por el mar, pero cuidado que este no es el barco del amor.

El argumento

El psicópata antisocial más querido de la Casa de las Ideas continúa su búsqueda del conocimiento en ‘Matanza. El diablo en el mar’. Si, Matanza quiere aprender, aprender magia, magia negra, de esa que se invoca con sangre y muertes, de la que no trae nada bueno, pero le da igual. Con el Darkhold bajo el brazo, Cleetus Cassidy puede ser la mayor amenaza que el mundo haya visto.

Pero si en algo no destaca este asesino, es en su capacidad intelectual, y para dominar el libro más peligroso del mundo mágico Marvel, necesita ayuda, aunque luego tenga que matarla.  La persecución continúa, pero la gran metedura de pata de la primera operación deja en la calle a todo el operativo. Pero el trabajo tiene que acabarse, y esta vez una vieja conocida de los cultistas que adoran a Cthon y al maligno libro regresa para liderar el combate, Victoria Montesí está en la ciudad, y no ha venido para perder.

Gerry Conway Carnage Sea Evil

El regreso de Gerry Conway al mundo de la viñeta se celebraba, uno de los escritores más clásicos de Marvel volvía para ocuparse de algunos títulos del mundo de Spiderman, donde ya destacó durante una gran época, solo quedaba ver si aún quedaba magia en la chistera. Y queda. Conway ha trabajado en televisión, y ha ganado en expresión, en contar sin palabras, en dejar que el dibujante, o el director, escriba sus palabras de nuevo con su arte. Sigue siendo un escritor de personajes, y en Matanza, recupera a algunos clásicos como Eddie Brock o John Jameson, y los rodea de sangre nueva, para ampliar el camino y llenarlo de una historia que avanza por la fuerza de sus protagonistas.

El dibujo

Mike Perkins sigue en su línea, oscuro, terrorífico, no es lo normal en una título arácnido, pero esta no es un colección de Spiderman, es Matanza, y la sangre se ve muy a menudo. Por ello la elección, que en un principio a este servidor se le hacía muy buena, ha sido la correcta. El tono de la historia, lo sobrenatural, la sangre y las muertes, Perkins sabe dotar de atmosfera a la historia, y de crear situaciones tensas, porque un ser cuyos zarcillos podrían destriparte sólo por aburrimiento, debe ser amenazador, incluso si no hay zarcillos, incluso si no está presente.

Falta un último tomo que recopilara el final de la serie, y el lector la esperará ávidamente, porque la violencia es adictiva, porque los misterios son adictivos, porque los antihéroes persiguiendo a un monstruo son adictivos, porque todos tenemos ese lado oscuro, que se deleita con esa ficción oscura y desagradable, y Matanza es un experto en ser oscuro, desagradable, y en matar, sobre todo en matar.

a la venta en milcomics

Reseña Panorama
Artículo anteriorEl tráiler de ‘Thor: Ragnarok’ ya bate récords
Artículo siguienteConfirmada la actriz de Gwen Stacy en ‘Spider-Man: Homecoming’
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote. Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo. Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.