Cómics / MARVEL Hombre Hormiga: Mundo Colmena. Las grandes aventuras de un pequeño hombre
Cómics

MARVEL Hombre Hormiga: Mundo Colmena. Las grandes aventuras de un pequeño hombre

Hombre Hormiga: Mundo Colmena

No se caracteriza, Scott Lang alias el hombre hormiga, por ser un miembro destacado de la comunidad superheróica. No termina de encontrar su lugar y aunque se desvive por su quebrada familia no termina por conseguir sus objetivos vitales. Panini Comics nos trae una nueva miniserie del personaje junto a su hija Cassie, Aguijón.

Los lectores de largo recorrido tienen difícil aceptar que este Scott Lang sea el mismo que conocieron a finales de los años 70. El Universo Cinemático de Marvel nos ha traído a un Hombre Hormiga con mucha vis cómica que ahora encuentra su reflejo en los comics, pero se ha perdido en parte su recorrido como miembro de Los Vengadores (hasta su fallecimiento en Vengadores Desunidos) o la larga etapa en la que aspiró a ser miembro de pleno derecho de Los Cuatro Fantásticos, tras la supuesta muerte de Reed Richards a manos del Doctor Muerte en la genial andadura de Tom DeFalco y Paul Ryan. Después incluso llegó a liderar la Fundación Futuro pero en la actualidad parece un personaje gafado, mirado por un tuerto. Cada vez que sale del hormiguero se le cruza un gato negro

El hormiguero

Porque Scott Lang ahora vive en un hormiguero. Su situación económica no es la mejor, pero tener una hija le ha llevado a trasladarse a la soleada Florida, encoger sus pocas pertenencias con las Partículas Pym y convertirse en el terror de I.M.A. en los Everglades. Su personaje se ha establecido en la sorna constante y ha dejado atrás la importancia de su labor científica para abrazar el chiste fácil. El peso de las interpretaciones de Paul Rudd son un lastre para el antiguo Scott Lang o bien un soplo de aire fresco si preferís este enfoque del personaje. No cabe duda que las páginas de este tomo, de tapa blanda, nos ofrecen una interesante propuesta sobre la interacción entre el Hombre Hormiga y el resto de los insectos.

Este detalle podría abrir un abanico de opciones de cara al futuro, pues no solo las hormigas hablan con Lang a través de su casco cibernético, lo que la historia plantea como el Mundo Colmena. Zeb Wells recoge buena parte del legado de Marvel para mostrarnos a los rivales a los que el Hombre Hormiga, junto a su socia Aguijón, hacen frente en esta miniserie de cinco números. Tenemos la evolución del Entomólogo a Macrothrax o el regreso del Enjambre, muy ligado todo al entorno bicho, característica de nuestro héroe o de uno de los invitados especiales, Spiderman. Wells recurre al humor de forma constante, hasta el punto de llegar a ridiculizar en algunas ocasiones al personaje principal. Ver a Lang como saco de golpes puede resultar menos hiriente.

El dibujo de Dylan Burnett

El trazo de Dylan Burnett se acerca peligrosamente a un estilo cartoon, que completa el conjunto de un producto que parece destinado a un consumo exclusivamente adolescente. Apenas tenemos profundidad ni pretensión de darle a este comic relevancia en la saga del personaje. Parece que solamente se quiera aprovechar el tirón del Hombre Hormiga en las películas, mantener vigente su presencia de cara al futuro del UCM. Lo que se es muy destacable es el dibujo de los insectos, tanto hormigas como avispas, abejas o escarabajos. A pesar de la ligereza de otros detalles o el dibujo de ojos grandes para expresar algún sentimiento, los bichos reflejados en el comic están bastante conseguidos en su fisiología.

Por tanto tenemos un tomo de fácil lectura, que busca puramente entretener sin buscar más allá de la versión cinematográfica. Consumo rápido y a otra cosa que decepcionará a los que añoran al personaje de los comics clásicos pero lo disfrutarán los más peques de la casa y aquellos a los que no les importe ver reflejado a Paul Rudd pero con el cabello tirando a rubio. Prescindible totalmente.