Cómics / Marvel mata a Iron Man y a los X-Men
Cómics

Marvel mata a Iron Man y a los X-Men

En un sorprendente e inesperado giro de los acontecimientos, los de Marvel han matado a Iron Man y a todos los X-Men.

Si algo ha caracterizado a Donny Cates como guionista de la serie de Hulk, eso sin lugar a dudas ha sido la ambición, su deseo de no hacer algo pequeño. En estos momentos tenemos a Bruce Banner con un status quo muy interesante. El héroe, de alguna manera, ha podido segmentar su mente en distintos departamentos. Ahora, el cuerpo de Hulk funciona como una especie de nave, pilotada por el científico desde dentro de su mente. De esa manera puede pelear contra los villanos haciendo uso de la poderosa fuerza del Vengador de Marvel Comics. Sin embargo, esto lo ha llevado por un camino bastante salvaje que ha conducido a Hulk a un universo mortal… ¡que ha matado a Iron Man y a los X-Men!

En el número 3 de la actual serie de Hulk, el héroe llegó a este universo alternativo con iteraciones radicalmente distintas al Universo Marvel convencional. Por ejemplo, Bruce Banner no es Hulk, los monstruos irradiados con rayos gamma deambulan por el mundo sin control y Thunderbolt Ross es el presidente de los Estados Unidos. El último número de la serie, el cuarto, se publicó la semana pasada y amplió la visión sobre este universo maldito. De hecho, mostró el terrible final de Iron Man y los X-Men.

Tony Stark muere alcoholizado y los mutantes son asesinados por el gobierno de los Estados Unidos… ¡menudo universo de locos!

Nos cuentan que Tony Stark se hundió en la depresión y el alcohol, y falleció por «toxicidad hepática severa y complicaciones por pancreatitis crónica». Por su parte, los mutantes fueron exterminados por una bomba nuclear lanzado por el mismísimo gobierno estadounidense. ¡Mirad qué burrada!

La muerte de los X-Men en Marvel Comics
Viñetas del número 4 de «Hulk» (Marvel Comics).

No es la primera vez, ni será la última, que los cómics de Marvel nos muestran universos alternativos con terroríficos cambios con respecto a la continuidad clásica. El lector siempre queda sorprendido y encantado a partes iguales, ya que lo sacan de su zona de confort pero mantienen elementos conocidos, con estrechos vínculos preestablecidos con antelación. La muerte de Iron Man alcoholizado, por ejemplo, se cimenta sobre la etapa en la que Tony Stark tuvo problemas con el alcohol. Mientras tanto, el problema racial y sociopolítico de los X-Men con Estados Unidos es más que conocido.

Te recomendamos